Juan Pablo y María dejaron todo en España y con sus 5 hijos son familia en misión en Tanzania: «El Espíritu Santo nos llama siempre a salir de la comodidad y vivir el Evangelio»

* «Nosotros vemos que nuestro trabajo ya ha sido pagado por Dios. Hemos visto que Él está haciendo una historia con nosotros, con nuestro matrimonio. Está cambiando y curando muchas cosas, y lo está haciendo desde la comunión que está creando con nosotros»

Camino Católico.-  En varios videos de la campaña del Domund, Obras Misionales Pontificias muestra, entre otras realidades, la de Juan Pablo Trenor y María Martínez, una familia en misión de Valencia que lleva más de seis años en Tanzania, concretamente en la localidad de Arusha. Juan Pablo y María son miembros del Camino Neocatecumenal, pertenecen a la parroquia de San Isidro en Valencia, tienen cinco hijos y están esperando el sexto. En 2014 este matrimonio decidió dejar sus profesiones de publicista y fisioterapeuta, su casa y toda su vida en España para ser enviados a África con sus hijos.

¿Cómo sentisteis la vocación?

María recuerda el día en el que sintió esta llamada. Fue durante una Eucaristía. “Sentí que el Señor me estaba llamando a no guardarme nada para mí. A entregarle a Él ese rinconcito de mi vida y que yo tenía guardado y que me daba miedo que entrase el Señor. Sentí de manera muy fuerte que me llamaba a una entrega total a Él”, relata.

En ese momento no se lo dijo a Juan Pablo, porque sentía miedo. Esa conversación se produjo meses más tarde. Y tras un periodo largo de discernimiento en una convivencia donde se pedían familias para ir a misión este matrimonio valenciano se ofreció como voluntario. Una de las características de los neocatecumenales es que tanto para ir a la misión como a alguno de los más de 120 seminarios el destino se hace a sorteo, según las peticiones de los obispos. A ellos les tocó Tanzania. Dijeron que sí y allí siguen ayudando en la pastoral tanto en el catecumenado de adultos como en el discernimiento vocacional de jóvenes que quieren ingresar al seminario.

¿Cuánto os pagan por vuestro trabajo?

María señala que a los misioneros nadie les paga por su labor, pero afirma que “nosotros vemos que nuestro trabajo ya ha sido pagado por Dios. Hemos visto que Él está haciendo una historia con nosotros, con nuestro matrimonio. Está cambiando y curando muchas cosas, y lo está haciendo desde la comunión que está creando con nosotros”.

Los niños son parte indispensable de la misión. Ellos mismos son misioneros, y su labor es tanto o incluso más importante  que la de sus padres. Los pequeños se adaptan antes y mejor, aprenden rápidamente las lenguas locales y se relacionan con el resto de niños, convirtiéndose en amigos.

¿Cuál es vuestro día a día?

“Por la mañana los niños van al colegio, van a un colegio de agustinos misioneros, un colegio local. Es un colegio precioso, al aire libre, entre montañas. Vemos ahí que también el Señor nos lo ha regalado”, afirma la madre de esta familia numerosa.

Esto no significa que fuera fácil al principio. La educación y la pedagogía utilizada en Tanzania es muy diferente a la de España, y esto lo sufrieron más los hijos mayores que sí habían ido al colegio en Valencia, aunque afirman que se adaptaron pronto. “Dios ayudó a cada uno de ellos, también con sus sufrimientos. Pero en seguida, cuando empezaron a hablar el suajili vimos que esto les ayudó muchísimo con las relaciones con los niños y compañeros. Ahora están muy integrados y muy contentos”, explica María.

 

Por las tardes, Juan Pablo y María van generalmente a la parroquia, o bien ayudan a las distintas comunidades, se reúnen en las casas o invitan a las familias a la suya. Recuerdan que la esencia de esta vocación misionera es precisamente vivir como una familia cristiana en medio del mundo. Y en un lugar con la familia tan desestructurada, con hermanos de distintos padres conviviendo juntos o con la ausencia de la figura paterna en muchos casos, su ejemplo es ya de por sí una evangelización directa.

“Llegamos sin saber el idioma. Esto era un hándicap. En las eucaristías durante un año no entendimos nada. Nos nutríamos mucho de los signos de la liturgia pero no entendíamos. Pero la gente se abría a nosotros.  La gente nos llevaba comida a casa y hasta papel higiénico para que estuviéramos bien. Vimos la misericordia de Dios a través de gente que no conocíamos”, explica Juan Pablo.

Que seamos blancos y tengamos muchos hijos les llama mucho la atención, porque para ellos el blanco tiene uno o dos hijos”, cuenta María, que afirma que ya el hecho de vivir allí con ellos es un testimonio evidentemente muy visible. “Dejar tu seguridad, que es a lo que aspiramos todos, y dejarlo para ir con niños a África, les sorprende y ahí empieza la misión”, agrega.

Para subsistir en este tiempo, este matrimonio ha tirado de “creatividad”, porque no es fácil conseguir un visado de trabajo en Tanzania. Han escrito libros para niños, él ha trabajado en una agencia de safaris y justo ahora Juan Pablo y María han realizado un libro ilustrado que se titula Maasai. Aprendiendo las obras de misericordia corporales (puede comprarlo aquí y ayudar a esta familia).

“En cuanto a la evangelización, cada año hacemos una nueva catequización que dura tres o cuatro meses y cada nueva catequización surge una nueva comunidad. Son catequesis de adultos. Es muy rico porque no están muy acostumbrados a reunirse personas con distintas circunstancias. Hay mayores, casados, solteros, más ricos, pobres, de distintos niveles culturales… todos juntos reciben la Buena Noticia, como algo gratis, que Dios les quiere, que cambia la vida de las personas y el Evangelio les toca el corazón”, explica María.

Para ejemplificar algunos de los milagros que han visto en Tanzania, hablan de “un matrimonio en el que él pegaba a su mujer desde hacía años, pero un día él pasó por la puerta de la parroquia, escuchó a un chico (uno de los miembros del equipo de catequistas y natural de Tanzania) que daba su experiencia, hizo las catequesis, y vio que tenía que empezar a ir a la parroquia con su mujer. Su mujer estaba alucinada. Vio un cambio tan grande en él que empezó a acompañarlo. Había sentido que tenía que dejar de pegarla…” porque el Evangelio había penetrado en su corazón.

¿Qué le dirías a los españoles en este Domund?

Por ello, de cara al Domund, Juan Pablo recomienda desde OMP que “lo importante que es que la Iglesia sea misionera, una iglesia sin misioneros que anuncien el Evangelio es una Iglesia que languidece y va muriendo poco a poco. El Espíritu Santo nos llama siempre a salir de nuestra comodidad para poder vivir el Evangelio. Para arrimar el hombro para ayudar a las misiones lo primero es estar unidos en la oración, rezar los unos por los otros. Rezar por la Iglesia y por los misioneros porque es algo fundamental. Y por supuesto, si alguien siente la vocación que inicie un camino de discernimiento y esté abierto a lo que el Señor le quiera decir”.

Si además de rezar quieres colaborar económicamente con el Domund pincha AQUÍ.

Para conocer más a esta familia misionera puede seguirlos en su blog


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen