Pablo Pineda, con Sindrome de Down, triunfa como actor

pablo1224872348_0.jpg

* Un ejemplo de superación para los síndrome de Down: obtiene junto a Lola Dueñas la Concha de Plata del Festival de San Sebastián por sus interpretaciones en ‘Yo también’

23 de octubre de 2009.- Poca gente creía que alguien con trisomía, conocida también como síndrome de Down, podía llegar a licenciarse en la universidad. Pero así ha sido, Pablo Pineda es el primer licenciado europeo con esta disfunción. Un hombre licenciado en Educación Especial y que está preparándose para las oposiciones al Ayuntamiento de Málaga, donde aspira a trabajar en el área de Bienestar Social. Los padres de Pablo han sido su mayor ayuda educándole y exigiéndole lo mismo que a sus hermanos. Pablo creció en un ambiente totalmente normal que le ayudó y le empujó a fomentar su autoestima y su auto confianza para convertirse en el hombre que es hoy.

(Carlota Falcó Vich / Forum Libertas) El malagueño ha ganado la Concha de Plata al mejor actor en el último Festival Internacional de Cine de San Sebastián. La película Yo también dirigpablo_pineda.jpgida por Álvaro Pastor y Antonio Naharro se estrenó el pasado 16 de octubre. Pablo ha sido galardonado por una interpretación que ha levantado elogios en la crítica nacional.

Yo también relata la vida de Daniel, un joven sevillano de 34 años on síndrome de Down que comienza su vida laboral en la Administración pública donde conoce a Laura, su compañera de trabajo, papel interpretado por la conocida actriz Lola Dueñas. Ambos inician una relación de amistad que acabará con el descubrimiento del amor.

¿Una sociedad plural?

 

En una entrevista concedida al Magazine de La Vanguardia, el malagueño dice: “a la sociedad le queda mucho por avanzar. Hay que abrir la mente y actuar con más naturalidad”. Y es que los síndrome de Down siguen siendo gente a quien no se les reconoce, la gente sigue poniendo muros a sus ganas de luchar por ser “normales”, como constata Pablo.
“Lo más difícil es demostrar a la sociedad que podemos”. El actor sabe que su reto es complicado y que ha sido un afortunado al que le ha tocado luchar por los que son como él: “estoy orgulloso de ser Down”, dice.
Pablo afirma durante su entrevista que “no hace falta llegar a lo que yo he llegado. Trabajar de barrendero es lo mismo que hacer una carrera. Lo importante es poder llegar adonde tú quieras”, de lo cual se extrae que la creencia en las capacidades de uno mismo es esencial para poder avanzar.

pablofichero_19971_20091023.jpgLa eugenesia y la cultura de la muerte

El ejemplo de Pablo, como el de muchas otras personas que han conseguido sus metas y viven felices, pone de manifiesto que el diagnóstico intrauterino interrumpe y niega la vida a estos niños tan capaces como cualquier otro.

Este diagnóstico se inscribe en una cultura de la muerte que niega la vida a personas que no tienen la posibilidad de elegir y recupera ideas enmarcadas en las prácticas eugenésicas que se desarrollaron a principios del siglo XX. El riesgo de la práctica del eugenismo pone de manifiesto el no nacimiento de personas que como Pablo deberían tener el mismo derecho a nacer que el común.

Cabría desear que el éxito conseguido por este actor inspire a personas con discapacidades que la sociedad actual no sabe integrar.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *