Madre de joven paraguaya en coma 17 años: «Mi hija es lo más hermoso que puedo tener»

*"Jamás me atrevería a interferir en la voluntad de Dios y hacer que le saquen la vida a mi hija. No. Él dirá cuándo ella dejará de respirar."

 
1 de agosto de 2009.- El semanario católico "Cristo hoy" dio a conocer la conmovedora historia de la paraguaya Carolina Ramírez. Al igual que Eluana Englaro, la italiana que falleciera luego que le retiraran la alimentación e hidratación a pedido de su padre, Carolina también se mantiene en coma desde hace 17 años, cuando en 1991 sufriera un accidente automovilístico. Su madre comenta que su fe la sostiene y que su hija "es lo más hermoso que puedo tener". Afirma también que "jamás me atrevería a interferir en la voluntad de Dios y hacer que le saquen la vida a mi hija. No. Él dirá cuándo ella dejará de respirar." Cuando Carolina o Carol, como la llaman cariñosamente sus amigos y familiares, sufrió el accidente automovilístico estudiaba Ciencias Contables en la universidad, practicaba paddle, tenis e iba regularmente al gimnasio. Desde que quedó en coma, sus padres la acompañan en todo momento y dan gracias a Dios por su vida. Ellos comentan que no entienden las razones de la muerte de Eluana en Italia.
 
 

(Susana Oviedo / Última Hora /ACI) Ketty, la madre de Carolina, afirma que la fe es lo que sostiene su vida y la de su familia. "Mi hija es lo más hermoso que puedo tener", asegura, y subraya: "Me siento una elegida del Señor". A pesar de saber que su hija no volverá a la normalidad, esta abnegada madre agradece a Dios por haberle regalado 21 años de una Carolina lúcida y que hoy le dé un ángel de la guarda de carne y hueso.

"Jamás me atrevería a interferir en la voluntad de Dios y hacer que le saquen la vida a mi hija. No. Él dirá cuándo ella dejará de respirar", expresa con mucha convicción Ketty Ríos viuda de Ramírez mientras repasa con gran sentimiento lo que le ha significado sobrellevar los últimos 17 años y 5 meses que transcurrieron desde aquel 13 de setiembre de 1992. Eran las 10 y 20 de la noche cuando desesperada llegó a Primeros Auxilios, el hospital de emergencias que entonces funcionaba en la calle Brasil, para buscar a su hija que pocos minutos antes había sufrido un accidente. No se imaginaba la gravedad del percance. "El impacto había sido tan fuerte, tanto que su acompañante, una compañera, quedó detrás de mi hija en el asiento de atrás", recuerda.

Su hija Carolina María Esther Ramírez llevaba un par de meses de haber regresado de los Estados Unidos. Esa noche había salido de la facultad de Ciencias Contables de la Universidad Católica y se dirigía a su casa al mando de su pequeño automóvil Suzuki. "Yo le llamaba la cáscara de nuez a su autito", detalla la madre. En la avenida General Santos, a la altura de la Misión de Amistad, se estrelló contra una camioneta. Aunque llevaba puesto el cinturón, se lastimó la cabeza con el impacto. Por entonces Carolina acababa de cumplir 21 años.

"Aquella misma noche le retiramos de Primeros Auxilios y la trasladamos al sanatorio Migone. Allí hizo un paro, pero la reanimaron. Pero no pudo salvarse de las secuelas que le dejó el desprendimiento que sufrió en la base del cráneo. Su amiga Cira Bejarano falleció dos días después. Así comenzó nuestra odisea: después de un tiempo pasamos al hospital San Jorge donde permaneció internada unos dos meses", revive Ketty. El diagnóstico: Carolina sufrió una "lesión de la vía sensitiva a nivel del tronco cerebral o mesencéfalo". Quedó en estado vegetativo.
"Se desconectó del entorno. Ella no entiende nada, no es consciente de sí ni de lo que pasa alrededor. Parece que escucha algo y que en el ojo izquierdo ve un poquito, pero no entiende lo que ve. Hoy, a 17 años y 5 meses está delgadita y al no usar los músculos, se le van atrofiando, hay movimientos que ya no puede hacer. La alimentamos por medio de una sonda conectada directamente al estómago (gastrostomía)", describe Ketty el estado de su hija, que es la tercera de sus 4 hijos.

El impacto

Cuando se confirmó que su cuadro sería irreversible, la llevaron a casa y los primeros doce meses el cuidado de la joven estuvo a cargo de su hermana mayor y su madre. "Al principio tuve esperanza de que su estado pudiera revertirse. Como madre no podía renunciar a eso", Pero no sucedió. La atención de 24 horas que demanda una paciente como Carolina y el tenerla en estado vegetativo produjo efectos. "A mi hija mayor le pasabas los dedos por la cabeza y le salían mechones de su pelo. Era el estrés. Buscamos asistencia psicológica. Nos recomendaron intentar que mis demás hijos hicieran una vida normal y que contratara enfermeras para cuidar a Carolina".

Para Ketty el desgaste no sobreviene por la atención que demanda la paciente. "Ella solo precisa ser alimentada, hidratada, que se le higienice y se le cambie de postura cada dos horas para evitar las escaras. Lo que golpea es verla disminuida, en una condición menor que la de un bebé, ya que éste si tiene hambre, llora. Ella, en cambio, nada". Verla así, equivale a tener una herida abierta "a la que te echan alcohol todos los días". Para no desfallecer hacen falta mucho cariño, paciencia y fortaleza espiritual, resalta.

Por eso le cuesta comprender a los padres de la italiana Eluana. La italiana que también sufrió un accidente de tráfico en 1992 cuando volvía en coche de una discoteca. Tenía 21 años. La brutalidad del impacto le había causado un coma profundo y lesiones cerebrales. Quedó en estado vegetativo. "Para mí, les faltó ponerle más amor. Cuánta gente en nuestras campiñas, en medio de la pobreza cuidan y tienen dignamente a un ser querido que ya no se vale de sí", dice. Disponer sobre la vida de otra persona es un acto demasiado grande. "Más aún si esa otra persona se encuentra en situaciones como la de Eluana, que ni siquiera podía mover un dedo, o como está mi hija", destaca. No comprende por qué la familia Englaro en lugar de luchar por acelerar la muerte de la hija, no encargó su cuidado a alguna institución. Para ella este caso sabe a "sacarse el fardo de encima".

Ketty se siente agradecida con Dios porque su hija Carolina continúa viva. Todo lo ocurrido con ella, asegura, les ha representado a sus otros hijos y a ella una gran lección de vida. Por eso, reitera, "ni por asomo la eutanasia. Nosotros respetamos la vida".

Una joven hiperactiva

Carolina María Esther Ramírez Ríos cursaba el segundo semestre de Ciencias Contables en la Universidad Católica. Practicaba paddle, tenis, e iba al gimnasio. "Desde las 6 de la mañana ya estaba activando", dice la madre. La joven fue alumna de los colegios Cristo Rey, María Auxiliadora y Las Teresas, sucesivamente. "Hasta hoy sus ex compañeras se acuerdan de su cumpleaños", cuenta Ketty. También le acercaron sus tarjetas de boda y de colación de la UC. "Fueron momentos muy tristes para mi", dice llorando.

Fortaleza espiritual

"Hola, mi amor: mirá, vienen a visitarte", le dice Ketty a su hija, quien, como si comprendiera voltea la cabeza hacia su madre que se inclina y la llena de besos. En la pequeña habitación de Carolina María Esther, se encuentra María Selva, una de las tres enfermeras que se turnan para cuidar a la joven mujer. "Estamos viendo la novela", dice.

En este tipo de circunstancias, aclara Ketty, es clave el aspecto espiritual. "Cuando ocurrió el accidente, yo ya pertenecía al movimiento de los carismáticos, dirigido por el padre Bogado (Vicente). Espiritualmente estaba preparada", dice. No obstante, reconoce que en más de una ocasión se sintió abatida. "Afortunadamente el padre Bogado siempre estuvo ahí".

María Celeste Solís, amiga de esta paraguaya, recuerda a una Carolina algo introvertida, muy inteligente, deportista y bastante sencilla. Ella comenta que "Carol tenía un carisma especial que hacía que todas estuviéramos reunidas alrededor de ella. Era bastante callada, pero cuando hablaba nos hacía reír".

Al respecto, el Arzobispo de Asunción, Mons. Pastor Cuquejo, (en la fotografia de la derecha) señaló a Cristo hoy que "la enseñanza de la Iglesia sostiene que suspender la vida por razones humanitarias no es una solución. El Señor siempre nos da su vida, Él comparte nuestra vida con la suya y solamente a Él le corresponde suspenderla en el momento en que esta vida humana no pueda continuar en esta tierra".

Asimismo, precisó que solo Dios es dueño de la vida y que en estos casos es necesario hacer que la familia acompañe a la persona "hasta el final, con ternura y cariño, porque no sabemos hasta qué punto la persona en coma pueda estar sintiendo todo ese flujo. A lo mejor todavía no quiere desprenderse de todo el cariño y la compañía que pueda ir recibiendo".

La historia de Carol en vídeo



 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *