Felix Qaiser, periodista pakistaní católico que huyó para proteger a su familia, da testimonio ante el Papa: “Fui considerado una amenaza para el Islam”

“Nuestros hermanos cristianos necesitan de nuestra ayuda, estoy aquí para testimoniar su sufrimiento y la misericordia de Dios”

6 de mayo de 2016.- (Popular TV R. Murcia / Radio Vaticano / Camino Católico) La tarde del jueves 5 de mayo en la Basílica de San Pedro el Papa Francisco presidió la Vigilia de oración “para enjugar las lágrimas” en el que escuchó varios intensos testimonios que lo conmovieron. El segundo testimonio fue el del pakistaní Felix Qaiser, quien se presentó acompañado de su familia. Cuando cubría la realidad de la minoría católica, fue víctima “de la violencia brutal y la persecución que promueve la ley de blasfemia”.

La ley de Blasfemia en Pakistán agrupa varias normas contenidas en el Código Penal inspiradas directamente en la Shariah –ley religiosa musulmana– para sancionar cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán, incluso con la pena de muerte. La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana. El contexto era “violencia, persecución y abuso de la ley anti blasfemia, arma política contra las minorías no musulmanas”, reconoció.

Por su trabajo, Felix recibió un premio en 2007 y “fui considerado una amenaza para el Islam”. Cuando acudió a la policía nadie le hizo caso y finalmente tuvo que huir y se dirigió a Roma donde poco a poco van forjando su futuro.

“Nuestros hermanos cristianos necesitan de nuestra ayuda, estoy aquí para testimoniar su sufrimiento y la misericordia de Dios”,añadió Qaiser, padre de dos jóvenes que crecen lejos del odio religioso en un país extranjero, Italia.

Ver el vídeo y leer el texto completo de la meditación del Santo Padre en la Vigilia “para enjugar las lágrimas”

Ver el vídeo completo del testimonio ante el Papa Francisco de la familia Pellegrino que vivió el suicidio de un hijo de 15 años y como Dios con su amor les consoló y levantó

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *