Anne y su familia padecieron abusos de su esposo durante 22 años, se separó, fue a un retiro y se encontró con Dios: «La oración me fortaleció y me devolvió la imagen de madre»

* «Dios siempre está ahí para nosotros, que nos escucha, que nada está perdido. Aunque estemos en el fondo del pozo, si sentimos que ya no existimos, Dios está ahí. Y todo lo que tenemos que hacer es abrirle nuestro corazón y avanzar con Él, porque cuando nos dice que no tengamos miedo, no debemos tenerlo. Es una cosa enorme recuperar la confianza en la vida, decirte a ti misma que todavía eres capaz de amar y que, al final, nada está perdido, ¡que la vida es hermosa!»

Camino Católico.-  Madre de tres hijas, Anne vivió en Francia durante 22 años con un marido violento que abusaba física y moralmente de su familia. Fue en la oración donde encontró la fuerza para superar esta prueba y salir de ella completamente. Su encuentro con Dios la condujo a hombres y mujeres que la inspiraron a dar un nuevo impulso a su vida. Cuenta en primera persona su testimonio a Découvrir Dieu, en un video en el que transparenta su conversión que vivió así:

“Jesús no nos pidió que sufriéramos. No estamos en la tierra para ser infelices. Eso no es creer en Dios”

Hola, me llamo Anne, tengo tres hijas y estoy casada desde 1994. Durante 22 años viví con alguien que era muy dominante, alguien que tendía a aplastar en lugar de animar, y que tenía una actitud inadecuada… contraria a la que podría tener un padre con sus hijos, es decir, un padre que se supone que debe animar, hacerlos crecer. Y fue lo contrario lo que ocurrió, hasta el punto de la dura violencia física y moral. 

Solía rezar, mi familia siempre ha sido religiosa. Un día tomé una decisión, porque me dije a mí misma: «No, para. Esto no puede seguir así. Me está destruyendo por completo. No puede seguir así y no puedo permitirlo”. Y desde el día en que tomé la decisión, poco después, fui a un retiro de lo que yo creía que era un retiro para separados o divorciados. Y al final sólo acabé con parejas. Pero me las arreglé para tener una reunión con el sacerdote que hacía la catequesis. Y realmente me animó, después de contarle la historia de mi vida, me mostró claramente el camino. Me dijo: “Jesús no nos pidió que sufriéramos. No estamos en la tierra para ser infelices. Eso no es creer en Dios. Estamos aquí para la alegría, para comunicar nuestra alegría, nuestra fe”. 

También lloré mucho después de ese encuentro, pero me fortaleció. Me llené de fuerza y durante los meses siguientes, me ayudó mucho a continuar mi camino con Dios y seguí rezando a Él todos los días. A mí, que era más bien sumisa, un poco, se podría decir, débil, me levantó, me fortaleció. 

Poco después de separarme, encontré un grupo de oración para personas que, como yo, estaban separadas o divorciadas. Y en este grupos, encontré benevolencia,  oración en común, cantar y alabar juntos, momentos para compartir los sufrimientos, las heridas de cada uno. Y entonces al vivir esa experiencia nos decimos: «No estoy sola». No soy la única que ha sufrido cosas terribles. Incluso hay ejemplos de testimonios de personas que han vivido cosas mucho más difíciles. 

Así, con la ayuda de la oración, se sale de esa dificultad. A mí realmente me fortaleció, me dio el impulso necesario para poder continuar mi vida, mi camino en esta tierra. También fortaleció mi fe y me devolvió la imagen de madre, en relación con mis hijas, la imagen de una madre que sabe a dónde va y que ya no tiene miedo. Tenían una imagen de mí como una madre un poco temerosa, un poco débil, porque él tenía tanto poder sobre mí que ya no sabía realmente quién era. 

Creo que es importante recordar a menudo que Dios siempre está ahí para nosotros, que nos escucha, que nada está perdido. Aunque estemos en el fondo del pozo, si sentimos que ya no existimos, Dios está ahí. Y todo lo que tenemos que hacer es abrirle nuestro corazón y avanzar con Él, porque cuando nos dice que no tengamos miedo, no debemos tenerlo. Es una cosa enorme recuperar la confianza en la vida, decirte a ti misma que todavía eres capaz de amar y que, al final, nada está perdido, ¡que la vida es hermosa!

Anne

El vídeo del testimonio de Anne en francés


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen