Carlton Sinn, con 23 años, ha vivido su primera Navidad en la Iglesia: «¡Cuanto más leía y veía, más católico me volvía!»

* «Todas las grandes preguntas habían sido respondidas. Fueron los pequeños matices y distinciones culturales los que tardaron mucho más tiempo en resolverse. Ciertamente disfruté explorando y discutiendo porque yo no había tenido ninguna exposición al catolicismo en toda mi vida»

Camino Católico.- Esta Navidad ha sido la primera que ha vivido como católico el joven de 23 años, Carlton Sinn, un australiano que ha experimentado una fuerte conversión que le dejó cambiar la fe bautista que recibió de sus padres por la Iglesia Católica, con la que no había tenido contacto en toda su vida. Todo empezó por su inquietud intelectual y la lectura que le fue llevando de un autor católico a otro hasta que llegó al convencimiento de que cuanto más leía más católico se sentía.

Carlton recibió el Bautismo y su Primera Comunión  este pasado 17 de noviembre en la iglesia de María Inmaculada de Annerley, en la ciudad australiana de Brisbane. Pero su proceso hasta llegar aquí fue lento hasta tener el convencimiento de que lo que realmente quería ser era cristiano católico.

Apasionado por la verdad

Este joven recuerda que desde pequeño siempre ha sido un apasionado a la hora de buscar la verdad, lo que ha provocado su viaje de fe, y que se alimentó de una fuerza que le llegó siendo un bebé cuando estuvo a punto de morir.

“Me quemé cuando era pequeño, estuve a punto de morir, me tuvieron que realizar muchas cirugías, pasé por momentos difíciles”, explica en una entrevista con el Catholic Leader, publicación de la diócesis de Brisbane, que Javier Lozano traduce y sintetiza en Religión en Libertad.

En todo este proceso fue importante que su familia fuera cristiana. “Tuve suerte de haber nacido en una familia cristiana”, confiesa. Y es que el hecho de que estuviera a punto de morir hizo que la familia se uniera más y rezara, lo cual acabó fortaleciendo a todos.

Así creció. Daba por hecho el ser cristiano, pero esto cambió cuando se enfrentó a la adolescencia, donde se rebeló y aunque no dejó de creer sí lo hizo de practicar.

Un libro que cambió su perspectiva

Pero fue en la universidad donde al contrario que muchos jóvenes que terminan de perder la fe, él la afianzó. Empezó a estudiar Historia, Arte y Filosofía. Y un día llegó a sus manos un libro que le dejó trastocado. Se trataba de una de las obras de Rodney Stark, un historiador y sociólogo no católico pero que en sus textos desmonta la leyenda negra contra la Iglesia Católica.

Carlton Sinn devoró el libro How the west won: the neglected story of the triumph of modernity. “Era un libro sobre la civilización occidental, que se fue construyendo sobre una base de ideas cristianas, ideas judeocristianas, por lo que me interesé más por el catolicismo porque era algo a lo que realmente yo no había sido expuesto”, explica este joven.

Dos santos y eruditos

Además, aquel libro estaba muy bien fundamentado y contenía muchas citas de San Agustín y de Santo Tomás de Aquino, por lo que una vez que acabó con la obra empezó con estos santos.

Mientras tanto, su curiosidad hacia el catolicismo iba en un aumento. Conocía  a dos amigos que eran católicos así que empezó a hablar con ellos sobre su fe y acabó yendo a algunas misas con ellos. Su interés seguía aumentando por lo que se fue involucrando más y además de a las Eucaristías los acompañaba a un grupo parroquial llamado “Frassati”, un movimiento que ayuda a los jóvenes a vivir su fe católica con compromiso y coherencia.

El encuentro con un sacerdote

“Fue bastante emocionante”, reconoce Carlton. En estos encuentros conoció a uno de los sacerdotes de la parroquia. Una vez a la semana durante año y medio se reunía para discutir con él, al principio intentando refutarle aunque sin éxito por su parte.

“A medida que pasaba el tiempo, cuanto más veía y más historia leía, más católico me volvía”, agrega en la entrevista. Fue entonces cuando decidió que ser católico “podría ser para mí”.

Pero pasarían otros nueve meses más hasta que decidió bautizarse: “Todas las grandes preguntas habían sido respondidas. Fueron los pequeños matices y distinciones culturales los que tardaron mucho más tiempo en resolverse”.

Disfrutando mientras conocía el catolicismo

Finalmente, dio el paso definitivo. “Ciertamente disfruté explorando y discutiendo (…) porque yo no había tenido ninguna exposición al catolicismo en toda mi vida”. Sólo tras la continua formación, la lectura y asistir a misa con regularidad fue cuando se ha sentido un cristiano mucho más fuerte, y ahora católico.

“Busca la verdad y la encontrarás”. Este ha sido su lema durante estos últimos años. Y Carlton definitivamente la halló al recibir el Bautismo y la Comunión en noviembre. “Ha sido un momento maravilloso, y me siento bastante iluminado”, agrega.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *