Homilía del evangelio del Domingo: Cristo desea purificarnos para que proclamemos de todo corazón: «Creo, Señor» / Por P. José María Prats

* «La hegemonía cada vez más intransigente de un nuevo orden mundial y la obstinación de muchos líderes de nuestra sociedad en presentar contra toda evidencia la cosmovisión cristiana como falsa y perversa, está llevando a los cristianos a una situación de marginación cada vez mayor. Tal vez, como entonces, el Señor quiera purificar así a su Iglesia, destruyendo sus nefastas alianzas con el mundo para que, postrada nuevamente ante Él, diga: «Creo, Señor»”

Domingo IV de Cuaresma – Ciclo A:

1 Samuel 16, 1b.6-7.10-13a / Salmo 22 / Efesios 5, 8-14 / Juan 9,1-41

P. José María Prats / Camino Católico.- Esta segunda catequesis bautismal del ciclo A nos presenta la curación de un ciego de nacimiento en la que los judíos convertidos a Cristo de la segunda mitad del siglo I veían representada la historia de su conversión.

Cuando, tras haber sido iluminados por Cristo, estos judíos contemplan su vida anterior, la comparan con la de un ciego: Cristo les ha abierto los ojos y les ha mostrado un horizonte nuevo, llenando su vida de luz, de sentido y de esperanza. Son conscientes de que, desde entonces, su vida ha cambiado por completo, de que son –como dice San Pablo– una nueva creación. De hecho, el gesto de Jesús haciendo barro con su saliva y untando los ojos del ciego, evoca los relatos de la creación cuando el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas y Dios modeló al hombre del polvo de la tierra.

La conciencia de haber adquirido una identidad nueva aparece muy claramente en la historia del ciego: unos dicen que se trata de la misma persona que antes estaba ciega, otros que no, pero que se le parece. El ciego insiste en que es él mismo pero con una gran diferencia: ¡ahora ve!

La historia de estos judíos, como la del ciego, estuvo marcada por el rechazo y la marginación. Muchos ni siquiera contaron con el apoyo de sus padres («preguntádselo a él, que es mayor y puede explicarse») y su comunidad acabó expulsándolos del culto sinagogal.

En el conflicto de estos conversos con las autoridades judías reflejado en esta historia, llama mucho la atención la actitud de unos y otros. Los fariseos se obstinan en negar los hechos contra toda evidencia («no se creyeron que aquél había sido ciego y había recibido la vista») y en desprestigiar a Jesús a pesar de la bondad y el poder de sus signos («este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado»). El ciego, en cambio, sin entrar en disputas teológicas, se remite únicamente a la experiencia de su encuentro personal con Jesús: «Si es un pecador, no lo sé; sólo sé que yo era ciego y ahora veo».

De hecho, el rechazo de su entorno y la expulsión de la sinagoga liberaron a estos conversos de la estrechez de las concepciones mesiánicas judías que los mantenían en una fe en Jesús ambigua y vacilante, permitiéndoles llevar esta fe hasta sus últimas consecuencias en consonancia con la profunda experiencia espiritual que habían tenido. Así, vemos en el relato cómo es sólo después de la expulsión de la sinagoga cuando Jesús se manifiesta claramente al ciego como el Hijo del hombre («lo estás viendo: el que te está hablando, ése es») y éste, postrándose ante Él, responde: «Creo, Señor».

Todo esto ocurrió hace casi veinte siglos, pero tal vez pronto nos toque revivir esta experiencia. La hegemonía cada vez más intransigente de un nuevo orden mundial y la obstinación de muchos líderes de nuestra sociedad en presentar contra toda evidencia la cosmovisión cristiana como falsa y perversa, está llevando a los cristianos a una situación de marginación cada vez mayor. Tal vez, como entonces, el Señor quiera purificar así a su Iglesia, destruyendo sus nefastas alianzas con el mundo para que, postrada nuevamente ante Él, pueda proclamar con todo el corazón: «Creo, Señor».

P. José María Prats

Evangelio

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento.

Y sus discípulos le preguntaron:

—«Maestro, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego?».

Jesús contestó:

—«Ni éste pecó ni sus padres, sino para que se manifiesten en él las obras de Dios. Mientras es de día, tenemos que hacer las obras del que me ha enviado; viene la noche, y nadie podrá hacerlas. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo».

Dicho esto, escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo:

—«Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado)».

Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban:

—«¿No es ése el que se sentaba a pedir?».

Unos decían:

—«El mismo».

Otros decían:

—«No es él, pero se le parece».

Él respondía:

—«Soy yo».

Y le preguntaban:

—«¿Y cómo se te han abierto los ojos?».

Él contestó:

—«Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, me lo untó en los ojos y me dijo que fuese a Siloé y que me lavase. Entonces fui, me lavé, y empecé a ver».

Le preguntaron:

—«¿Dónde está él?».

Contestó:

—«No sé».

Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.

Él les contestó:

—«Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo».

Algunos de los fariseos comentaban:

—«Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado».

Otros replicaban:

—«¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?».

Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego:

—«Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?».

Él contestó:

—«Que es un profeta».

Pero los judíos no se creyeron que aquél había sido ciego y había recibido la vista, hasta que llamaron a sus padres y les preguntaron:

—«¿Es éste vuestro hijo, de quien decís vosotros que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?».

Sus padres contestaron:

—«Sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego; pero cómo ve ahora, no lo sabemos nosotros, y quién le ha abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos. Preguntádselo a él, que es mayor y puede explicarse».

Sus padres respondieron así porque tenían miedo los judíos; porque los judíos ya habían acordado excluir de la sinagoga a quien reconociera a Jesús por Mesías. Por eso sus padres dijeron: «Ya es mayor, preguntádselo a él».

Llamaron por segunda vez al que había sido ciego y le dijeron:

—«Confiésalo ante Dios: nosotros sabemos que ese hombre es un pecador».

Contestó él:

—«Si es un pecador, no lo sé; sólo sé que yo era ciego y ahora veo».

Le preguntan de nuevo:

—«¿Qué te hizo, cómo te abrió los ojos?».

Les contestó:

—«Os lo he dicho ya, y no me habéis hecho caso; ¿para qué queréis oírlo otra vez?; ¿también vosotros queréis haceros discípulos suyos?».

Ellos lo llenaron de improperios y le dijeron:

—«Discípulo de ése lo serás tú; nosotros somos discípulos de Moisés. Nosotros sabemos que a Moisés le habló Dios, pero ése no sabemos de dónde viene».

Replicó él:

—«Pues eso es lo raro: que vosotros no sabéis de dónde viene y, sin embargo, me ha abierto los ojos. Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, sino al que es religioso y hace su voluntad. Jamás se oyó decir que nadie le abriera los ojos a un ciego de nacimiento; si éste no viniera de Dios, no tendría ningún poder».

Le replicaron:

—«Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?».

Y lo expulsaron. Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo:

—«¿Crees tú en el Hijo del hombre?».

Él contestó:

—«¿Y quién es, Señor, para que crea en él?».

Jesús les dijo:

—«Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es».

Él dijo:

—«Creo, señor».

Y se postró ante él.

Jesús añadió:

—«Para un juicio he venido ya a este mundo; para que los que no ven vean, y los que ven queden ciegos».

Los fariseos que estaban con él oyeron esto y le preguntaron:

—«¿También nosotros estamos ciegos?».

Jesús les contestó:

—«Si estuvierais ciegos, no tendríais pecado, pero como decís que veis, vuestro pecado persiste».

Juan 9, 1-41


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *