Charbel Raish, católico, se hizo musulmán un día: «Jesús me dijo: ¿Vas a desechar lo que he hecho por tí?»

* «La cara de Jesús apareció allí, en el Sagrario. Pensaba que me estaba volviendo loco. Me froté los ojos y volví a mirar, el rostro seguía allí…  Sabía con certeza que era la voz de Jesús, y que estaba hablando sobre mi fe católica. Le respondí que no, no iba a dejar al catolicismo. En ese momento me liberé de un peso enorme… Supe que tenía que transmitir el Evangelio, la buena nueva…Sé que todo esto ha sido obra de Dios. Yo no era muy bueno en el colegio, casi suspendo, por eso estoy seguro de que es Dios quién está haciendo el 100% del trabajo»

29 de abril de 2018.- (Religión en Libertad  CaminoCatólico.com)   Fue la experiencia de ser musulmán durante 24 horas lo que hizo que Charbel Raish, fundador de Parousia Media (parousiamedia.com), profundizara en su fe católica. Parece una paradoja, pero lo cierto es que Charbel ha contado a The Catholic Weekly  que ahora ama aún más a Dios y sus misterios.

Pese a ser de familia católica maronita, Charbel dejó de ir a misa a la temprana edad de nueve años. Su colegio, el Belmore High School, en Sidney (Australia), era un epicentro de delincuencia y pandillas juveniles. Además, la mayoría de los estudiantes eran musulmanes. Todos sus amigos pertenecían a esta religión, y desde muy pequeño fue influenciado por su fe y su forma de vida.

Admiraba a sus amigos musulmanes

“Se toman su religión en serio, y eso me atraía mucho. Se apoyaban mutuamente en su fe. Yo quería ser parte de eso”, ha explicado Charbel.

Durante la cuaresma de 1999, un jeque de Jordania visitó el colegio, y Charbel fue con sus amigos a la charla que dio. Esta transcurrió en la mezquita de Lakemba, durante la comida. Allí fue cuando su fe, aún católica, se vio comprometida.

Su fe católica, contra las cuerdas

El jeque comenzó a preguntar a Charbel sobre el catolicismo. Él se veía incapaz de responder a ninguna de las preguntas. “Tenía 18 años, y no sabía cómo responder”, recordó Charbel. “Me preguntó por qué no comía carne. Me dijo que eso no era un verdadero ayuno, que en el Islam se ayunaba desde el amanecer hasta la puesta de sol”.

“También me preguntó por qué llamaba a Dios padre si tenía un padre ya en la tierra”, ha comentado Charbel. “¿Acaso estás atribuyendo cualidades humanas a Dios?’, me dijo. Me acusó de estar insultando a Dios, de degradarle”.

Charbel fue interrogado con aún más preguntas. “¿Jesús se habla a sí mismo en el Padre Nuestro por creer los cristianos que tiene naturaleza divina? ¿Es Dios o el hijo de Dios? ¿Qué es el Espíritu Santo? ¿Crees acaso en tres dioses, Padre, Hijo y Espíritu Santo? ¡Los cristianos vivís confusos!”.

“Yo no tenía ni idea de qué responder a lo que me preguntaba”, confesó Charbel. El jeque finalmente le instó a pronunciar la Shahada, una oración musulmana pronunciada en árabe: “Sólo hay un Dios y Mahoma es su profeta”. Para que una persona se convierta al Islam, debe pronunciar esta oración tres veces frente a testigos. “Así lo hice”, contó Charbel. “Cerré mis ojos, pronuncié la Shahada tres veces, y al abrirlos el jeque me dijo: ‘Bienvenido hermano”.

«Eso no podía estar bien»

La madre de Charbel le pegó una torta cuando volvió a casa y se lo contó. Le mandó inmediatamente ir a la parroquia local a rezar, y fue. “Jesús, ¿quieres que sea musulmán o cristiano? Da igual lo que me digas, lo haré”, oró Charbel en la parroquia de San Miguel, en Belfield. Sin embargo, no hubo respuesta.

Entonces vió a una anciana encendiendo una vela. “Pensé que debía ser buena persona, y que muy probablemente ella iría al cielo”, ha contado Charbel. “Sin embargo, según el Islam tan solo los musulmanes se salvan. Inmediatamente pensé que esa mujer iría al infierno. Eso no podía estar bien”.

¿Vas a tirar por la borda todo lo que he hecho por tí?

En ese momento miró al sagrario y vió lo que él describe como una visión de la Sabana Santa de Turín. “Sigo recordando esa imagen hoy”, ha dicho Charbel. “La cara de Jesús apareció allí, en el Sagrario. Pensaba que me estaba volviendo loco. Me froté los ojos y volví a mirar, el rostro seguía allí”.

Charbel escuchó una voz dentro de sí mismo: “¿Vas a tirar por la borda todo lo que he hecho por ti?”.

“Esa era mi respuesta, era la voz de Jesús hablándome”, rememoró Charbel. “Sabía con certeza que era la voz de Jesús, y que estaba hablando sobre mi fe católica. Le respondí que no, no iba a dejar al catolicismo. En ese momento me liberé de un peso enorme”.

Charlas, libros, CDs y DVDs para evangelizar

Charbel decidió profundizar en su fe. Aunque los estudios nunca se le dieron bien, su determinación le llevó a estudiar un máster en Teología. Estuvo, además, un tiempo en el seminario hasta que vió que su vocación era el matrimonio. Se casó en 2006, y ahora él y su esposa Christine esperan su séptimo hijo.

Charbel aprovechó sus estudios en Teología para fundar Parousia Media, que evangeliza mediante libros, CDs, DVDs y charlas de expertos ofrecidas en toda Australia. Hasta el momento Parousia Media ha conseguido llegar a más de 200.000 personas.

“Simplemente supe que tenía que transmitir el Evangelio, la buena nueva”, ha contado Charbel. “Sé que todo esto ha sido obra de Dios. Yo no era muy bueno en el colegio, casi suspendo, por eso estoy seguro de que es Dios quién está haciendo el 100% del trabajo”.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *