A Andrew Cozzens, nombrado obispo por el Papa, quisieron abortarlo porque iba a nacer «un monstruo» y su madre dijo: «Es mi hijo, y lo que Dios nos envíe, lo aceptaremos»

A Andrew Cozzens, nombrado obispo por el Papa, quisieron abortarlo porque iba a nacer «un monstruo» y su madre dijo: «Es mi hijo, y lo que Dios nos envíe, lo aceptaremos»

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *