El Papa pide perdón en el acto penitencial de la Misa en Irlanda por abusos en la Iglesia y por los chicos alejados de sus madres

* «Pedimos perdón por algunos miembros de la jerarquía que no se hicieron cargo de estas situaciones dolorosas y guardaron silencio. Pedimos perdón. Pedimos perdón por los chicos que fueron alejados de sus madres, y por todas aquellas veces en las cuales se les decía a muchas madres solteras, que tratar de buscar a sus hijos de los que habían sido alejados, o a los hijos que habían sido alejados de sus madres, decirles que era pecado mortal. ¡Esto no es pecado mortal, es cuarto mandamiento!. Pedimos perdón»

Video completo de la transmisión en directo de  13 TV  con la homilía del Papa traducida al español

26 de agosto de 2018.- (Camino Católico)  El Papa Francisco pidió de nuevo, esta vez de forma solemne, perdón por los abusos cometidos por miembros de la Iglesia contra personas inocentes, en especial, los abusos sexuales contra menores. El acto penitencial al comenzar la Misa de conclusión del Encuentro Mundial de las Familias en el Parque Fénix de Dublín este domingo 26 de agosto ha sido el momento elegido por el Santo Padre para pedir perdón por todo tipo de abusos cumpliendo así personalmente lo que pidieron ocho víctimas con las que se reunió. En el vídeo de  13 TV se visualiza y escucha todo el acto penitencial de la Misa con las peticiones de perdón del Santo Padre, cuyo texto completo es el siguiente:

Ayer estuve reunido con 8 personas sobrevivientes de abusos de poder, de conciencia y sexuales. Recogiendo lo que ellos me han dicho, quisiera poner delante de la misericordia del Señor estos crímenes, y pedir perdón por ellos.

Pedimos perdón por los abusos en Irlanda, abusos de poder y de conciencia, abusos sexuales por parte de miembros cualificados de la Iglesia. De manera especial pedimos perdón por todos los abusos cometidos en diversos tipos de instituciones dirigidos por religiosos y religiosas y otros miembros de la Iglesia, y pedimos perdón por los casos de explotación laboral a los que fueron sometidos tantos menores.

Pedimos perdón por las veces en que, como Iglesia, no hemos brindado ayuda a los sobrevivientes de cualquier tipo de abuso, con compasión, búsqueda de justicia y verdad con acciones concretas. Pedimos perdón.

Pedimos perdón por algunos miembros de la jerarquía que no se hicieron cargo de estas situaciones dolorosas y guardaron silencio. Pedimos perdón.

Pedimos perdón por los chicos que fueron alejados de sus madres, y por todas aquellas veces en las cuales se les decía a muchas madres solteras, que tratar de buscar a sus hijos de los que habían sido alejados, o a los hijos que habían sido alejados de sus madres, decirles que era pecado mortal. ¡Esto no es pecado mortal, es cuarto mandamiento!. Pedimos perdón.

El Señor mantenga y acreciente este estado de vergüenza y de compulsión, y nos dé la fuerza para trabajar para que nunca más sucedan y para que se haga justicia. Amén.

Francisco

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *