En sus palabras de bienvenida, el Cardenal de Cracovia Stanislaw Dziwisz dedica la Misa inaugural de la JMJ a sacerdote asesinado por ISIS en Francia

26 de julio de 2016.-  (ACI  / EWTN  /Camino Católico)   El Arzobispo de Cracovia (Polonia), Cardenal Stanislaw Dziwisz, presidió este miércoles la Misa inaugural de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2016, la cual dedicó al P. Jacques Hamel, sacerdote asesinado esta mañana por el Estado Islámico (ISIS) en Francia.

El Purpurado expresó este deseo durante las palabras de bienvenida a los miles de peregrinos reunidos en el Parque Blonia. El P. Hamel fue asesinado por dos terroristas del ISIS, que tomaron la iglesia de St Etienne du Rouvray cuando celebraba Misa. El Cardenal concelebró la Eucaristía con un sacerdote de la Arquidiócesis de Rouen (Francia), donde ocurrió el crimen. En el vídeo se visualizan y escuchan las palabras del bienvenida del Cardenal de Cracovia.

“Hemos estado esperando este momento (para celebrar la JMJ) durante tres años”,expresó el Arzobispo de Cracovia ante los miles de jóvenes, que pese a la fuerte e intermitente lluvia que cayó por horas, se acercaron hasta el lugar para participar en la Misa, muchos de ellos con banderas de sus respectivos países. Ya desde horas antes, los peregrinos llegaban al lugar cantando y rezando.

El Purpurado explicó que los jóvenes “han venido desde todos los continentes y naciones, desde el este al oeste, del norte al sur del globo. Han traído su experiencia, han cargado sus deseos. Se comunican en muchísimas lenguas pero desde hoy se van a comunicar en el lenguaje del Evangelio, que es también el leguaje del amor, la hermandad, la solidaridad y la paz”.

También tuvo palabras hacia San Juan Pablo II, de quien fue secretario personal durante los 25 años de su Pontificado. El Arzobispo destacó que Cracovia es la ciudad de este Papa porque “es aquí donde creció en su servicio a la Iglesia, y es aquí desde donde salió a los caminos del mundo a predicar el Evangelio de Jesucristo”.

Es, por tanto, “la ciudad donde se vive, de una forma especial, el misterio y el don de la Divina Misericordia”, destacó antes de terminar las palabras de bienvenida.

La música de la Eucaristía estuvo interpretada por una orquesta y un coro formado para la ocasión por más de cien personas que interpretaron de manera solemne diferentes piezas. Además, se llevaron en procesión hasta el altar las reliquias del beato italiano Pier Giorgio Frassati.

Ver el vídeo y leer el texto completo de la homilía del Cardenal Stanislaw Dziwisz en la Misa de apertura de la JMJ

Comentarios 0