Leah Darrow pasó de modelo a predicar el evangelio, el pudor y la castidad: «Dejé la moda para salvar mi alma»

* Abandonó una glamorosa carrera para dedicarse a un trabajo de tiempo completo en el que transmite a las niñas su visión respecto al valor de la virtud quizás menos valorada de todas: la castidad: «Cuando hablo, usualmente tengo chicas que vienen a mi, llorando y diciendo: he perdido la virginidad. Esto me rompe el corazón y es por eso que he dedicado mi vida a ser una defensora de las mujeres»

Camino Católico.- A pesar de una exitosa carrera como modelo en Nueva York, Leah Darrow sintió que le faltaba algo.  Darrow, la hija mayor de una familia profundamente católica del sur de Estados Unidos, contó en un artículo publicado en el National Catholic Register en 2011 que su epifanía se produjo cuando un día le dijeron que vistiera una ropa muy provocativa en una sesión de fotos para una revista internacional. A pesar de su incomodidad, ella consintió, diciéndose a sí misma que sólo era un trabajo.

Pero después llegó lo que ella llama un momento de gracia, justamente antes que se sacaran las últimas fotos: de repente tuvo una visión de ella misma, mirando a Dios cara a cara después de la muerte, y no teniendo nada para mostrar de su vida. “Yo sabía que en la forma en que estaba viviendo, no estaba siendo auténtica con mi fe”, recuerda ella. Se fue a su casa de Nueva York, llamó a su padre y le dijo: “Si no vienes a buscarme, voy a perder mi alma”. El viajó desde St. Louis para recogerla.

Eso fue suficiente para impulsarla por un nuevo camino. Ahora la joven mujer, alguna vez concursante en la popular serie “America’s Next Top Model”, ha abandonado una glamorosa carrera para dedicarse a un trabajo de tiempo completo en el que transmite a las niñas su visión respecto al valor de la virtud quizás menos valorada de todas: la castidad.

“Aunque no todo en el trabajo de modelo es malo, mucho de él es deshumanizante. La dignidad de la persona tiene pequeña importancia”, explicó Leah Darrow. “Sólo eres un cuerpo. También es muy importante a qué fiestas vas y con quien estás. Mucha gente está triste en la industria, aunque lo disimulan. Se supone que sólo haz de hacer tu trabajo, ser una profesional”.

leah_darrow_2.jpg

Leah dice que la modestia no es sólo una cuestión del vestir, sino también de discreción en aquellas cosas como el discurso y las emociones. Afirma que “el pudor es más que simplemente la longitud de una falda. Tiene que ver con nuestras conversaciones, sobre cómo tratamos a la gente y sobre cómo amamos a los otros. El pudor protege nuestra pureza y el misterio de una persona. En nuestra sociedad, tiene mala fama, pero en realidad es bastante atractivo”.

El Catecismo de la Iglesia Católica (2522-2523) tiene mucho que decir acerca de la modestia, señala: «El pudor es modestia. Inspira la elección de la ropa. Mantiene silencio o reserva donde se adivina el riesgo de una curiosidad malsana. Es discreto».

Actualmente está felizmente casada, tiene 4 hijos y uno en camino

Leah continua explicando que «el pudor inspira una forma de vida que permite resistir a las seducciones de la moda y las presiones de las ideologías dominantes». Para ella la modestia no incluye chismes o contar cosas malas de los demás. Supone castas relaciones de pareja con los hombres. De hecho ella ha resuelto que el único beso romántico que compartirá con un hombre será con su futuro esposo.

Hasta el día de hoy Leah, es una conferencante católica internacional que reta a sus audiencias a vivir su vida de acuerdo al Evangelio de Jesucristo. Habla a gente de todas las edades sobre la misericordia, conversión, dignidad humana, modestia y castidad. Dice que descubrió su trabajo al extender su mano a jóvenes confundidas. «Cuando hablo, usualmente tengo chicas que vienen a mi, llorando y diciendo: he perdido la virginidad. Esto me rompe el corazón y es por eso que he dedicado mi vida a ser una defensora de las mujeres», concluyó

Tiene escrito dos libros en inglés sobre la modestia, como es «Decent Exposure» en coautoría con Jessica Rey. Y el último recientemente publicado el año pasado, que ha sido un best seller entre sus seguidoras, titulado: «The Other Side of Beauty».

También, cursó un master en teología pastoral en la Universidad Ave María y otros estudios en el Augustine Institute. Sus estudios teológicos le motivaron en estos últimos años a dirigir un master de formación online llamado «Lux University» dirigido a mujeres que buscan profundizar en la fe católica para aplicarla a sus vidas

Actualmente está felizmente casada, tiene 4 hijos y uno en camino. Ellos viven en Saint Louis, Missouri.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *