Amanda Evinger era protestante calvinista y ha pasado de tirar el Rosario a la basura a convertirse en «un oasis de paz en mi alma atribulada» tras su conversión al catolicismo

«El Rosario comenzó a tener sentido para mí, por fin, y las gracias que fluyen de esta fuente contemplativa comenzaron a inspirarme como nunca antes. Como el Papa León XIII escribió una vez: ‘El Rosario es la forma más excelente de oración y el medio más eficaz para alcanzar la vida eterna. Es el remedio para todos nuestros males, la raíz de todas nuestras bendiciones. Ya no hay una forma excelente de orar’»

Camino Católico.-  Amanda Evinger era una calvinista estadounidense que se preparaba para ser misionera protestante y que había sido formada en el rechazo a cualquier devoción a la Virgen María. Ahora ella es una católica devota -cuya conversión publicamos en Camino Católico aquí-, amante del Rosario y una evangelizadora a través, precisamente, del amor a María. No fue fácil para ella este cambio con respecto a la Virgen, pues habían sido muchos años de confusión en torno a ella. “Cuando estaba en el Reformed Bible College estudiando para ser una misionera protestanterecuerdo tristemente tirar un rosario que me habían regalado, llena de miedo al verlo”, explica en un artículo del National Catholic Register, que recoge Aci Prensa.

Esta mujer, madre ahora de cuatro niños, recuerda que en aquel momento aunque su corazón “se desgarró al hacerlo”, tenía un profundo miedo a tener un rosario cerca, debido a todos los argumentos doctrinales engañosos que “se oponían agresivamente a la oración del Rosario”, o cualquier devoción mariana, que había escuchado durante su vida.

Incluso, meses después de entrar en plena comunión con la Iglesia Católica y de servir como voluntaria para las Misioneras de la Caridad, estaba aterrorizada de ofender al Señor si rezaba el Rosario.

“Estaba profundamente perturbada por el hecho de que las hermanas siempre usaban un gran rosario completo alrededor de sus cinturas, y rezaban el Rosario cada vez que podían, abrazando la enseñanza de la Madre Teresa: ‘aferrarse al Rosario como la enredadera se aferra al árbol, porque sin Nuestra Señora, no podemos soportar’, recuerda.

Las hermanas de la Madre Teresa “tenían un gran celo al rogar” a las familias que rezaban el Rosario. “Con coraje y sinceridad, tocaban puertas con rosarios en sus manos, preguntando si podían rezar un rosario con la familia acurrucada dentro. En medio de la cultura de la muerte, donde las familias son sacudidas por las tempestades de confusión y angustia, el Rosario diario puede actuar como un arca de salvación”, explica. Sin embargo, señala que en algunas ocasiones escuchar a las hermanas rezando la hacía llorar, “mientras luchaba por descubrir la verdad real y cruda sobre los dogmas marianos”.

En ese sentido, comenzó a cuestionarse. “¿Estaba diciendo que el Ave María realmente era una blasfemia como me habían dicho desde la infancia, por tantas personas que amaba y en las que confiaba? ¿Qué tenía de malo solo rezarle a Jesús? ¿Por qué uno ‘necesitaba’ rezar a la Santísima Madre? ¿Dónde se mencionaba la devoción mariana en la Sagrada Escritura?”, se preguntaba.

Es así que comenzó a leer diferentes libros con el objetivo de encontrar respuestas a sus dudas. “Reflexioné sobre los escritos de los primeros Padres de la Iglesia, Thomas Merton, Santo Tomás de Aquino, San Benito, Santa Teresa de Ávila, el Cardenal John Neumann y muchos otros”, afirma.

Del mismo modo, “lee y relee libros” como “Sorprendido por la verdad”; “Historia de conversión del Cardenal Newman”; “Nacido fundamentalista, nacido de nuevo católico”; “Roma, dulce hogar”; e “historias sobre la Sierva de Dios Dorothy Day”. Además, leía testimonios de los primeros santos que apreciaron el rezo del Rosario, así como también lo hicieron cristianos ortodoxos griegos, e incluso el mismo Martin Luther, lo cual la dejó “perpleja”.

Amanda Evinger, en una iglesia, con algunos de sus hijos

De acuerdo con Amanda, los devotos, conservadores anglicanos y luteranos, así como algunos cristianos ortodoxos, mantienen la tradición de la devoción mariana con todo su corazón. “¿Por qué Calvino y Zuinglio lo abandonaron, y qué significó esto para mí?”, se cuestionó.

En otro momento, recuerda que la Santísima Virgen “curó sus temores y arrojó luz sobre las amenazantes mentiras que me habían contado sobre la sagrada devoción del Rosario”.

“Poco a poco, principalmente rezando la hermosa y venerable oración del Rosario mismo, encontré paz al rezarlo”, indica Amanda, quien añade que sus oraciones a la Virgen respondían cada vez con más frecuencia.

Cada vez que recurría a la Virgen en busca de ayuda, Amanda comenzaba a “sentir un oasis de paz en su alma atribulada”. Asimismo, poco a poco comenzó a comprender la profundidad, la autenticidad y el poder luminoso de la devoción mariana, y más especialmente, del Rosario.

Indica que tras las citas que fue leyendo de fuentes católicas sobre esta oración, “el Rosario comenzó a tener sentido para mí, por fin, y las gracias que fluyen de esta fuente contemplativa comenzaron a inspirarme como nunca antes”. 

«Como el Papa León XIII escribió una vez: ‘El Rosario es la forma más excelente de oración y el medio más eficaz para alcanzar la vida eterna. Es el remedio para todos nuestros males, la raíz de todas nuestras bendiciones. Ya no hay una forma excelente de orar”’, recuerda.

Asimismo, afirma que el Rosario es una base de esperanza, una fortaleza espiritual y un jardín de fecundidad etérea, al que recurren los peregrinos católicos “a menudo golpeados por las pruebas de la vida y arrojados por las tormentas de la tentación”.

Traducido y adaptado por Carla Marquina García. Publicado originalmente en National Catholic Register.

Amanda Evinger era protestante devota y entró en una parroquia pensando que la Vigilia de Pascua duraba 20 minutos y salió católica

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *