Jorge Crisafulli, el salesiano en Sierra Leona que rescata niñas prostitutas que se venden para comer y que aún juegan con peluches

«En Sierra Leona se respeta más a un perro que a estas niñas. Lo que les hacen a ellas no se lo harían nunca a los animales: la violencia, la forma de pegarlas, el modo de tratarlas… Es terrible. Son niñas, tienen cuerpo de niñas… Y los adultos tienen cuerpo de adulto. El abuso sexual es brutal. Y cuando se trata de prácticas de sexo antinatural la cosa es aún peor. Hemos llevado a varias niñas al hospital con el ano destrozado, con la vagina destrozada… Chicas que no pueden caminar durante varios días»

9 de abril de 2018.-  (13 TV  /Ricardo Benjumea /Alfa y OmegaCaminoCatólico.com)  El salesiano Jorge Crisafulli rescata a niñas obligadas a ganarse la vida con la prostitución en las calles de Freetown, la capital de Sierra Leona. Alguna, de solo 9 años. Es verdad que las historias de niñas prostitutas que cuenta Crisafulli pueden herir muchas sensibilidades, pero sobre todo –espera este misionero– despertar algunas conciencias. Y lo quiere hacer, entre otras formas, gracias a un documental de Misiones Salesianas que está promoviendo por Europa en estas fechas. Se llama “Love”. En el video superior da testimonio de su trabajo en el programa Periferias de 13 TV y se lo cuenta a Ricardo Benjumea en Alfa y Omega

«En Sierra Leona se respeta más a un perro que a estas niñas»,suelta a bocajarro. «Lo que les hacen a ellas no se lo harían nunca a los animales: la violencia, la forma de pegarlas, el modo de tratarlas… Es terrible. Son niñas, tienen cuerpo de niñas… Y los adultos tienen cuerpo de adulto. El abuso sexual es brutal. Y cuando se trata de prácticas de sexo antinatural la cosa es aún peor. Hemos llevado a varias niñas al hospital con el ano destrozado, con la vagina destrozada… Chicas que no pueden caminar durante varios días». Algunas a la tierna edad de 9 años, añade el religioso, recordando en concreto la situación de una a la que encontró «con sus órganos sexuales prácticamente destruidos». Tenía, además, sida, sífilis y una gonorrea muy avanzada.

Jorge Crisafulli (Bahía Blanca –Argentina–, 1961) inició el lunes una visita por varias ciudades de Europa, hasta el 2 de mayo, para presentar el documental Love, que denuncia la prostitución de menores en Freetown. La vida de estas chicas es un infierno, pero ellas rara vez son conscientes. Muchas son huérfanas del ébola, que arrasó el país en 2014 y 2015. Sufrieron maltrato en las casas en las que fueron reubicadas tras perder a sus padres y prefirieron escaparse para vivir en las calles de Freetown.

El documental Love de Misiones Salesianas, dirigido por Raúl de la Fuente, que denuncia la prostitución

Las hay también que ejercen la prostitución para poder pagarse la escuela, y «por la mañana las ves con sus uniformes de colegio». Pero «para la mayoría esa es simplemente la única alternativa que tienen para poder comer, así que, antes de animarlas a dejar esa vida, hay que pensar muy bien qué alternativa se les puede ofrecer», reconoce el misionero.

Secuelas de la guerra civil

Para sobrevivir algunas forman pequeñas comunas, en las que todo se comparte, incluidos los beneficios de la calle o los servicios de un proxeneta. «Encuentras a diez u once chicas hacinadas en un pequeño espacio de tres por tres metros», al que también llevan a sus clientes.

En la calle sus vidas están siempre en peligro. «A veces las agarran, cuando están trabajando, entre varios jóvenes…». «Y la Policía puede llegar a ser muy injusta con ellas: les quitan el dinero que tienen, las llevan a la comisaría y solo las dejan en libertad a cambio de sexo».

A una chica, Crisafulli tuvo que rescatarla de un burdel, a punto de desfallecer. «Tenía 40 de fiebre pero los clientes seguían pasando. La puse la mano en el cuello y comprobé que estaba ardiendo. Me reconoció. Se me caían las lágrimas». La joven llevaba tiempo escapando del sida, pero ese día en el hospital dio positivo. «Así es un poco nuestra vida», prosigue. «Es como absorber el sufrimiento de toda esta niñez crucificada y tratar de transformar su sufrimiento en sentido».

«Todos estos casos extremos, de cosas absolutamente impensables, ocurren en Sierra Leona».En parte por la cruenta guerra civil de once años que terminó en 2002, porque «muchos se insensibilizaron ante el sufrimiento; se produjo una esquizofrenia emocional». Pero también por la discriminación de la mujer en el país. «Van a tener que pasar dos o tres generaciones, reeducando a los jóvenes, para que aprendan a ver a la mujer como un ser humano, como a una persona con derechos. Es un inmenso trabajo».

Poco a poco, los salesianos esperan que sus denuncias vayan calando en la opinión pública. A las críticas se unen las denuncias en los tribunales,  en alguna ocasión dirigidas contra líderes mafiosos e importantes personalidades de la vida política. «Todo eso nos ha generado problemas; a veces consiguen nuestros teléfonos y recibimos amenazas de muerte», cuenta Crisafulli. Sin embargo, a pesar de todo –subraya–, «se nos respeta mucho. Cuando hay controles militares o de la Policía, el logo de Don Bosco es un salvoconducto».

«¿Necesitáis algo?»

Jorge Crisafulli llegó a Freetown en 2006, para hacerse cargo de la comunidad salesiana en la capital de Sierra Leona y de la ONG Don Bosco Fambul (familia, en la lengua local). Desde 1986, la congregación trabaja en Sierra Leona con los menores más desfavorecidos, proporcionando hogar y atención a víctimas de abusos, niños de la calle o niños soldado. Son también los responsables de un teléfono de atención a menores maltratados en todo el país, que atiende unas mil llamadas a la semana y ofrece atención inmediata para los casos más urgentes, directamente, o bien a través de terceras organizaciones con las que han suscrito acuerdos los salesianos en lugares a los que no llegan ellos.

En septiembre, a los pocos meses de llegar Crisafulli, Don Bosco Fambul hizo un estudio en las calles de la capital. «Nos dimos cuenta de que había un motón de niñas menores ejerciendo la prostitución. Hicimos investigaciones y descubrimos que en toda Sierra Leona no existía un solo hogar para esta chicas», de las que solo en Freetown los salesianos han censado a más de 900.

El religioso se acercó a un grupo de seis: Aminata, Victoria, Teresa… Crisafulli recuerda a la perfección sus nombres e historias. Al principio le tomaron por traficante, miembro de una de esas mafias que venden a estas chicas para enviarlas a Guinea Conakri, Liberia, Gambia… O incluso a Europa, de donde, antes de la guerra, solían venir muchos turistas en busca de sexo barato con menores en las paradisíacas costas de Sierra Leona.

El salesiano les ofreció llevarlas al día siguiente al hospital para un chequeo. «Me fui a dormir pensando: “no van a venir”. Pero a las siete de la mañana me avisan: “Seis niñas en la puerta preguntan por el padre Jorge”».

«Lo primero que les dije fue: “¿Necesitáis algo?”». «Tenemos hambre»,respondieron, y le compró a un vendedor ambulante unos platos de arroz. «Ahí recordé que tenía una bolsa que me habían mandado desde Alemania con ositos de peluche. Me impresionó cómo los tomaron en sus manos, con qué cariño los miraban. Mi pensamiento fue: “son niñas, viven como niñas, piensan como niñas, aunque por la noche hacen el trabajo de una prostituta adulta”».

Don Bosco on Wheels

Una de las donaciones a las que mayor provecho han sacado los salesianos es a un autobús público color pistacho procedente de Badajoz. «Después nos enteramos que era de la línea en la que solían montarse los jóvenes para irse de botellón, y ahora se dedica a buscar a chicas que viven en las calles de Sierra Leona», cuenta Crisafulli.

Se trata del proyecto Don Bosco on Wheels (Don Bosco sobre ruedas). En cada salida nocturna, el autobús recoge a entre 60 y 80 niñas, con edades que van de los 10 a los 17 años. Se les ofrece un plato de comida. Y a bordo viaja una enfermera para hacerles el test del sida, la hepatitis b o la malaria.

Una parte del autobús se utiliza como aula. Se les habla de sus derechos, pero también de nociones básicas de sexualidad. «Algunas no saben lo que es la menstruación ni cómo se concibe un hijo. No conocen las partes del aparato genital femenino y muchas no han oído hablar del sida ni de las enfermedades de transmisión sexual». Por eso es normal que acepten tener sexo sin protección por unos pocos miles de leones extra (al cambio, no más de un euro, por lo general), cuando sus clientes no las fuerzan a hacerlo.

El autobús y los paseos nocturnos de los trabajadores sociales de Don Bosco Fambul son la primera toma de contacto con las chicas. «Se da prioridad a los casos de mayor vulnerabilidad. A las que están enfermas, anémicas, a las más pequeñas… intentamos llevarlas inmediatamente al refugio, el Girls Shelter», donde tendrán cama, cuidados médicos, alimentación, educación…

Si no llevan mucho tiempo en la calle, una primera solución es buscar a familiares que se hagan cargo de ellas. «Hemos descubierto que los padres y madres son reacios a acogerlas después de haber ejercido la prostitución, pero las abuelas son fantásticas. Son incondicionales, lo perdonan todo».

En el año y medio de andadura han pasado por el refugio unas 140 chicas. No todas, sin embargo, logran habituarse a las rutinas y horarios del refugio, y optan por regresar a la calle, donde los salesianos seguirán visitándolas, sin perder nunca la esperanza de rescatarlas.

Para el futuro próximo, cuando haya fondos suficientes, Jorge Crisafulli quiere poner en marcha un proyecto que ya tiene nombre: Hope Place (Plaza Esperanza), dirigido a 300 chicas, que vivirían en pisos tutelados por un trabajador social y un asistente, mientras reciben educación. La idea es que la mitad retome la enseñanza primaria o secundaria, y la otra mitad –«a las que ya tienen 13 o 14 años y han pasado la vida en la calle, no las puedes juntar en una clase con niñas pequeñas»– se les ofrecerá formación profesional.

Historias de redención

«Donde abunda el mal, abundan también as historias de redención», dice Jorge Crisafulli. Uno de sus mayores triunfos ha sido rescatar de la calle a Aminata, joven de 17 años, procedente del primer grupo de chicas a las que se acercó en septiembre de 2016. La historia de Aminata ocupa un lugar central en el documental de Misiones Salesianas Love, que muestra varios fallidos intentos del salesiano, hasta que finalmente Aminata aceptó irse a vivir con su abuela, y los salesianos le ayudaron a montar una peluquería.

Otra historia de éxito es la de Augusta, que tras dejar la calle, se formó en hostelería y ahora tiene su propia empresa de catering. La joven suele ir a dar charlas a las chicas de Don Bosco Fambul, para mostrarles que hay una salida. También colaboran otras que no han tenido tanta suerte, como una chica a la que se la detectó sida, y aprovechando su gran ascendente sobre el resto, los salesianos la formaron para concienciar al resto sobre las prácticas sexuales de riesgo.

Obras de misericordia que suscitan conversiones

El 70 % de la población de Sierra Leona es musulmana, frente a un 30 % de cristianos y animistas, entre los que los católicos son una pequeña minoría. Las proporciones se repiten entre los trabajadores sociales de Don Bosco Fambul y las chicas que atienden. Pero esa diferencia religiosa no impide que se hable de Dios. «La religión es clave en el proceso de sanación», explica Jorge Crisafulli. «Al margen de que las chicas sean musulmanas o pentecostales, por encima de la confesión, se insiste en el mensaje de que Dios no las juzga, no importa cuán oscuro sea su pasado. Una frase que les repito mucho es: “Dios no crea basura, eres una obra maestra suya”».

Destinado, hasta 2012, en una vasta región que incluía el norte de Nigeria, donde rige la sharía o ley islámica, Sierra Leona es en comparación, para Crisafulli, un paraíso de libertad religiosa, a pesar de lo cual «a nadie se le anima a convertirse». Pero sucede. En la siniestra cárcel de Pademba, donde trabajan los salesianos, 37 reclusos se bautizaron el Domingo de Resurrección (45 el año anterior). Y en la parroquia de Freetown, 30 personas ingresaron en la Iglesia católica, casi todas procedentes del islam. «¿Qué les ha motivado?», se pregunta Crisafulli. «El amor. Las obras de misericordia. Eso lleva a las personas a cuestionarse: aquí hay algo diferente».

Ricardo Benjumea

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *