Curas conducen en Reino Unido un “Bus de la Misericordia” bendecido por el Papa para explicar el Jubileo, confesar y aconsejar

El padre  Frankie Mulgrew, de la  Diócesis de Salford, explica que “lo mejor del Bus de la Misericordia es que cuando llega a las ciudades todos lo ven. Por eso se usan para poner publicidad. De alguna forma estamos haciendo publicidad de nuestra especialidad: llevar el mensaje de la misericordia al gran público”

2 de abril de 2016.- (13 TV  / Camino católico)  El Papa Francisco bendijo un interesante proyecto de la diócesis de Salford (en Inglaterra) con motivo del Año Santo: el “Bus de la misericordia”. El sacerdote Frankie Mulgrew, de la  Diócesis de Salford en el Reino Unido, es quien llevó el proyecto hasta el Vaticano para conseguir la bendición del Santo Padre.

Este presbítero viaja con otros sacerdotes en un autobús de dos pisos para llevar el Jubileo de la Misericordia a todas las ciudades de su zona y explica que «si alguien no sabe dónde puede encontrar misericordia, nosotros la llevaremos hasta su puerta. Es como una iglesia callejera, una iglesia sobre ruedas”.

Durante esta Cuaresma, el «Mercy Bus” ha recorrido los alrededores de Manchester y Lancashire, sobre todo para llegar a católicos no practicantes. El autobús se detiene en el centro de las ciudades, en escuelas y en refugios para personas sin hogar. Los sacerdotes de a bordo están disponibles para confesiones, bendiciones o simplemente para charlar.

«Es un autobús de dos pisos que aparca en las ciudades y en centros comerciales. Hay curas a bordo, siempre preparados para escuchar la confesión, dar una bendición o para escuchar a personas que buscan consejo”,dice el sacerdote.

El padre Frankie dice que se inspiró en las misas al aire libre que celebraba el cardenal Bergoglio en los barrios pobres de Buenos Aires, antes de convertirse en Papa y asegura que “lo mejor del Bus de la Misericordia es que cuando llega a las ciudades todos lo ven. Por eso se usan para poner publicidad. De alguna forma estamos haciendo publicidad de nuestra especialidad: llevar el mensaje de la misericordia al gran público”.

La idea ha tenido tanto éxito que el Bus de la Misericordia sigue circulando después de la Cuaresma, y hasta noviembre. Gran parte de su éxito se debe a este grupo de voluntarios y a la banda de música que les acompaña para llamar la atención.

Hannah Beckford, voluntaria, dice que «el Bus de la Misericordia es un gran símbolo. No te esperas ver algo así en el centro de la ciudad, por donde pasa la gente. Por eso despierta mucho interés. La gente se acerca y nos pregunta qué es, y muchos se suben al autobús para recibir misericordia”.

La decoración también es decisiva. Delante lleva el logotipo oficial del Año de la Misericordia. Y por supuesto, no estaría completo sin fotos del Papa Francisco.

“El Bus de la Misericordia es un medio para llegar a las personas que no tienen contacto con la Iglesia. Nosotros iremos a ellos en vez que ellos esperen venir a nosotros”,expresó al respecto Mons. John Arnold, Obispo de Salford.