El obispo Munilla denuncia la infiltración de la Nueva Era en entornos católicos para «pasar de la fe en el Dios que se ha revelado, a la autoconsciencia iluminada del hombre»

* «El hombre no está llamado a diluirse en las energías ni en la naturaleza, está llamado a reinar en el universo sin diluirse en él. Por medio del Bautismo somos sacerdotes, profetas y reyes; estamos llamados a transformar el mundo y a ofrendarle a Dios un mundo nuevo»

Camino Católico.- Mons. José Ignacio Munilla, hasta hace poco obispo de San Sebastián y recientemente designado obispo de la Diócesis de Orihuela Alicante, ha advertido en una conferencia sobre el peligro que corre la espiritualidad católica de ser infiltrada, en el siglo XXI, por corrientes gnósticas y racionalistas que confluyen en lo que se conoce como Nueva Era”.

En su conferencia “Metástasis del gnosticismo en el siglo XXI: Confluencia entre la Nueva Era y el racionalismo infiltrados en la espiritualidad católica”, publicada en video en su página personal En ti confío el 4 de enero de 2022, el Prelado español pone al descubierto “los errores en contra de la fe”. “Me refiero a metástasis del gnosticismo en el siglo XXI porque no es un error que se quede en el siglo primero, sino que lo tenemos, y con fuerza, en el día de hoy”, asegura.

En ese sentido, Mons. Munilla relata un hecho ocurrido en un noviciado católico que, según explica, refleja la “gran crisis” que ha surgido al “vaciar de contenido lo más central del cristianismo que es la Revelación”.

“Yo recuerdo por ejemplo, pues, un novicio de una orden religiosa que sufría porque veía que en el noviciado de su orden estaban con estas teorías de que no había que tener certezas, y el pobre chico entraba en el noviciado y le decían que ‘qué era eso de arrodillarse delante del Sagrario’”, lamenta.

“Estos extremos gnósticos están mucho más presentes de lo que parece, como en el hecho de que incluso se esté sustituyendo la asignatura de religión en centros católicos por ejercicios de interiorización”, añade.

El Obispo también advierte que el “divorcio entre la teología y la búsqueda de la santidad” puede llevar a la herejía del gnosticismo.

“¿Quieres estudiar teología? Comienza por adorar al Santísimo. ¿Quieres hacerte doctor o licenciado? Comienza por ayunar, asistir a los pobres y ponerte de rodillas delante del Santísimo, y así lo de la teología tendrá su lugar. De lo contrario tienes un peligro de gnosticismo, una especie de estudio abstracto de la caridad que no te lleva a comprometerte con los pobres”, asegura.

Qué es el gnosticismo y el racionalismo

Siguiendo lo escrito en la exhortación apostólica del Papa Francisco Gaudete et exsultate, Mons. Munilla dice que el gnosticismo es “posiblemente la primera de todas las herejías”, ya que se escribió sobre el mismo en las cartas del Evangelio de San Juan. La Enciclopedia Católica señala que para el gnosticismo la salvación se puede obtener “por medio del conocimiento”, un “conocimiento cuasi intuitivo de los misterios del universo y en unas fórmulas mágicas indicativas de ese conocimiento”.

El Obispo de Orihuela Alicante comenta que la principal crisis para la espiritualidad católica se encuentra fundamentalmente en la Nueva Era, que es un nuevo rostro del gnosticismo antiguo. “Ésta propone ‘espiritualidad sí, religión no’, es decir, pasar de la fe en el Dios que se ha revelado, a la autoconsciencia iluminada del hombre”, comenta.

Respecto al racionalismo, que se encuentra en el subtítulo de su conferencia, Mons. Munilla explica la confluencia del mismo con la Nueva Era. “Lo que ha perseguido el racionalismo modernista ha sido el intento de adaptar el cristianismo a las categorías actuales, con la pretensión de domesticar a Dios, a la revelación, mundanizando el cristianismo”, asegura. Aclara que “el racionalismo no suele negar los misterios de la fe, pero los suele reinterpretar desde categorías racionalistas vaciándolos de contenido. Los reformula según la cultura de cada momento”.

Yoga con laberinto y guitarra en la catedral episcopaliana -protestante muy liberal- de San Francisco, EEUU

Incompatibilidad del cristianismo con el gnosticismo

Mons. Munilla advierte en su conferencia que “no se puede confundir de ninguna manera el camino cristiano con el gnosticismo”. “El Dios hecho carne es la afirmación más contundente contra el gnosticismo y el racionalismo, porque es Dios el que el que se ha dado a conocer, nos ha hablado con nuestro propio lenguaje, ha fundado una Iglesia, ha elegido a doce apóstoles”, detalla.

Mons. Munilla también recuerda a los católicos que “Dios es sencillo”, a diferencia de las corrientes gnósticas y de la Nueva Era. “Si nosotros no nos hacemos sencillos, no entenderemos a Dios. Por eso, el gnosticismo y el cristianismo del Dios que se ha hecho niño es lo más contrario que existe. En ningún sitio se dice que Dios se hizo filósofo y habitó entre nosotros. No. Dios se hizo niño, Dios se hizo carne y habitó entre nosotros”, asegura.

El Obispo afirma que “defender la fe de los sencillos, lo que celebramos en la Navidad, la Encarnación, el nacimiento de Jesús, es tan trascendente, tan maravilloso, como sencillo… Dios se hace entender por aquellos que son conscientes de que Él se ha revelado en conceptos no de filósofos, sino en conceptos de un encuentro personal entre nosotros”.

Otros errores del gnosticismo

Mons. Munilla explica que “el gnosticismo se llega a apoyar en errores filosóficos como son el panteísmo y el inmanentismo”.

“El panteísmo te dice que Dios no es alguien distinto de ti mismo (…), se desdibuja el rostro personal de Dios y se dice que la meta es alcanzar la unidad con el cosmos, teniendo una fusión con el absoluto. Borrar los límites entre Dios y la criatura”, dice.

Respecto al inmanentismo, afirma que es “lo contrario de la trascendencia”. “Nosotros decimos que Dios es trascendente y que es inmanente. Sin embargo, para el gnosticismo no existe esa trascendencia, todo es inmanencia, y llega a confundir lo natural y lo sobrenatural”.

Otro grave error del gnosticismo y de la Nueva Era, advierte Mons. Munilla, “es olvidar la herida que el pecado original ha dejado también en la naturaleza…. El hombre no está llamado a diluirse en las energías ni en la naturaleza, está llamado a reinar en el universo sin diluirse en él. Por medio del Bautismo somos sacerdotes, profetas y reyes; estamos llamados a transformar el mundo y a ofrendarle a Dios un mundo nuevo”, subraya.

Al gnosticismo y la Nueva Era le aterroriza el concepto de pecado. No acepta la idea de que Dios, un ser personal, se sienta ofendido por el mal hacer de los hombres, en parte porque no acepta que exista un mal hacer, en parte porque no acepta que Dios sea personal.

Pone un ejemplo que le contó una ex-practicante de la New Age, Asunción Ruiz, cuyo testimonio recomienda y que publicamos en Camino Católico. «Cuando Asunción propuso a unos compañeros de la New Age recitar el Avemaría, estaban dispuestos a hacerlo… pero sólo si se quitaba la frase ‘ruega por nosotros, pecadores’. No aceptaban que podamos ser pecadores», señala el obispo.

Finalmente, critica “el gnosticismo que se está introduciendo con fuerza en la nueva cultura, es muy soberbio”.

Vídeo del testimonio de Asunción Ruiz Ruiz que el obispo Munilla acompañó y que recomienda

Asunción Ruiz practicó el hinduismo, el budismo, el Reiki y la Nueva Era, pero tuvo un encuentro con Cristo en la Iglesia Católica


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen