José Pedraza era policía, tenía pareja, quería formar una familia, lo invitaron a un retiro y será sacerdote: «si uno encuentra el camino que Dios tiene para él logra la felicidad»

* «El ambiente policial es un poco complicado. Allí no se habla ni de Dios ni de la Virgen. Por eso me encantaría hacer un trabajo conjunto con la policía. Estuve del lado de adentro y sé lo que viven y tengo sus mismos códigos. Me gustaría acercarme con una mirada consoladora y conciliadora. Una mirada de fe y una mirada trascendental ayudaría mucho en la policía. Mi carisma es que quiero salir al encuentro de todas las personas, con mi alegría y mis palabras, con mi experiencia de vida y con mi acción. Jesús nos espera en el anciano, en el enfermo, en el pobre, en el niño y en el joven. Y yo quiero ir, como parte viva y presente de la Iglesia, hacia todos ellos»

Camino Católico.- José Pedraza no reniega de su pasado policial. Pero este diácono recién ordenado el pasado 8 de marzo en la Diócesis de Nueve de Julio, en la Argentina, sintió que Dios le pedía algo más, una idea que rumiaba desde sus años de adolescente con su grupo scout. Primero José anhelaba estudiar cocina o geografía, aunque terminó ingresando en la Policía Bonaerense, con la que se desempeñó durante tres años en la localidad de Pehuajó, a unos 60 kilómetros de su Henderson natal, en pleno campo bonaerense. Allí sirvió para el Grupo de Apoyo Departamental, y tenía que hacer allanamientos, requisas de calabozos o custodias de funcionarios que visitaban la ciudad.

Pero en esos años Juan recibió la invitación de un amigo a un retiro al que asistió incluso con su uniforme policial. Y sintió un llamado que hoy evoca como una experiencia como la de san Pablo, sintió que Cristo estaba en él. Algo similar había sentido ya a los 16 años. Así fue que en 2010 dejó la Fuerza para ingresar al año siguiente al Seminario de Mercedes, donde se forman los futuros sacerdotes de la diócesis de Nueve de Julio.

José Pedraza estudió en la Escuela Rosendo Matías en la ciudad de La Plata). Al recibirse en 2007 se desempeñó durante tres años como policía. “La experiencia policial fue maravillosa. Fue parte de mi historia de salvación”, aseguró el joven seminarista de 31 años, oriundo de Henderson, al portal de la Diócesis de Nueve de Julio.

Reconoce que en la policía aprendió “sobre el compromiso, la responsabilidad y sobre el mundo de la calle… Dios me regaló este tiempo para crecer en muchas cosas. Aún hoy escucho un móvil y me pongo como loco (sic) porque el uniforme me llama… Pero no dejé la policía porque no me gustó sino porque tuve un llamado mucho más pleno”.

El cambio radical fue y es aún difícil de explicar. Y para muchos de comprender. “Parece incomprensible pero, en esencia, los dos cuidan. La función del policía es proteger al ciudadano y a la comunidad. La del sacerdote, cuidar y velar por los fieles y por los más débiles”.

Con trabajo, pareja y el proyecto de emprender una familia a futuro, el policía atravesó dimensiones que parecían irreconciliables. Y pocos meses después, en 2011 ingresó al seminario de Mercedes para reemplazar definitivamente su habitual uniforme de agente de seguridad por las vestiduras sacerdotales.

El futuro servidor de la Iglesia sabe bien donde está parado y comprende la reacción de los otros. “La gente queda con la boca abierta y me interroga: ¿Cómo? ¿De cana a cura? ”, sonríe con un gesto de afabilidad.

El choque de los dos mundos hacen inevitable preguntarle cómo es posible amalgamar la violencia, la inflexibilidad y la justicia terrenal con la misericordia y la compasión. “Detrás de cada persona hay una historia, hay una vida (no defiendo los hechos delictivos) pero sí hay que tener en cuenta el contexto. Esa es justamente la mirada distinta que uno tiene como hombre de Dios que como policía no se tiene”.

“Hay que tener una visión de toda la circunstancias de la persona humana. No hay que concentrarse sólo en el hecho. Perdón, en el pecado”. Así rápidamente se corrige  tras advertir que en su vocabulario todavía quedan rastros de la jerga policial.

Indudablemente su formación y experiencia previas dejan huellas indelebles. Tal vez esa es justamente la causa que sienta que su misión pastoral deba volcarse al mundo de las patrullas, de las armas y de las esposas. “El ambiente policial es un poco complicado – reconoce-. Allí no se habla ni de Dios ni de la Virgen. Por eso me encantaría hacer un trabajo conjunto con la policía. Estuve del lado de adentro y sé lo que viven y tengo sus mismos códigos. Me gustaría acercarme con una mirada consoladora y conciliadora. Una mirada de fe y una mirada trascendental ayudaría mucho en la policía”, agrega.

Sabe a ciencia cierta que la tarea no será fácil en muchos aspectos y que tal vez, por ejemplo, deberá enfrentarse como sacerdote a alguien que él mismo apresó. El miedo no lo amedrenta. Ve, en cambio, a esa hipotética circunstancia como un verdadero desafío para servir a los hombres, aunque de un nuevo lugar. “Estaremos atentos, estaremos a la escucha”– agrega espontáneamente para luego retractarse una vez más por los rastros que quedaron del hombre de ayer.

José tiene la convicción que “cuando uno encuentra el camino que Dios tiene planeado para él se logra la felicidad plena”.

Pero cuáles son sus expectativas para esta nueva forma de vida. José lo resume así: “Siento un llamado especial, como dice nuestro querido Papa Francisco, por las periferias geográficas y existenciales. Mi carisma es que quiero salir al encuentro de todas las personas, con mi alegría y mis palabras, con mi experiencia de vida y con mi acción. Jesús nos espera en el anciano, en el enfermo, en el pobre, en el niño y en el joven. Y yo quiero ir, como parte viva y presente de la Iglesia, hacia todos ellos”.

En la ordenación diaconal de José Pedraza el pasado 8 de marzo, el obispo de la diócesis de Nueve de Julio, Ariel Torrado Mosconi, dijo que “tu entrega al servicio de los ciudadanos en tu paso por la policía, la participación en los grupos scout, tu espíritu de servicio en los años del seminario, tu espíritu fraterno con tus compañeros en el centro vocacional Cardenal Pironio y tu dedicación al Hogar de Cristo muestran unos dones, unas disposiciones y capacidades que no quedan de ninguna manera atrás en tu vida, sino que bien podrás integrarlas e incorporarlas para hacer más rico y fecundo tu servicio en muchos sentidos”.

También el obispo le recomendó “la escucha contemplativa de la Palabra te llevará siempre a pasar del temor a la confianza, del miedo a la generosidad para responder con un “sí” sincero, generoso y grande al llamado de Dios que se expresará a través de tantos desafíos, sufrimientos y misiones que deberás afrontar en tu vida y ministerio”. Asimismo lo animó a no temer en su nueva misión puesto que “en la Palabra de Dios” encontrará “el consuelo, la fortaleza y la paz para cumplirla” apoyado no en sí mismo sino “en el don sobreabundante de Dios”.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *