Isabel Molina, periodista: «Las cosas de Dios son todas las cosas: Él está en todo»

* " Hay una relación directa entre la cercanía que tenemos con las personas y la cercanía que tenemos con Dios. Es mucho más fácil estar cerca del corazón de una persona cuando esa relación pasa por el corazón de Dios"

15 de diciembre de 2009.- Isabel Molina, llegó de Colombia a Madrid -entre un destino y otro, ‘escala’ de tres años en Estocolmo-para ponerse al frente de Misión, revista de suscripción gratuita para la familia, obra apostólica de la Legión de Cristo.

(Gonzalo Altozano / Alba) -La misión de ‘Misión’ está clara. ¿Y la suya?

-Contribuir a que haya más ambientes familiares de esos que dan gusto, como lo tuve yo en mi casa mientras crecí.

-Su revista es de difusión gratuita. ¿Qué pasa, que los principios no ‘venden’?

-En nuestra fe tenemos un manantial de riqueza. La gente está sedienta de encontrar principios que den piso y vuelo a su vida. No hay nada más atractivo que los valores católicos.

-Hay quien piensa lo contrario.

-Muchas veces nos quedamos en la parte del reproche, de la carga, de la retahíla y no sabemos conectar con la necesidad de las personas. Por eso, hay que envolver bien el mensaje cristiano.

-O sea, que a veces entramos por la puerta trasera…

-Cargados con un equipaje muy pesado; la gente está cansada de eso.

-Y para aligerar el equipaje, ¿de qué prefiere estar rodeada? ¿De buenos católicos o de buenos profesionales?

-Quien quiere ser buen católico que intente ser el mejor profesional. ¿Acaso no va de la mano?

misinportada13.png-Con las cosas de Dios ¿pueden hacerse buenos reportajes?

-Las cosas de Dios son todas las cosas: la salud, la economía, la belleza, la educación, los viajes, las personas… Él está en todo.

-¿Y sirve de algo tratar de dar forma periodística a esa idea?

-He recibido cartas de personas que a raíz de los reportajes y testimonios de la revista han visto clarísimo, por ejemplo, que la vida humana es intocable.

-Imagine que alguien le escribe preguntándole por la situación de la Iglesia.

-Le diría que de mis padres aprendí que la Iglesia católica es una, santa, católica, apostólica… y perseguida.

-Descripción del campo de batalla en España.

-Hay una patrimonio espiritual muy grande que los españoles ya no ven: misas a todas horas, confesionarios con sacerdotes que los atiendan…

-Usted, en cambio, sí la valora

-Venir a España para hacer la revista Misión fue como llegar a un oasis.

-Pero ¿de dónde venía? ¿De Arabia?

-No, de Suecia, un país descristianizado a cuyos habitantes se les ha robado la oportunidad de conocer a Dios.

-Su fe en Él… ¿se congeló?

-Es allí donde más de cerca he sentido su presencia.

isabelmolina__directora_de_la_revista_misis_n.jpg-¿Cómo es eso?

-El trato con personas que no han recibido el regalo de la fe me ha hecho apreciar el gran tesoro que significa esta herencia espiritual.

-Algún sueco católico conocería…

-Sí, y son un gran testimonio de vida: a algunos Dios los ha tumbado del caballo, otros han recorrido un largo camino de búsqueda…

-Conclusión: el trato con personas de fe…

-¡Es lo que más me acerca a Él! Además, hay una relación directa entre la cercanía que tenemos con las personas y la cercanía que tenemos con Dios.

-¿Qué quiere decir?

-Que es mucho más fácil estar cerca del corazón de una persona cuando esa relación pasa por el corazón de Dios. Con mi marido, que es de Ghana, lo que más nos unió fue compartir la misma fe.

-Otra persona a la que está muy unida: su abuela.

-De pequeña me hablaba de Dios y pienso que ahí nace la gran empatía espiritual que he tenido con ella. Ella no se queda en lo accesorio. Sabe captar lo fundamental de la fe. Así quisiera ser yo.

-Dos cuestiones para terminar. Se ha clausurado el Congreso Católicos y Vida Pública. ¿Es la vida pública el lugar del católico?

-Sí, aunque sin olvidar la vida privada en la intimidad con Dios. De lo contrario es fácil caer en chapuzas.

-Y la última: alguien lee esta entrevista y piensa “esta chica… ¡qué radical!”. ¿Qué le respondería?

-Que la verdad puede parecer radical pero cuando le encuentras el gusto tiene el sabor a la torta de chocolate más exquisita.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *