Al diablo no hay que tenerle miedo sino que hay que resistir sus embistes. Nuestra única arma es la oración / Por P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *