Javier Villanueva: «María Auxiliadora me llevó de la mano al Seminario para ser sacerdote. Siento que la Virgen me sigue acompañado cada día»

* «María Auxiliadora para mí es un pilar fundamental de mi espiritualidad y de la espiritualidad que se va formando para ser sacerdote, porque yo creo que la Virgen no es un elemento accesorio, es uno de los elementos fundamentales de todo cristiano, cuanto más de un sacerdote o de alguien que se lo plantea. Yo creo que la advocación de María Auxiliadora nos ayuda a tomar conciencia de que nosotros somos, como la Virgen, auxiliadores, porque salimos a los demás, salimos de la Iglesia a dar ese auxilio que es el Señor, el Señor que se hace presente día a día y que te quiere salvar a ti y a mi»

Testimonio de Javier Villanueva en el programa “Iglesia al día” de 13 TV

Camino Católico.-  A Javier Villanueva, seminarista de tercer curso del seminario de Málaga, su devoción a María Auxiliadora le guió en el camino hacia el sacerdocio: «María Auxiliadora me llevó de la mano al Seminario para ser sacerdote» dice a Beatriz Lafuente en Diócesis de Málaga, a quien cuenta su llamada vocacional. Precisamente, lo hace el 24 de mayo de 2022, día en que se celebra la fiesta de Santa María “Auxilio de los cristianos”, «este día el papa Pío VII volvió a entrar en Roma tras ser secuestrado por Napoleón Bonaparte» explica.

– ¿De dónde viene su devoción a María Auxiliadora?

– Desde niño. Recuerdo que, cuando era monaguillo, ya iba a las novenas que se organizan en Ronda, donde nací, que son multitudinarias. Los rondeños le tenemos mucha devoción.

– ¿Por qué dice que María Auxiliadora le llevó al Seminario?

– Porque siendo un niño fue un salesiano el que me preguntó si yo quería ser sacerdote, y en ese momento le dije que no. Recuerdo que era mayo, eran los días de la novena, y esa pregunta me caló. Al final de la novena, me lo volvió a preguntar y le dije que sí. Así empecé en la comunidad salesiana y estuve varios años en el colegio de los Salesianos de la Santísima Trinidad de Sevilla.

– Entonces, ¿cómo llegó al Seminario de Málaga?

– Me rondaba la idea de ser sacerdote diocesano, pero no lo tenía claro, y volvió a ser Ella. Un día iba camino del Santuario de María Auxiliadora cuando me crucé con un sacerdote diocesano, Salvador Guerrero. Él me llevó al Seminario de Málaga y supe que era mi lugar.  Desde el primer momento me enamoré de la realidad que se vive en el Seminario de Málaga y así empezó mi historia vocacional aquí en la Diócesis. Esa es la manera que tiene la Virgen de hacerse presente, siento que Ella me sigue acompañado cada día con esos pequeños milagros.

– Pero, sigue muy unido a los salesianos, ¿no es así?

Javier Villanueva

– Así es. Hoy en día soy aspirante a cooperador. Don Bosco, el fundador de los salesianos, creó esta asociación para aquellos que, no siendo religiosos, desde su condición laical o sacerdotal puedan embeberse del espíritu de Valdocco, donde Bosco creó su primer Oratorio en la Turín del S.XIX, y puedan llevarlo en su vida vocacional desde sus circunstancias. El que fuera obispo de Málaga, hoy beato, el cardenal Marcelo Spínola, ha sido el primer cooperador español en llegar a los altares. Ya llevo unos años, empecé en Sevilla y ahora sigo en Málaga con un plan un poco adaptado.

– Así que María Auxiliadora le ha acompañado y le sigue acompañando a diario

Para mí es un pilar fundamental de mi espiritualidad y de la espiritualidad que se va formando para ser sacerdote, porque yo creo que la Virgen no es un elemento accesorio, es uno de los elementos fundamentales de todo cristiano, cuanto más de un sacerdote o de alguien que se lo plantea. Yo creo que la advocación de María Auxiliadora nos ayuda a tomar conciencia de que nosotros somos, como la Virgen, auxiliadores, porque salimos a los demás, salimos de la Iglesia a dar ese auxilio que es el Señor, el Señor que se hace presente día a día y que te quiere salvar a ti y a mí.

– Como decía Don Bosco, María Auxiliadora es la Virgen de los tiempos difíciles

– Don Bosco ve la necesidad de proponer en su sistema educativo un modelo materno capaz de cubrir las necesidades de sus hijos. Y ahí, es donde surge la figura de María Auxiliadora. En uno de sus sueños la Virgen se le presenta y le habla de esta realidad. Don Bosco construye una basílica allí en el campo de los Mártires y se la dedica a María Auxiliadora como esa Virgen de los tiempos difíciles. Hoy en día que tanto la Iglesia como cada uno de nosotros pasa por tantos tiempos difíciles y suponen cierto dolor o tristeza, yo creo que María Auxiliadora sale al paso y que es la Virgen de todos ellos, del que tiene una necesidad, del que está alejado de la Iglesia, etc.  Es raro encontrar a un antiguo alumno que no lleve una estampita de María Auxiliadora en la cartera. Ella se hace presente de esa forma sencilla, discreta y se hace presente en cada una de nuestras necesidades.

– ¿Y el 24 es un día muy especial?

– No te voy a decir que sea el día más grande pero casi. Ese día se nota en el corazón. Es día de dar gracias a Dios por darnos a su madre. A mí me gusta una de las lecturas que se lee el día de María Auxiliadora, que es cuando el Señor en la cruz le dice a Juan: “¿Ahí tienes a tu madre?” y desde aquel momento el discípulo la acogió en su casa, y en cierto modo, todos somos un poco como Juan, ya que hemos acogido a María en nuestra casa y ella nos da su auxilio y su protección maternal. Es un día de dar gracias a Dios por todo lo que ha hecho por nosotros, por darnos a su madre, y también es un día de fiesta porque sabemos que vamos bajo su amparo, que nos protege, nos cuida, nos guía y que es faro en nuestra vida como buena madre.

– ¿Por qué se celebra concretamente el 24 de mayo?

– Es porque en 1814, el papa Pío VII siendo prisionero del general Napoleón Bonaparte, prometió a la Virgen que el día que llegara a Roma, lo declararía fiesta de María Auxiliadora. Fue el 24 de mayo cuando volvió a entrar en Roma. Aunque la devoción a esta advocación es mucho más antigua, puesto que ya san Juan Crisóstomo, en Constantinopla en al año 345, habla de ella en sus escritos y dice: » Tú, María, eres auxilio potentísimo de Dios». Además, la toma de Granada que fue el 2 de enero de 1492, se hizo bajo la protección de María, como auxilio de los cristianos.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen