El Papa en Santa Marta 15-5-18: «Un obispo no está para hacer “carrera eclesiástica” sino para servir»

* «No tenía nada Pablo, sólo la gracia De Dios  el valor apostólico, la revelación de Jesucristo y la salvación que el Señor le había dado. Cuando leo esto, pienso en mí porque soy obispo y debo despedirme. Pido al Señor la gracia de poderme despedir así. Pienso en los obispos, en todos los obispos. Que el Señor nos dé la gracia a todos de podernos despedir así, con este espíritu, como esta fuerza, con este amor a Jesucristo, con esta confianza en el Espíritu Santo»

Video traducido y editado por Laudate Dominum

15 de mayo de 2018.- (Caminocatólico.com) El Papa Francisco concentra su homilía de hoy en la capilla de la Casa de Santa Marta en la despedida de Pablo de los ancianos de la Iglesia, para ir a Jerusalén, sabiendo que no volverá a verles más, y “obligado por el Espíritu”. El apóstol da testimonio de la obediencia al Espíritu Santo y del amor por el rebaño. Recemos para que sea así para todos los obispos, dice Francisco. “Es un relato fuerte, un relato que llega al corazón; es también un relato que nos hace ver el camino de cada obispo a la hora de despedirse”.

En el relato se narra cuando Pablo convoca en Éfeso a los ancianos de la Iglesia, los presbíteros. Hace una reunión del Consejo presbiteral para despedirse de ellos, y en primer lugar hace una especie de examen de conciencia, dice lo que ha hecho por la comunidad y lo somete a su juicio. Pablo parece un poco orgulloso, dice Francisco, en cambio es objetivo. Alardea solo de dos cosas: “de sus pecados y de la cruz de Jesucristo que le ha salvado”.

Después explica que ahora, “obligado por el Espíritu”, debe ir a Jerusalén. Y el Papa comenta: “Esta experiencia del obispo, el obispo que sabe discernir el Espíritu, que sabe discernir cuándo es el Espíritu de Dios el que habla, y que sabe defenderse cuando habla el espíritu del mundo”.

Pablo sabe, de algún modo, que está yendo “hacia la tribulación, hacia la cruz, y esto nos hace pensar en la entrada de Jesús en Jerusalén, ¿no? Él entra para sufrir, y Pablo va hacia la pasión”. El apóstol – continua Francisco –: “se ofrece al Señor, obediente. Ese obligado por el Espíritu. El obispo que sigue adelante siempre, pero según el Espíritu Santo. Este es Pablo”.

La despedida: velen por el rebaño                       

Finalmente el apóstol se despide, entre el dolor de los presentes, y da consejos, su testamento, que no es un testamento mundano, dejarles bienes materiales.

“No aconseja: “Esto que dejo dénselo a este, esto al otro…”. El testamento mundano. Su gran amor es Jesucristo. Su segundo amor, el rebaño. “Velen por sí mismos y todo el rebaño”. Velen por el rebaño; son obispos por el rebaño, para guardar el rebaño, no para escalar en una carrera eclesiástica, no”.

Pablo confía a Dios a los presbíteros, seguro de que Él los guardará y los ayudará. Después vuelve a su experiencia, diciendo que no deseaba para sí “ni plata ni oro ni vestido de nadie”.

“El testamento de Pablo es un testimonio. Es también un anuncio. Es también un desafío: “Yo hice este camino, continúen ustedes”. ¡Qué lejos está este testamento de los testamentos mundanos!: “Esto lo dejo a ese, esto al otro, esto a ese otro …”, muchos bienes. No tenía nada Pablo, sólo la gracia De Dios  el valor apostólico, la revelación de Jesucristo y la salvación que el Señor le había dado”.

“Cuando leo esto, pienso en mí” – afirma Francisco –  “porque soy obispo y debo despedirme”. Y concluye:

“Pido al Señor la gracia de poderme despedir así. Y en el examen de conciencia no saldré vencedor como Pablo que… Pero, el Señor es bueno, es misericordioso, pero … Pienso en los obispos, en todos los obispos. Que el Señor nos dé la gracia a todos de podernos despedir así, con este espíritu, como esta fuerza, con este amor a Jesucristo, con esta confianza en el Espíritu Santo”.

Comentarios 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Bela homilia que sempre sai de um grande coração, um coração de verdadeira humanidade que ama o caminho que escolheu, vive esse caminho com humildade e doçura para com o rebanho que lhe foi confiado! É preciso de vez enquanto dar puxão de orelhas chamar todos nós ao sentido do caminho da vida como caminhar com o Espírito Santo, ser amigo desse Jesus que nos ama. Todos nós viemos para amar viver em humildade porque só a humildade faz de nós bons filhos de Deus! A humildade não nos encaminha para fazer uma carreira pela vida mundana, pois muitas dessas coisas do mundo são verdadeira podridão que faz de nosso coração um coração sombrio, porque perdemos a verdadeira luz do Espírito Santo, perdemos o sentido verdadeiro da fé em Cristo porque estamos voltados para outras vaidades que não é o caminho de Deus. Todos nós temos que enfrentar os desafios e leva-los pelo bom caminho tentar sempre ter força para agradar ao Senhor, ele conhece nosso coração, sabe se somos bons pastores, e bom rebanho. Creio que Jesus no meio de nós muitas vezes fica triste por ver-nos em caminho do mal, caminho que leva há perdição, envergamos pelo egoísmo grandezas que nada têm a ver connosco. Maria nosso caminho que nos ajuda a ser discípulos de Cristo como nossos antepassados. Rezemos pela Igreja por todos os Bispos sacerdotes para que vivam o caminho de Cristo como os votos de pobreza que fizeram, uma pobreza olhando o rebanho com amor como Jesus. Amém obrigado