El Papa en hospital pediátrico bendice rosario para que un niño rece por él y administra a otro la vacuna contra la poliomielitis

“Vamos a hacer una cosa. Yo me llevo este rosario y se queda en un cajón pero cuando yo me muera se va a perder y yo no quiero que se pierda. Yo te lo voy a bendecir y te nombro custodio de mi rosario. Y vos me lo vas a cuidar. ¿De acuerdo? Y de vez en cuando reza por mí”

15 de febrero de 2016.- (13 TV  / Camino católico) Francisco visitó durante la tarde del domingo el hospital pediátrico Federico Gómez de Ciudad de México, el mismo que en 1979 visitó Juan Pablo II durante su primer viaje como Papa. La primera dama, Angélica Rivera lo recibió en la entrada y a continuación se sucedió un sinfín de gestos y regalos entre el Papa y los pequeños.

El Papa Francisco dijo a un niño que le regaló un rosario: “vamos a hacer una cosa. Yo me llevo este rosario y se queda en un cajón pero cuando yo me muera se va a perder y yo no quiero que se pierda. Yo te lo voy a bendecir y te nombro custodio de mi rosario. Y vos me lo vas a cuidar. ¿De acuerdo? Y de vez en cuando reza por mí”.

La primera dama Angélica Rivera afirmó ante el Papa que  “usted es grande por lo que dice pero es mucho más grande por todo lo que usted hace. Su mensaje de amor y de paz lo vamos a guardar aquí todos en nuestro corazón.”

El Papa dijo que el afecto, la «cariñoterapia”, es la mejor medicina: “Es tan importante la cariñoterapia, tan importante. A veces una caricia ayuda tanto a recuperarse”.

Francisco concluyó su discurso poniendo a prueba los conocimientos de los niños a través de un concurso de preguntas y respuestas: “¿Conocen al indio Juan Diego ustedes o no? A ver, levante la mano quien lo conozca. ¡Todos!”.

Sin embargo la visita no terminó ahí. En primer lugar el Papa en persona suministró la medicina contra la poliomielitis a Rodrigo, antes de darle un abrazo. Era la vacuna contra la poliomielitis y servía para inaugurar la campaña contra esta enfermedad. 

Después pasó a la zona donde están los enfermos más graves. Allí sucedieron varias de las escenas más conmovedoras de la visita, como este «Ave María” cantado por esta joven que dejó sin palabras al Papa y a las personas que lo acompañaron.

Después pasó a saludar a otro grupo de enfermos… y por último se retiró del hospital pero no en el papamóvil sino en este Fiat 500L.

Ver el vídeo y leer el texto completo de las palabras del Papa en el hospital pediátrico «Federico Gómez» 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *