Elvis Presley, antes de morir: «Señor, ¡muéstrame una salida, te necesito!»

elvispresley5401_elvis_presley.jpg

elvispresley5401_elvis_presley.jpg* Su hermanastro lo encontró la misma mañana de su muerte rezando de rodillas en el baño de su mansión

* Estos días se cumpliría el 75 aniversario del «rey del rock», que vivió siempre al límite

13 de enero de 2010.- «Elvis estaría predicando si estuviera vivo», reconocía hace unos días Priscilla Presley, la que fuera esposa del fallecido «rey del rock», durante la celebración del que hubiera sido su 75 cumpleaños. Su célebre mansión de Graceland acogió a más de 3.000 personas que celebraron la onomástica. «Creo que Elvis estaría cantando música gospel. Y quizá estaría predicando un poco. Le fascinaba enseñar y quería mucho la Biblia», reconoció su mujer, Priscila.

(M.V. / Fe y Razón) Elvis Aaron Presley creció con la música gospel –«palabra de Dios», en inglés–, los espirituales de la música afroamericana. Él mismo explicaba: «Esa música se hizo tal parte de mi vida que era tan natural como el baile, una forma de escapar de los problemas y un medio de liberación». Así lo relata la monumental biografía del  cantante en dos tomos que ha elaborado Peter Guralnick  y que ocupa más de un millar de páginas.

Asistía a la iglesia

Según recoge la web Protestante Digital, Presley se crió en el ambiente evangélico o «pentecostal» del sur de los Estados Unidos: «Su madre le había acostumbrado a ir a la iglesia, no sólo a la escuela dominical, sino a todo tipo de campañas y reuniones especiales de avivamiento. Su familia asistía a la Primera Asamblea de Dios en Tupelo, Mississippi, y luego en Memphiselvispresleyc617x266_042nac13fot1.jpg, cuando se mudaron allí en 1948. James Hammill era predicador de su congregación en Memphis. Recuerda a los Presley en la iglesia, pero dice que Elvis nunca tuvo especial participación en los cultos. De hecho, no llegó a ser siquiera miembro oficialmente , aunque asistiera como adolescente a las reuniones. Pero su vida no dio señales suficientes de cambio como para poder ser bautizado y formar parte de la comunidad», relata. 

Buscando el rostro de Cristo

El éxito y el dinero fácil llevaron a la ruina al «rey del rock», que vivió al límite entre anfetaminas, mujeres y fans. Marcado por la muerte de su madre, su vida fue de mal en peor. Hubo momentos de grandeza, como en 1966, cuando grabó «How great thou are», un álbum con varios himnos gospel, que le otorgó su primer Grammy.  Pero poco a poco, su ritmo de vida lo llevó a la autodestrucción: «Elvis presentaba ya una patética imagen de obesidad, extravagancia y adicción. Cuando aparece muerto en su cuarto de baño, el libro que tenía en sus manos, se llamaba “La búsqueda científica” de la cara de Jesucristo, un título esotérico que mezcla la superstición y el espiritismo», relata la biografía de Guralnik.

Su hermanastro, David Stanley, le recuerda sin embargo leyendo la Biblia a menudo. Solía citar las palabras  la segunda carta de san Pablo a los Corintios sobre la necesidad de vivir para Cristo. Él le vio la mañana del día de su muerte: «Estaba de rodillas en el baño. Su lengua morada le colgaba de la boca y tenía los ojos llenos de sangre. Oraba: “Muéstrame una salida, Señor, estoy cansado y confuso, ¡te necesito!”», rogó.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *