Doctora Lilliam Maria Maksoud. «Mi esposo estaba en quirófano, le puse la mano y recé a Carlo, el médico decidió reexaminar, no había rastro. ¡Carlo Acutis lo curó!»

* «El médico es católico. Le pregunté: ‘¿Crees en los milagros?’. Sacudió la cabeza diciendo ‘sí’. Entonces dije: ‘¡María, la Madre de Dios y Carlo Acutis intercedieron por él!’. Por la noche, mi nieto de seis años me dijo: ‘Abuela, oré por mi abuelo, le pedí a Carlo Acutis’. Le había contado la historia del santo italiano»

Camino Católico.-  El siguiente testimonio proviene de la doctora Lilliam Maria Maksoud,  médico a cuyo marido enfermo se le canceló repentinamente una cirugía. ¿El motivo? Minutos antes de la operación, la enfermedad se revirtió. Está convencida que fue un milagro gracias a la intercesión de Carlo Acutis, italiano que nació el año 1991 y falleció a causa de un cáncer cuando tenía sólo 15 años. Su fresca manera de vivir el cristianismo y afrontar la muerte está inspirando a millones. La Iglesia católica lo declaró beato el 10 de octubre de 2020 en Asís. Este es el testimonio de curación contado en primera persona a Aleteia  y que sucedió en la ciudad brasileña de Campo Grande, MS:

Mi esposo tenía una clínica para la obstrucción intestinal, comprobada con tomografía con contraste. Cirugía programada para ayer.

Recé mucho, le pedí a Carlo. En la mesa de operaciones el médico decidió reexaminar, no había rastro. Regresó a su habitación para observación durante la noche. ¡Ahora estamos dados de alta! ¡Carlo Acutis lo curó!

En teoría esta enfermedad puede evolucionar hasta no necesitar operar, pero la obstrucción era tan grande que no nos dejó ninguna duda ni a mí ni al médico. Si hablamos racionalmente, diremos: puede suceder. Pero para nosotros fue un milagro porque el médico indicó la cirugía a las 3:30 pm (en ese momento mi esposo tenía mucho dolor y arcadas), y fuimos al quirófano a las 5:30 pm.

Le puse la mano en el abdomen y le pedí: ‘¡muchacho Carlo, haz un milagro! ¡Yo creo!’.

Al llegar al quirófano, Mario, mi esposo, dijo: “Estoy sin dolor. ¡El vientre se relajó!”.

Cuando el médico entró en la sala, mi esposo dijo: “Doctor, estoy bien. No hace falta operar”.

El médico, después de reexaminarlo, dijo: «¡exacto, no hace falta operar!»

El médico es católico. Le pregunté: «¿Crees en los milagros?». Sacudió la cabeza diciendo «sí».

Entonces dije: «¡María, la Madre de Dios y Carlo Acutis intercedieron por él!». Por la noche, mi nieto de seis años me dijo: “Abuela, oré por mi abuelo, le pedí a Carlo Acutis. Le había contado la historia del santo italiano….

Campo Grande, 3 de diciembre de 2020 Lilliam Maria Maksoud, doctora «¡Carlo Acutis lo curó!»


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *