Fabien no iba a la iglesia, su hija de 8 años le pide ir a catequesis y a misa, acompaña una peregrinación sin querer involucrarse, hace adoración y se confiesa por primera vez

* «Al sacerdote que me recibe le explico que, a pesar de tener 40 años, va a escuchar mi primera confesión. Me dedica todo el tiempo necesario. Siento entonces como una mano sobre el hombro y alguien que me dice: “Aquí estoy. Y ¿si continuamos juntos?” Tras esta confesión y el descubrimiento de la adoración, las cosas no pueden ser en mi vida como eran antes. Está clarísimo. Me bautizaron a los 13 días de nacer, pero no recibí ninguna educación cristiana. Voy camino a lo desconocido, pero muy confiado. A mí y a mi esposa se nos propone prepararnos para la confirmación y la primera comunión. Una gran felicidad»

Camino Católico.-  La de Fabien no es la historia de un hombre al borde del abismo personal o militantemente alejado de Dios y que vive un espectacular camino de Damasco. Es la historia de un hombre normal en una familia feliz, pero donde Dios no estaba. Y su forma de aparecer fue de lo más cotidiano, según el propio testimonio del implicado, recogido por Laurence Meurville para L’1visible, que traduce Carmelo López-Arias en Religión en Libertad:

Dios se invitó a nuestra vida

Todo iba bien en nuestra vida: trabajo, pareja, familia… Con mi mujer Karine y nuestras dos hijas, éramos felices. A los 8 años, nuestra hija mayor, Liana, nos dice que quiere ir a catecismo con uno de sus amigos de judo. Para nosotros, que no teníamos ningún contacto con la Iglesia, es una gran sorpresa, pero ni nos planteamos contrariarla. Ella se compromete a ir a misa una vez al mes. Nosotros la dejamos en la iglesia y esperamos en la cafetería de enfrente a que la misa termine.

Conductor de peregrinos

Un día, el cura de la parroquia me pide si puedo llevar a los jóvenes en peregrinación. Yo era conductor, así que acepto. ¡Tengo un buen número de peregrinaciones en mi haber y respeto a las personas creyentes!

Una vez allí, pienso que, como de costumbre, mi trabajo ha terminado hasta el trayecto de vuelta. Pronto me doy cuenta de que el sacerdote cuenta conmigo para ayudarle a controlar a los jóvenes… Acepto por cortesía, y así me entero del programa: vigilia, adoración, confesión…Vamos con los jóvenes a una capilla y me explican en términos sencillos en qué consiste la adoración eucarística: “Pasar una hora sentado en un banco mirando una hostia…”

“Aquí estoy”

Curiosamente, enseguida me encuentro a gusto. Sentado en ese banco, me siento bien. Al cabo de un cierto tiempo, se me presenta como evidente que tengo que confesarme para pedir perdón a Dios por primera vez en mi vida. Al sacerdote que me recibe le explico que, a pesar de tener 40 años, va a escuchar mi primera confesión. Me dedica todo el tiempo necesario. Siento entonces como una mano sobre el hombro y alguien que me dice: “Aquí estoy. Y ¿si continuamos juntos?”

Tras esta confesión y el descubrimiento de la adoración, las cosas no pueden ser en mi vida como eran antes. Está clarísimo. Me bautizaron a los 13 días de nacer, pero no recibí ninguna educación cristiana. Voy camino a lo desconocido, pero muy confiado. Presionado interiormente por todo lo que me sucede, me planteo muchas preguntas, pero no tengo miedo.

La sorpresa

A mi regreso, no sé cómo contarle a mi esposa lo que acabo de vivir. Aunque la conozco bien, no tengo ni idea de cómo puede reaccionar…

Al cabo de una o dos semanas, me decido a lanzarme. Recibo entonces la sorpresa y la alegría de escuchar cómo me responde: “Yo también tengo algo que decirte…” En efecto, un domingo, durante uno de mis desplazamientos, había terminado por ir a misa con nuestra hija. Se había sentido muy bien y se había echado a llorar. En resumen, ella también había vivido un encuentro con Dios.

Ese momento de intercambio de nuestras experiencias espirituales respectivas quedó grabado en nuestro corazón. Para nosotros es una suerte increíble haber hecho el camino al mismo tiempo, cada uno por su lado. Ya éramos felices juntos, pero al hacernos descubrir Su presencia a nuestro lado, Dios nos colmó de alegría y reforzó nuestra unión.

Los sacramentos

Karine y yo comenzamos entonces a ir a misa los domingos. No comprendemos nada. Es como un universo extraño. Quiero saber por qué se hace tal gesto en tal o cual momento, etc. Los fieles responden con paciencia a todas nuestras preguntas o, cuando no lo saben, nos lo dicen con franqueza. Se nos propone prepararnos para la confirmación y la primera comunión. Una gran felicidad.

Hoy, cada uno de nosotros tiene una tienda. Yo he puesto una cruz encima de la caja registradora y eso da lugar a conversaciones muy hermosas. Muchos no conocen a Dios. No se les puede reprochar no tener sed, porque jamás han gustado de Su amor. Somos nosotros, los cristianos, quienes tenemos que suscitar en ellos el deseo de conocerle a través de nuestros actos y de toda nuestra vida.

Fabien

Traducción de Carmelo López-Arias

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *