Fernando Santos, seleccionador portugués en Qatar: «Pido a Dios que me llene del Espíritu Santo, me dé los dones de sabiduría, humildad, perseverancia y que me sostenga»

* «Recibí la gracia santificante con mi bautismo, entonces había algo de fe, pero en términos de una fuerte convicción, creencia en Dios, eso solo vino cuando me di cuenta de que lo que define al cristianismo es la Resurrección de Cristo; su Pasión, muerte y Resurrección. Hubo un tiempo en que nunca había oído hablar realmente de la Resurrección, o al menos nunca me la había tomado muy en serio. Tampoco tomé en serio la noción de la presencia viva de Cristo en cada uno de nosotros. Siempre pensé que era algo muy lejano, y no se me ocurrió que pudiera tener un encuentro personal con Él»

Camino Católico.-  La selección de Portugal es una de las 32 participantes en el Mundial que se está celebrando en Qatar. Con Cristiano Ronaldo como líder en el campo, los lusos tienen a Fernando Santos mandando en el banquillo. Un seleccionador que logró hacer campeón al país en la Eurocopa de 2016 y que profesa una gran fe en Dios. 

El entrenador portugués, de 68 años, ha concedido, el lunes 21 de noviembre de 2022, una entrevista a la web The Pillar donde asegura que su objetivo en la vida es «hacer su hogar en la Nueva Jerusalén». Santos ha hablado sobre su fe, que le llegó ya de mayor cuando asistió a un retiro de Cursillos, sobre las cuestiones éticas que plantea jugar en Qatar y sobre la religiosidad y supersticiones que se viven en el mundo del fútbol.

Santos jugó de joven como defensa y tras retirarse comenzó una exitosa carrera como entrenador (dirigiendo a Benfica, Sporting y Oporto).

Fernando Santos nació en una familia cristiana donde la vida religiosa no era particularmente intensa, aunque sí seguía los cánones de la católica sociedad lusa tal y como explicamos en Camino Católico. Hizo la Primera Comunión, le enseñaron el catecismo y recibió la Confirmación, pero precisamente por un enfado en la catequesis durante la representación de una obra de teatro empezó a alejarse de la Iglesia. Sin embargo, nunca dejó de rezarle a su Ángel de la Guarda, porque sin sus oraciones infantiles no se dormía. Se casó por la Iglesia, bautizó a sus hijos y los formó cristianamente, pero sin sentirse él personalmente cercano a Cristo. Algo que comenzó a cambiar precisamente cuando su hija mayor (hoy juez, fue una de las más jóvenes del país) empezó a prepararse para la Confirmación.

Porque la familia es esencial en su vida y en la vida de todos: «Todo empieza ahí. Si no conseguimos cambiar en el seno de la familia, difícilmente vamos a conseguir cambiar la familia mayor que nos rodea, que es la sociedad».

El paso sacramental de su hija le puso en contacto con un sacerdote, conversó con él, leyó algún libro que le prestó… y se dio cuenta de que no quería asistir al sacramento de la niña desde fuera. Tras muchos años de escasa práctica de la fe, empezó a ir a misa con su mujer, Guilhermina, pero no se sentía a gusto: «Veía a la gente acercarse a comulgar, y yo no iba…» Al cabo de un tiempo se confesó.

Aquel año de 1994 fue malo para él. Después de siete años entrenando al Estoril Praia, que había sido también su último equipo como jugador, fue despedido. Llevaba veinte años vinculado al club y fue un mazazo muy fuerte. Unos amigos que acudieron a su casa a consolarle le sugirieron aprovechar la ocasión para hacer un Cursillo de Cristiandad. Allí es donde su vida realmente cambió.

«Fui sobre todo para poner mi cabeza en orden… y de lo que me di cuenta es de que Cristo está vivo en cada uno de nosotros…  «Entonces comprendí que tenía que alimentar mi fe, y que podía alimentar mi fe con la Eucaristía». Empezó  a frecuentar aún más la misa y a comulgar con regularidad.

Fernando Santos con su esposa Guilhermina

– Cuando Portugal ganó la Eurocopa de fútbol de 2016, leíste una carta en la rueda de prensa que terminaba: “Por último, pero sobre todo, quiero decirle unas palabras a mi mejor amigo y a su madre. Dedicarle esta victoria y agradecerle por haberme elegido y por haberme dado los dones de sabiduría, perseverancia y humildad para guiar a este equipo, y por haberme guiado e iluminado. Espero y deseo que sea para la gloria de Su nombre”. ¿Escuchaste algún comentario negativo por eso?

– Ninguno en absoluto, de nadie.

– ¿Y qué hay de comentarios favorables?

Sí, lo hice, especialmente de aquellos que comparten mis creencias. Aunque esto no era nada nuevo, la gente me conoce y saben cuáles son mis creencias y que no las cambio, especialmente en lo que se refiere a la fe.

– Un escéptico diría que es fácil agradecer a Dios cuando ganas. ¿Qué tal cuando pierdes? ¿Puede ser eso también para la mayor gloria de Dios?

– Por supuesto. Lo primero que hago en la mañana cuando me levanto es confiar mi día a Dios, y lo último que hago en la noche es agradecer a Dios por mi día. Me pasan muchas cosas buenas durante el día, pero también muchas cosas malas. ¡Ay de nosotros que tenemos fe si dejamos que eso nos afecte!

Los caminos de Dios son diferentes a los nuestros. Puede haber cosas que creo que serían buenas para mí, pero Dios lo ve diferente. Hubo un tiempo, hace años, cuando le daba gracias a Dios solo por las cosas buenas que me pasaban, pero la mayor parte del día no pensaba en Él para nada.

Fernando Santos  haciendo declaraciones

– Cuando rezas antes o durante un partido de fútbol, ¿por qué estás orando? Seguramente no esperas que Dios tome partido.

– Orar es hablar con Dios, y eso es algo que hago todo el tiempo. En casa, en el coche, en cualquier momento, es algo íntimo. También están las oraciones de rezo, el Padrenuestro, que Él nos enseñó, o el Avemaría. Pero lo que hago principalmente, durante el día, es simplemente hablar con Dios y entregarme a él.

Por supuesto, también podemos pedirle cosas, eso es lo que Él nos enseña en el Padrenuestro, y en el Evangelio se nos dice que pidamos y recibiremos, llamemos y la puerta se abrirá. Es Él quien nos dice que pidamos las cosas y la Oración tiene el poder de conquistar a Dios en el buen sentido.

Lo que siempre pido es que me llene del Espíritu Santo y me dé el don de la sabiduría —de Su sabiduría, la sabiduría de la humildad— y el don de la fortaleza, la determinación, la perseverancia. Esto es lo que pido todos los días, que Él me sostenga.

Por supuesto, todos sabemos que Dios nunca tomaría partido en un partido de fútbol. De lo contrario, ¿qué haría Él cuando dos personas oraran de la misma manera por equipos opuestos? Pero si creemos, si tenemos fe, entonces podemos estar atentos a Sus señales.

– Hay mucha superstición en el fútbol, ​​y a menudo vemos a los jugadores u otras personas involucradas en el juego usando la religión para la suerte…

– Ni siquiera clasificaría eso como religión.

– Pero, ¿alguna vez sientes que corres ese riesgo de desdibujar las líneas? ¿De depositar la esperanza de éxito en los rituales religiosos?

– No, porque pasé muchos años del otro lado. No tenía verdadera fe, o tenía muy poca. Recibí la gracia santificante con mi bautismo, entonces había algo de fe, pero en términos de una fuerte convicción, creencia en Dios, eso solo vino cuando me di cuenta de que lo que define al cristianismo es la Resurrección de Cristo; su Pasión, muerte y Resurrección.

Hubo un tiempo en que nunca había oído hablar realmente de la Resurrección, o al menos nunca me la había tomado muy en serio. Tampoco tomé en serio la noción de la presencia viva de Cristo en cada uno de nosotros. Siempre pensé que era algo muy lejano, y no se me ocurrió que pudiera tener un encuentro personal con Él.

En esos días, yo tenía mis supersticiones. Usaba la misma ropa, tomaba la misma ruta, entraba por la misma puerta. Pero creo que esto pasa en muchas actividades, no solo en el fútbol. Las plazas de toros tienen capillas. En el teatro, siempre adelantan primero el pie derecho y usan ciertas expresiones. Eso no es lo que quiero decir cuando hablo de la fe.

Tengo fe en Jesucristo. Sé que Él resucitó de entre los muertos, y sé lo que Él quiere para mi vida, y eso es lo que trato de hacer para que un día yo también pueda resucitar de entre los muertos y vivir en la Nueva Jerusalén.

Fernando Santos con el greco ortodoxo Fr. Yosef en Grecia / Foto: Cortesía de Fernando Santos

– ¿Alguna vez has sentido que necesitabas ocultar tu fe?

– Hace varios años, invité a algunos amigos a mi casa de fin de semana en mi casa en el campo y el domingo me salté la misa. Mi esposa me preguntó al respecto y le dije que sería incómodo ir y dejar a nuestros invitados solos en casa, así que no fui. Pero luego me di cuenta de lo estúpido que estaba siendo. La próxima vez que tuvimos amigos, y cada vez desde entonces, voy a misa y si mis amigos no quieren ir, se quedan. Tenemos que respetar nuestras diferencias, pero nunca vacilar en nuestras creencias. Por supuesto, si surge la oportunidad de hablar de esto, entonces podemos hablar y cada uno defender sus puntos de vista.

Pasé muchos años dirigiendo equipos en Grecia. Y lo primero que hice cuando llegué fue avisar a la junta directiva que el domingo por la mañana necesitaba que alguien me llevara a la iglesia católica y me trajera de regreso. Eran ortodoxos, y siempre me respetaron y cumplieron.

– Como entrenador, pasas mucho tiempo con los jugadores, especialmente en grandes torneos como este. ¿Alguna vez usas ese tiempo para compartir tu fe?

– Eso está fuera de discusión, ya sea en selecciones nacionales o en clubes. No puedo aparecer en el vestuario y empezar a hablar de religión, porque hay jugadores que no tienen ninguna fe, otros tienen creencias diferentes, entonces este no es el lugar adecuado para este tipo de diálogo.

– Pero un jugador que conoce tus creencias religiosas podría buscarte y pedirte hablar. ¿Eso sucede?

Eso es diferente, sí, eso ha pasado. Desde que entreno a Portugal, durante los grandes torneos, todos los domingos voy a misa. Todos los jugadores saben que voy. Todo el mundo lo sabe. Mi fe está abierta para que todos la vean. La gente sabe que soy católico. Ellos saben lo que creo. Saben que voy a misa. Saben todo sobre mí. Eso es lo importante. Sin embargo, estaría mal que ocultara estas cosas cuando estoy con ellos, y eso es algo que nunca haré.

Entonces, sí, a veces, durante todos estos años, los jugadores me hacen preguntas o charlamos sobre cosas. Y eso incluye a los jugadores que tienen una fe diferente. Por ejemplo, todos los jugadores griegos que dirigí eran ortodoxos y eso no limitó mis conversaciones con ellos. Todo lo contrario.

Fernando Santos en Tierra Santa / Foto:  Cortesía de Fernando Santos.

– ¿Qué aprendiste de esa experiencia en Grecia, un país profundamente cristiano pero no católico?

– Ese fue probablemente el lugar donde tuve más conversaciones sobre la fe, porque compartimos alrededor del 99% de nuestras creencias. A menudo hablábamos de por qué estamos divididos, me hacían preguntas e intercambiábamos opiniones. Este tipo de diálogo ecuménico era muy común.

Fui a pasar unos días al Monte Athos, que fue muy especial para mí. Fui con algunos amigos griegos, incluidos dos monjes ortodoxos. Dormimos en un pequeño monasterio y fue una experiencia fantástica. Nos quedábamos despiertos hasta la madrugada charlando sobre la fe, la Iglesia, la ortodoxia y otras religiones. Son cosas que nos acercan más. Somos, después de todo, hermanos en Cristo.

Una vez viajaba por Grecia con dos sacerdotes católicos portugueses que me visitaban para hacer el camino de San Pablo. Uno de mis amigos más cercanos, el hermano Yosef, es un monje ortodoxo que vive en uno de esos monasterios, donde me había alojado varias veces. Pero cuando aparecí con mis amigos sacerdotes católicos, fue bastante incómodo. No es que no fuéramos bienvenidos, pero había cierta tensión. Yo era el único que parecía sentirse como en casa.

Entonces recordé que a todos les encantaba el fútbol. Mis dos amigos apoyaban al Sporting de Lisboa , y el monje griego era hincha del Panathinaikos , y ambos clubes visten de verde. Cuando mencioné ese tema, el monje griego dijo: “¡Pues bien, compartimos una pasión por el verde!”. A partir de ese momento, la tensión se evaporó y pronto nos invitó a quedarnos a cenar.

Otra vez que estaba visitando ese mismo monasterio, el abad me preguntó si quería ir con ellos a otro monasterio en lo profundo del bosque que normalmente es inaccesible para los turistas. Dije que sí, por supuesto. Cuando llegamos, no sé si me estaba probando, pero mencionó que el monasterio estaba dedicado a San Simeón Santa Ana , y yo le comenté que ellos eran los que estaban en el Templo cuando Jesús fue presentado.

Pareció sorprendido y preguntó: “¿Cómo sabes estas cosas?” Y respondí: “Supongo que mi Biblia es más o menos igual a la tuya”. Así fue como me gané su respeto.

A menudo tomaba mi Biblia y me sentaba a tomar un café, y ellos venían a mí y conversaban sobre religión. Este es el tipo de diálogo que construye puentes, porque la mayoría de nuestras creencias son las mismas. Creemos en la Resurrección. Si os habéis casado con sacerdotes o no, si el Espíritu Santo procede del Padre o del Padre y del Hijo , todo esto palidece en comparación con la creencia común en la Resurrección.

Fernando Santo, seleccionador de fútbol de Portugal

– Esta es la primera vez que se juega una Copa del Mundo en un país de mayoría musulmana. ¿Ha recibido alguna instrucción de no mostrar signos externos de religiosidad?

– Definitivamente no. Ni de la FIFA, ni de la Federación Portuguesa . Y no creo que eso pueda pasar. Pero incluso si sucediera, no cumpliría.

Por supuesto, no voy exactamente a salir a la calle y empezar a predicar. Tenemos que tener respeto y no hacer nada que ofenda la cultura local, de la misma manera esperamos que no vengan a ofender la nuestra.

– Esta Copa del Mundo ha sido muy criticada. El diario británico The Guardian reveló que 6.500 trabajadores migrantes murieron en Qatar desde que se anunció que el país sería sede del torneo. Al menos 37 de estas muertes fueron de inmigrantes que trabajaban directamente en los estadios, pero se cree que la mayoría se debió a las obras de infraestructura masivas vinculadas a la competencia. La mayoría de los cristianos en Qatar son inmigrantes y muchos de los que murieron habrían sido cristianos ¿Son estas cosas las que te preocupan?

– Los derechos humanos son definitivamente algo que me preocupa. Hace más de un año participé en una campaña en defensa de los derechos humanos. Obviamente, todos estos temas que tienen que ver con la tolerancia y los derechos humanos me preocupan, en el sentido de que lucho por mejorar, y eso es muy importante.

Todos deberíamos preocuparnos por esto y hablar en contra de las cosas con las que no estamos de acuerdo, pero también hay muchas oportunidades para tratar de cambiar las cosas para mejor. Tener la actitud correcta puede hacer que los demás entiendan que están haciendo las cosas de manera incorrecta.

fernando santos Aleksandr Veprev a través de Wikimedia (CC BY-SA 4.0).

– ¿Y es esta Copa del Mundo una gran oportunidad?

– Creo que podría ser. Depende de la buena voluntad de todos los involucrados. Como dije, no se trata de ocultar nuestras creencias y quiénes somos, pero si podemos tomar medidas para que las cosas mejoren, ya sea en Qatar o en cualquier otro lugar, entonces eso es lo que tenemos que hacer todos.

Fernando Santos, campeón de Europa con Portugal: «Cuando voy a Fátima me propongo dejarme guiar y atender su mensaje: que todo se haga a gloria de su hijo»

Fernando Santos, el victorioso técnico portugués que se convirtió al confirmarse su hija: Reza a gusto ante el sagrario «porque Él está ahí»


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen