Cristina López Schlichting, periodista: De no tener fe desde niña a atraer a toda su familia a Cristo con su conversión y testimonio de vida

* “La positividad de la existencia es constatar que todo lo que  acontece es fruto del amor creador de Dios y que el camino del hombre por azaroso que sea tiene un sentido. Y esto lo comprendes cuando te encuentras con personas que viven situaciones muy difíciles y que son para ti un ánimo”

* “La historia con el Señor  es una historia de amor: Saber que uno ha sido creado, que otro tiene contados los cabellos de su cabeza, que Dios se preocupa por ti a cada instante y que el camino que estas haciendo es el que tiene que hacer tu corazón. La fe precisa de los acontecimientos para verificarse. Tú experimentas la presencia de Cristo en tanto cambia la realidad en la que vives. Si tú no vas hasta el fondo de las cosas, de la realidad, es imposible que te plantees el problema de la fe, porque es el problema esencial del ser humano”

9 de mayo de 2016.- (Intereconomia TV  / Camino CatólicoCristina López Schlichting, nacida en Madrid 1965, es periodista. Su carrera profesional comenzó en el diario ABC de reportera y de aquel medio pasó a El Mundo. Desde 2002 ha presentado y dirigido distintos espacios en la Cope, cambiando la prensa escrita por la radio.  Su vida también ha sido transformada  por Dios porque “de niña no tenía fe. La fe  es una gracia que se recibe a través de los testigos y mis padres no eran practicantes. Entonces, tuve que hacer un camino para encontrar a los testigos, aquellos que daban fe de haberse encontrado con Cristo. En mi caso fueron las religiosas Mercedarias de la Caridad en el colegio y personas de Comunión y Liberación”. Su conversión y testimonio de vida acabó atrayendo  a la Iglesia Católica a sus padres, hermanas y cuñados, que se han dejado configurar por Cristo.  El mes de noviembre de 2012 contó su encuentro con el Señor, en una entrevista realizada por Gonzalo Altozano para “No es bueno que Dios esté solo” en Intereconomía TV, que puede visualizarse en el vídeo que ahora recuperamos.

Ella y sus tres hermanas eran de pequeñas muy pesadas planteando problemas existenciales a sus padres. En ellas había una inquietud de búsqueda  siendo niñas. Cristina López Schlichting cuenta que “mi hermana Patricia se levantaba  por la noche llorando preguntando que sentido tenía la vida. Nuestra familia siempre nos ha educado en la verdad y en el amor a la belleza y nosotras les preguntábamos a mis padres sobre las razones de la vida y ellos no sabían darlas”.

El testimonio y la educación en el colegio de las religiosas Mercedarias de la Caridad calaron en el corazón de Cristina. Luego conoció a personas del movimiento de Comunión y Liberación que nació en los años 1950 de la mano del sacerdote italiano Luigi Giussani, especialmente interesado por la vida de los estudiantes, que tenían una cultura católica, pero que no ponían en práctica la fe. Hoy Comunión y Liberación aglutina 300.000 personas  en Italia y grupos mu pequeños por países de todo el mundo. En España hay unas 3000 personas.

“La historia de amistad con Cristo es una historia de amistad personal. En mi caso concreto el Señor me ha seducido con la inteligencia, con la propuesta cultural de Comunión y Liberación, pero en definitiva me ha seducido para la Iglesia. Un movimiento no es más que un camino de educación en la fe para introducirte en la Iglesia Universal que es a lo que perteneces” explicaCristina López Schlichting.

La importancia del camino de conversión de Cristina vivido de la mano de Comunión y Liberación ha dado frutos familiares: “Cuando yo me acerqué a la Iglesia lo hicieron progresivamente todas mis hermanas, todos mis cuñados y mis padre, ques han vuelto a practicar. Ellos vieron que yo había conocido gente interesante, que podía dar razón de su fe desde la inteligencia y la cultura, que estaba orgullosa de su tradición. Y entonces le pusimos nombre a lo que buscaba el deseo de nuestro corazón. El nombre era Cristo y vivía en su Iglesia”.

Se define como “católica periodista. Uno tiene una identidad y en mi caso una identidad católica clara. Luego me despeño en el ámbito del periodismo. Decir lo contario sería como reducir el periodismo a una modalidad especifica. Periodista protestante, periodista católica, periodista comunista… Eso es absurdo”, comenta.

Cristina explica sus experiencias de relación con Jesucristo con firme convicción comunicativa refiriéndose a varios aspectos de la vida de la fe:

“El Señor ama sus criaturas de una manera entrañable y a cada una, como una madre a un hijo, la abraza de la manera que necesita. La historia con el Señor  es una historia de amor: Saber que uno ha sido creado, que otro tiene contados los cabellos de su cabeza, que Dios se preocupa por ti a cada instante y que el camino que estas haciendo es el que tiene que hacer tu corazón. La fe precisa de los acontecimientos para verificarse. Tú experimentas la presencia de Cristo en tanto cambia la realidad en la que vives. Si tú no vas hasta el fondo de las cosas, de la realidad, es imposible que te plantees el problema de la fe, porque es el problema esencial del ser humano.

El catolicismo es alegría en cuanto un hombre  constata al vivirlo que su vida tiene sentido, que se acuesta en paz, porque sabe que duerme en manos de Dios y que depende de Él para amanecer al día siguiente. El catolicismo es la alegría máxima en el hombre que se siente querido y sabe que sus sufrimientos tienen sentido.

La experiencia del perdón en el catolicismo, de la que carecen el judaísmo y el islam, es incluso muy liberadora desde el punto de vista terapéutico, sicológico, humano. O sea que si que, en cierto sentido, el Señor alivia nuestras cargas.

La experiencia de la iglesia demuestra que las épocas más aciagas han sido semillas de algo grande. Hay figuras que desde la historia de la Iglesia se convierten en testimonio para todos. Por ejemplo, la Madre Teresa en Calcuta donde empezó una obra extraordinaria en medio de gran miseria. Francisco de Asís abandonó todas las riquezas. Catalina de Siena cuida de las perronas que tienen cáncer.Hay un misterio a través del cual en situaciones de sufrimiento o de extrema pobreza el Señor se manifiesta con mucho esplendor. 

La positividad de la existencia es constatar que todo lo que  acontece es fruto del amor creador de Dios y que el camino del hombre por azaroso que sea tiene un sentido. Y esto lo comprendes cuando te encuentras con personas que viven situaciones muy difíciles y que son para ti un ánimo. Yo tengo amigos que han tenido una enfermedad grave como el cáncer a los que iba a ver al hospital  para que me fortaleciesen. Esto no es de este mundo. No es normal que cuando una persona afronta una situación tan desagradable se crezca. Eso es testimonio de otro. Cuando tu ves estos milagros patentes delante de ti, te das cuenta que ha entrado en la historia un factor que la cambia, que cambia el ritmo ordinario o natural de las cosas”.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *