Fumata blanca y repique de campanas en San Pedro a las 19’07 de la tarde: «Habemus Papam» a la quinta votación

Alrededor de las 19’50 horas de la tarde se espera el anuncio del nombre de quien ha sido elegido Papa en el balcón central de la basílica vaticana, unas palabras del nuevo del Pontifice y la bendición Urbi et Orbi

13 de marzo de 2013.- (13 TV / Camino Católico«Habemus Papam».La Iglesia Católica ya tiene nuevo Papa. El humo blanco salido por la chimenea de la Capilla Sixtina a las 19’07 de la tarde y el repicar de campanas en San Pedro confirman que los 115 cardenales electores han llegado a un acuerdo en la quinta votación, en el segundo día del cónclave. Millones de fieles de todo el mundo esperan ahora impacientes conocer la identidad del sucesor de Benedicto XVII.

Miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro del Vaticano han recibido con gritos y aplausos entusiastas la elección del nuevo Papa y esperan ver aparecer en el balcón central de la basílica de San Pedro  -en unos 40 minutos,  entorno a las 19’50- al cardenal protodiácono, el francés Jean-Louis Tauran, si no es el elegido, encargado de anunciar al mundo el nombre del nuevo Papa con la fórmula:  Annuntio vobis gaudim magnum: habemus Papam: Emnimentisismum ac Reverendisimum Dóminum…(y citará en latín el nombre del cardenal elegido), Sanctae Romanae Ecclesiae cardinalem (apellido), qui sibi nomen imposuit… (nombre elegido como Papa).  Y con unas palabras del nuevo Pontífice y la bendición Urbi et Orbi concluirá la elección del sucesor de Pedro.

Después de dos fumatas negras, una en la tarde de ayer martes  (tras una votación) y otra en la mañana de hoy miércoles (tras dos votaciones), los 115 cardenales electores han llegado a un acuerdo para designar al nuevo pontífice en su quinto intento. El elegido ha contado con el apoyo de al menos 77 purpurados, dos tercios de los votos de los presentes en el cónclave.

Tras el recuento y según establece el ritual, en el interior de la Capilla Sixtina, el Cardenal Decano de todos los presentes ha pedido su consentimiento al elegido en nombre de todo el Colegio: «¿Aceptas tu elección canónica para Sumo Pontífice?». Y antes de levantar acta se le ha preguntado con qué nombre quiere ejercer su pontíficado. A continuación, según marca la tradición, todos los cardenales realizan un gesto de respeto y obediencia ante el nuevo Papa.

Una cosa que está prevista este año y que es nueva y muy significativa es que el Papa electo al salir de la Capilla Sixtina para ir al balcón, pasa primero por la Capilla Paulina donde está el Santísimo Sacramento y se detiene unos instantes de oración personal en silencio.

Comentarios 0