Gabriel Martínez era ateo, comunista, partidario de la libertad sexual y creía que la religión era el opio del pueblo, pero su novia lo llevó a Cristo

Camino Católico Gabriel Martínez es padre de familia y economista. Su padre era ateo y comunista, ideología que transmitió a su hijo. En el instituto formó parte de la Unión de Juventud Maoísta y participaba en manifestaciones de izquierda. A sus ideas políticas acompañaban también las de la libertad sexual y la homosexualidad. 

Creía firmemente que la religión era el opio del pueblo. Cuando empezó a salir con una chica católica, vivió la relación como un reto, intentando convencerla de su error. ¿Cómo cambió de idea? Escucha su testimonio en el programa de «Cambio de agujas» de esta semana de H. M. Televisión.

Fuente:Eukmamie
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *