La Hermana Nulla curada de un cáncer de tiroides, milagro que hace beato al Cardenal Stefan Wyszyński: «El médico, me dijo que me quedaban como máximo tres meses de vida»

* «Los médicos me dijeron muchas veces que sólo me habían aceptado en la unidad porque era joven, para que no me derrumbara mentalmente, porque el tratamiento que me daban no podía ayudarme. He visto cómo se producen milagros, y los creyentes no necesitan muchas explicaciones»

Camino Católico.-  A la Hermana Nulla le dieron tres meses de vida por un cáncer de tiroides en el año 1989 y fue milagrosamente curada por la intercesión del Cardenal Stefan Wyszyński, mentor de San Juan Pablo II, quien será proclamado beato el próximo 12 de septiembre como consecuencia de la recuperación medicamente inexplicable de la religiosa.

Cuando la Hermana Nulla entró en su Congregación de las Hermanas Discípulas de la Cruz en 1986, la oración por la beatificación del Cardenal Wyszynski ya estaba presente en ella.

En febrero de 1988, la Hna. Nulla fue sometida a una extensa operación de cáncer de tiroides. Durante la operación en Szczecin, donde trabajaba entonces, los médicos extirparon las lesiones cancerosas y los ganglios linfáticos con metástasis.

Por desgracia, la enfermedad seguía extendiéndose, por lo que en 1989 la hermana recibió tratamiento en el Centro Oncológico de Gliwice. Sin embargo, la terapia fue ineficaz y se le desarrolló un tumor de cinco centímetros en la garganta, que le dificultaba mucho la respiración. Tomar la medicación e incluso dormir era difícil.

«Cuando el médico me informó del diagnóstico, me dijo que me quedaban como máximo tres meses de vida. Operar es posible, pero conlleva un alto riesgo de complicaciones irreversibles», recuerda la hermana Nulla. Al final, no dio consentimiento a la operación porque la situación amenazaba su vida.

San Juan Pablo II con el nuevo beato Cardenal Stefan Wyszyński,

La fundadora de la joven congregación, la Hna. Helena Christiana Mickiewicz, movilizó a sus hermanas y a otras personas para que rezaran intensamente por la curación a través de la intercesión del Siervo de Dios Stefan Cardenal Wyszynski. La oración se llevó a cabo nueve veces al día y se prolongó continuamente durante varias semanas.

Durante la noche del 14 al 15 de marzo de 1989, que fue muy dolorosa para la Hna. Nulla porque sufrió una intensa hemorragia, se produjo un avance, el tumor empezó a retroceder. No se hizo la operación. La hermana Nulla dejó el hospital el 21 de marzo. Hizo el noviciado como exige la ley, emitió sus votos y desde entonces trabaja en la congregación.

«Los médicos me dijeron muchas veces que sólo me habían aceptado en la unidad porque era joven, para que no me derrumbara mentalmente, porque el tratamiento que me daban no podía ayudarme. He visto cómo se producen milagros, y los creyentes no necesitan muchas explicaciones», añade.

En noviembre de 2018, una comisión médica designada por la Congregación para las Causas de los Santos declaró el suceso como médicamente inexplicable. Esto se convirtió posteriormente en la base para la promulgación del decreto de un milagro en la causa del cardenal Wyszynski.

Karolina Gawrych curada de graves heridas en la cabeza a los 7 años, milagro que hace beata a la Madre Róża Elżbieta Czacka: «Sigo aquí para que conozcan el poder de la oración»


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0