Carmen del Corazón de María es Ingeniera Química, apasionada de la ciencia y muy racional, pero lo ha dejado todo y es monja

«Yo no creía a esas personas que hablaban de la llamada. Pensaba que estas cosas se decidían, que la gente decía: ‘Yo quiero ser monja’. Y no. Lo bueno que tiene Jesucristo es que se te pone delante –se colocaba en medio de todos mis planes– y que a todo el mundo le muestra un camino bueno de felicidad»

Vídeo de la parte central de la Misaen que la hermana Carmen del Corazón de María hace su Profesión Solemne como Carmelita Samaritana

22 de marzo  de 2016.-  (Víctor Vela /El Norte de Castilla / Carmelitas Samaritanas / Camino Católico)  «Soy una apasionada de la ciencia, una persona muy racional… pero creo en los milagros». La hermana Carmen del Corazón de María (Valladolid, 1980) es una monja científica, una titulada en Ingeniería Técnica Industrial, especialidad Química, que hace seis años decidió tomar los hábitos y que este sábado 12 de marzo de 2016, en profesión solemne, en San Juan de Letrán, dio el paso definitivo para consagrar su vida a Dios. En el vídeo se  visualiza y escucha la parte central de la Misa en la que Carmen hace su profesión solemne.

Era muy feliz, tenía un buen trabajo y una familia que le quería, pero le faltaba algo más. Fue en 2010 cuando decidió entrar al convento de las Carmelitas Samaritanas, en Valladolid.Un mes antes de ingresar en el convento, Carmen escribió«Y sed agradecidos» (Col, 3,15), una carta de agradecimiento publicada en El Norte de Castilla, dedicada a su familia y a la comunidad de Carmelitas Samaritanas por la ayuda que le han prestado hasta el momento.

–¿Por qué consagrar su vida a Dios?

–Fue todo un camino. Yo tenía un trabajo (un buen trabajo). Me gustaba viajar (me gusta viajar). Quería formar mi familia, tener hijos. Y las ciencias… siempre me gustaron mucho las ciencias.

Hasta que…

Vivía Carmen en el cruce de las calles Madre de Dios y Amor de Dios (al gusto decidir si esto es azar o destino). Estudió primero en el Jacinto Benavente. Después, en el San José. Apostó por las Ciencias en la Universidad. Y luego vino todo rodado. Un trabajo en Renault (Sevilla). Un puesto, de vuelta a Castilla, en el parque Tecnológico de Boecillo. Yal cumplir los 30… «Todo parecía perfecto. Mi trabajo, mi vida, la familia» Es la pequeña de ocho hermanos. «Unos padres a los que siempre he visto desde primera hora de la mañana en el trajín del día para que no me faltara nada. Yaún así notaba un vacío, algo incompleto. Yo quería algo más para mi vida».

Hasta que…

«Yo no creía a esas personas que hablaban de la llamada. Pensaba que estas cosas se decidían, que la gente decía: ‘Yo quiero ser monja’. Y no. Lo bueno que tiene Jesucristo es que se te pone delante –se colocaba en medio de todos mis planes– y que a todo el mundo le muestra un camino bueno de felicidad»,explica Carmen, quien comenzó con convivencias y cuando lo tuvo claro buscó un lugar para alimentar su vocación. «Fui a varios sitios hasta que encontré aquí mi camino». Aquí es en el convento de las carmelitas samaritanas, en Filipinos, una congregación atípica que no deja de recibir nuevas incorporaciones y que ahora busca ayuda para permanecer en Valladolid. «Tanto tiempo buscando mi lugar y al final lo encontré en mi ciudad», indica Carmen, la religiosa científica, quien después de seis años de noviciado y profesión simple celebró este sábado su profesión solemne, la promesa definitiva.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *