Las Misioneras de la Caridad hacen presente el testimonio de la Madre Teresa de Calcuta entre los 900 presos de una cárcel de Roma

Sor Cyrenne: «hay que entender a Madre Teresa en su contexto histórico. Dios nos llama para hacer presente el regalo de su amor.  Llamó a Madre Teresa para que cumpliera la misión que tenía para ella”

2 de septiembre de 2016.- (13 TV  / Camino católico)  Este edificio que en su día fue una iglesia, hoy es una prisión. Pero por unos instantes estas frías paredes se han convertido en el escenario de un encuentro para hablar de paz y de convivencia. Todo gracias a la Madre Teresa de Calcuta. Los 900 detenidos de esta prisión romana recibieron la visita de las misioneras de la Caridad con los que compartieron sus experiencias.

Sor Cyrenne de las Misioneras de la Caridad explica que «hay que entender a Madre Teresa en su contexto histórico. Dios nos llama para hacer presente el regalo de su amor.  Llamó a Madre Teresa para que cumpliera la misión que tenía para ella.”

Sor Cyrenne y Sor Patrick asistieron al evento. Su propósito es sencillo; llevar el espíritu de Madre Teresa a los necesitados. La iniciativa supone una oportunidad para la solidaridad, la participación y compartir experiencias entre los presos y los invitados que participaron en el encuentro.

Sor Patrick asegura que «ha sido un día muy bonito. Nos ha gustado venir aquí para estar presentes entre nuestros hermanos porque sabemos que Madre Teresa nos está sonriendo a todos y cada uno. A Madre le habría encantado estar aquí; lo que más le agradaba era estar cerca de los que sufren”.

Durante el encuentro, los presos mostraron su agradecimiento por esta especial visita con sus dotes artísticas: La música y la poesía. Después, se proyectó un documental sobre la vida y la obra de Madre Teresa de Calcuta, que incluía el testimonio de quienes la conocieron bien.

«La vida de Madre Teresa fue una caricia de Dios a la humanidad, una caricia de amor, algo que desean todos los corazones. Es una oportunidad para justificar la razón de nuestra existencia”,dice Sor Patrick.

Este es uno de los primeros eventos que tendrán lugar en Roma con motivo de la canonización de la religiosa albanesa. Como no podía ser de otra forma, los protagonistas han sido aquellos que son víctimas de lo que el Papa Francisco llama la cultura del descarte.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *