José Luis Requero, magistrado de la Audiencia Nacional: “Dios como juez toma parte: nos quiere salvar a todos”

15 de mayo de 2012.- José Luis Requero,  magistrado de la Audiencia Nacional, nacido en Madrid en 1959, que tiene como gran pasión de su vida a su mujer y sus diez hijos, protagoniza este programa de “No es bueno que Dios esté solo”, que emite Intereconomía TV todos los domingos a las 21.30, y donde Gonzalo Altozano, director del semanario Alba y conductor del “Dando caña dominical”,  entrevista, para hablar de Dios, a numerosos personajes célebres o no, pero con algo que contar sobre su vida y sobre su fe.

El vídeo y el reportaje escrito muestran los momentos esenciales del programa en el cual el magistrado José Luis Requero da testimonio de su fe vivida en la espiritualidad del Opus Dei. Explica con claridad su visión del Señor como Juez: “Dios es juez supremo pero no en el sentido adusto y frio del termino. Dios es un juez Padre, un juez misericordioso. Hablando en términos procesales Dios como juez está contaminado en el sentido que Él quiere la salvación de todos. Dios como juez toma parte: nos quiere salvar a todos”.

A partir de su experiencia espiritual, José Luis Requero, se imagina el Juicio Final así: “Sin seguridad jurídica, sin testigos falsos, sin posibilidad de mentir al Juez, porque ya lo conoce todo. Eso es importante porque un juez es una persona a la que todo el mundo quiere engañar. El Juicio Final es encontrarte ante la verdad de tu vida y el resultado será: por tus pecados te condenarás o te salvarás por tus virtudes y por tu buena conducta. Será un impacto de la verdad de tu vida”.

El plan de vida basado en la espiritualidad del Opus Dei que lleva a cabo todos los días José Luis Requero  consiste en “ir a trabajar, sacar adelante mi trabajo como cualquier persona normal y corriente y en esas circunstancias es donde buscas a Dios. Ofrezco obras de todo el día al Señor, hago media hora de oración por la mañana y por la tarde, rezo el Ángelus y el Rosario, voy a Misa y estoy quince minutos de leyendo cosas espirituales”. Para José Luis Requero “Dios es un ser personal con el cual hablar de tú a Tú”.

 La conversión del magistrado José Luis Requero ha sido un proceso normal de crecimiento espiritual sin ninguna “caída del caballo” como le sucedió a san Pablo. Aunque conoció el Opus Dei en 1973, de forma esporádica y se olvidó, asegura que “el 25 de junio de 1975 cuando falleció el fundador de la Obra, Josemaría Escrivá, tuve como un trallazo, sin saber por qué. Aquello me impactó”. Y así empezó su proceso de conversión en 1976.

Respecto a como ejercer su profesionalidad un juez católico José Luis Requero explica  que “debe hacer bien su trabajo y fundamentar sus resoluciones en Derecho, que es lo que da seguridad jurídica”. Nunca actuaría en contra de su conciencia y de su fe, buscando siempre las soluciones jurídicas ajustadas a derecho, pero si percibiera que en algo debería hacerlo sería tajante. Como ejemplo explica que “si en España existiera como condena la Pena de Muerte no pediría ningún destino en el que tuviera que pronunciarme en este sentido, cambiaría mi lugar de trabajo”.

José Luis Requero tiene un crucifijo en su despacho y es rotundo al afirmar que “nadie me ha dicho nada, pero si me lo dijeran lo seguiría manteniendo”.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *