¿Los suicidas van al infierno? ¿Qué dice la Iglesia Católica al respecto? / Responde el padre Mario Arroyo y otros expertos

24 de mayo de 2019.- (Camino Católico)  Muchas veces cuando nos enteramos de que una celebridad o un ser querido se quitó la vida, vienen preguntas como: ¿qué sucede con los suicidas? ¿Los suicidas van al infierno? ¿Qué dice la Iglesia Católica al respecto? ¿Cuál es el destino de estas personas según el Magisterio? En un video publicado en su canal Teología para Millenials, el P. Mario Arroyo responde a esta inquietud.

El P. Arroyo, doctor en Filosofía por la Universidad de la Santa Cruz de Roma y catedrático de la Universidad Panamericana en Ciudad de México, subraya lo que determina el numeral 2283 del Catecismo de la Iglesia Católica:  el suicidio es un acto grave y “no se debe desesperar de la salvación eterna de aquellas personas que se han dado muerte. Dios puede haberles facilitado por caminos que Él solo conoce la ocasión de un arrepentimiento salvador. La Iglesia ora por las personas que han atentado contra su vida”. Además profundiza en esta delicada cuestión.

El P. Guillermo Leguía, profesor de teología moral de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima (Perú) explica que no es correcto decir que si una persona se suicida se va al infierno.

En declaraciones a ACI Prensa, el sacerdote peruano indica que “sí es correcto decir que el acto de suicidarse es un acto que está mal, pero nadie puede hacer un juicio sobre los elementos que ocurren en el corazón de la persona que hacen que ese acto que está mal le sea plenamente imputable”.

Nadie puede conocer o saber si el suicidio hace que la persona se vaya al infierno. Además la Iglesia no enseña eso”, precisó en 2017.

Para Mons. Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción (Chile), experto en bioética y miembro de la Pontificia Academia para la Vida, en el caso de un suicida es necesario considerar los aspectos psicológicos y psiquiátricos, así como el hecho de que para todas las personas “la misericordia de Dios es muy grande”.

“Pienso que hay personas que llegan a un alto nivel de desesperación por la enfermedad; y puede ser que la eutanasia o el homicidio terminen siendo una ‘respuesta’ a la gran soledad que siente la persona”, comenta a ACI Prensa.

Brittany Maynard, quien se quitó la vida el 1 de noviembre de 2014 por padecer de cáncer terminal y cuyo drama es usado para promover la eutanasia

El P. Leguía dijo que “es importante distinguir entre el acto que la Iglesia enseña que está mal el suicidio) y el pecador a la que la Iglesia siempre ama con un corazón infinito y con una misericordia infinita. Y bueno, saber que a veces hay un conjunto de actos que aunque están mal no son plenamente imputables al actor”.

Un caso emblemático sobre el suicidio es el de Brittany Maynard, quien se quitó la vida el 1 de noviembre de 2014 por padecer de cáncer terminal y cuyo drama es usado para promover la eutanasia.

Sobre ese caso, el P. Leguía dice que la mujer pudo haber estado “condicionada y sobrepasada por la experiencia del dolor, de la angustia”, lo que la llevó a “sucumbir” ante “tribulaciones y emociones mal manejadas que indudablemente aminoran la responsabilidad y la libertad”.

Sin embargo, añadió, “eso no significa que el acto no sea un acto libre, pero sí pueden haber atenuantes para su plena atribución y responsabilidad”.

De otro lado, Mons. Fernando Chomali, que publicó el 5 de noviembre de 2014 una carta pastoral sobre la eutanasia, dijo que es importante pensar “seriamente lo que puede significar una sociedad donde cada uno puede disponer de su cuerpo como si fuera una propiedad personal. La verdad es que el cuerpo no nos pertenece ya que tiene además una dimensión social y por supuesto otra sagrada que hay que considerar”.

Tras afirmar que ante casos como el de Brittany es importante el “apoyo espiritual, humano y psicológico” para que las personas no se suiciden, el Prelado afirmó que “es un camino peligroso el que emprende la sociedad al ser permisivo con la eutanasia”.

“La Iglesia Católica le dice ‘no’ a la eutanasia y al encarnizamiento terapéutico, y le dice sí a los cuidados paliativos; y sobre todo sí a mucho amor y mucho acompañamiento”, concluyó.

Niall McDonagh afrontó en un año el suicidio de su hermano y la lesión de una pierna que casi pierde: en su dolor se encontró con Dios y con su vocación y es seminarista

Karen Case era anglicana, su marido la maltrataba hasta el día en que él se suicidio: conoció a su actual esposo y se hizo católica

Daniel-Marie Thevenet, marxista revolucionario, atracador de bancos, drogadicto, tentado del suicidio… y hoy es franciscano

Delincuencia, drogas, casi suicidio…: ¿Dios puede cambiar la vida en un día? Transformó radicalmente e hizo sacerdote a Ramón Mirada

Raúl Eguía, biólogo molecular, adicto a la pornografía desde los 5 años: «era ateo y al borde del suicidio, grité: “¡Dios, si existes, sácame de aquí ahora!” Quedé limpio de la adicción»

Milly Gualteroni, periodista, rescatada por Cristo de 3 intentos de suicidio y una depresión crónica que «es una herida por la que puede entrar el amor de Dios»

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *