El Papa bendice y ora por Lizzy Myers, niña de 5 años que perderá la vista y el oído por enfermedad degenerativa

Steve Myers, al papá de Lizzy ha asegurado que «tan pronto como el Papa se acercó dónde estaba Lizzy sentí una tranquilidad enorme. No sé ni cómo explicarlo. Vinimos buscando recuerdos inolvidables para Lizzy, algo que recordará siempre cuando todo cambie para ella pero lo que encontramos fue… Hemos visto varios milagros, lo creo personalmente y creo que lo que el Papa ha hecho por ella, si es que hay un milagro, será por lo que hoy ha pasado aquí”

6 de abril de 2016.- (TV 2000 / Camino Católico)   Al término de la Audiencia General de este miércoles, el Papa Francisco tuvo un breve y emotivo encuentro en la Plaza de San Pedro con Lizzy Myers, una pequeña niña de cinco años cuyo deseo era conocer personalmente al Pontífice. La menor aún no sabe que se quedará ciega y sorda a causa de una rara enfermedad llamada Síndrome de Usher tipo B.

La pequeña Elizabeth llegó al Vaticano junto a sus padres y su hermana menor gracias a una cadena de solidaridad internacional, donde participaron también UNITALSI (Unión Nacional Italiana para el traslado de los enfermos a Lourdes y a los Santuarios internacionales), una empresa que ofreció alojamiento y Turkish Airlines, que la trasladó desde su natal Ohio (Estados Unidos), hasta la capital italiana.

En las imágenes del vídeo se ve al Santo Padre acercarse al lugar dispuesto para los enfermos y personas con discapacidad en la Plaza de San Pedro hasta encontrarse con la niña, quien se levantó de su sitio para abrazar a Francisco. Ante la mirada emocionada de los padres, el Papa bendijo sus ojos, y oídos, le acarició el rostro y le regaló un rosario. El Santo Padre le preguntó: «Lizzy. ¿Qué estás haciendo aquí?”. Y luego añadió: «Rezaré por ti”. Posteriormente el Pontífice le pidió a la pequeña: «Reza por mí”.

Lizzy, le llevó un regalo, una pequeña caja con un trozo de meteorito. Después Francisco saludó a los padres de la niña a los que también pidió que recen por él. Y le hizo una pregunta a la hermana de Lizzy:  «¿Cómo te llamas?, ¿cómo te llamas? Qué Dios te bendiga”.

Steve y Christine, los padres, recordaban muy emocionados este inolvidable momento. Explicaron cómo ha vivido la familia este encuentro.

Steve Myers, al papá de Lizzy ha asegurado que «tan pronto como el Papa se acercó dónde estaba Lizzy sentí una tranquilidad enorme. No sé ni cómo explicarlo. Vinimos buscando recuerdos inolvidables para Lizzy, algo que recordará siempre cuando todo cambie para ella pero lo que encontramos fue… Hemos visto varios milagros, lo creo personalmente y creo que lo que el Papa ha hecho por ella, si es que hay un milagro, será por lo que hoy ha pasado aquí”.

Christine Myers, la mamá, ha relatado que «desde el principio de todo esto, ha sido la primera vez que he sentido paz”.Ha explicado también cómo surgió la idea de ver a Francisco: “va a una escuela católica, mi familia es católica por generaciones, así que ella ha crecido en la fe católica, y en su escuela hablan del Papa Francisco y que ha estado en Estados Unidos. Entonces, cuando le dijimos que haríamos un viaje a Roma y que en Roma vive el Papa, ella dijo ‘vamos entonces a ver al Papa’”..

Los padres señalaron que cuando se enteraron de la enfermedad de la niña, decidieron hacer una lista de cosas para ella antes de que perdiera el sentido de la vista y el oído, entre estas estaba el viaje a Italia.

Sin embargo, como relató Steve, nunca pensaron que podría hacerse realidad el encuentro con Francisco. Ambos padres recordaron que el Pontífice dijo que rezará por ellos, y aseguraron que también orarán por él.

En un principio, este encuentro estaba previsto para el miércoles 30 de marzo, pero un retraso en el vuelo obligó a mover la fecha.

Por su parte, el presidente de UNITALSI en Roma, Emanuele Trancali, dijo que la primera cura para las familias con hijos enfermos es “no dejarlos solos”. En una nota enviada por esta organización indicó que “seguramente invitaremos a la familia Myers a Lourdes con ocasión de nuestra peregrinación de octubre para hacer juntos un camino de esperanza y fe”.

En unos días volverán a Estados Unidos después de esta increíble experiencia. Dicen que continuarán mostrando el mundo a Lizzy antes de que sus ojos dejen de ver y sus oídos dejen de escuchar por completo.

Ver el vídeo y leer el texto completo de la catequesis del Santo Padre en la Audiencia General

 

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *