Mara Grace es monja: «Quería ser esposa y madre, en la universidad católica pude desarrollar mi relación con Cristo y comprendí que me invitaba a dedicarme solo a Él»

* «Había comenzado a aprender más profundamente cómo escuchar la voz del Señor, y no podía negar que me estaba invitando a considerar la vida religiosa nuevamente. Esta comprensión me dio tanta alegría que se convirtió en una fuente de paz. Entré en Santa Cecilia como postulante ese verano. Ahora, después de 14 años como hermana dominica, no puedo imaginar mi vida de otra manera. En su voluntad, al permitir que sus deseos sean nuestros, ¡está nuestra paz!»

Camino Católico.-  Mara Grace Gore es miembro de las Hermanas Dominicas de Santa Cecilia. Actualmente es la directora de vocaciones y tiene su sede en Nashville, Tennessee. La congregación tiene un convento repleto de novicias y la forman más de 300 monjas, cuya edad media es de 40 años. Sor Mara Grace responsable vocacional, cuenta en primera persona en el  Catholic News Service  cómo nació su propia vocación:

Sor Rose Miriam Collins, Sor Beatrice Clarke, Sor Caitriona Kavanagh y Sor Mara Grace Gore

«Dios quiere cumplir los deseos de tu corazón». Este fue el mensaje que se quedó conmigo después de asistir a un retiro cuando era adolescente y siguió resonando en mi alma mientras discernía mi vocación.

Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que a lo largo de mi discernimiento, el Señor continuó revelándome los verdaderos deseos de mi corazón.

Tuve la suerte de crecer en una familia amorosa y presenciar un hermoso matrimonio. Ver el amor de mis padres el uno por el otro y por el Señor naturalmente me hizo soñar con un futuro esposo y mi propia familia. De hecho, no me di cuenta de que podía haber otra opción para mi vida hasta que fui adolescente.

Para mi sorpresa, cuando estaba en octavo grado, mi hermano mayor anunció a la familia que Dios lo estaba llamando a ser sacerdote. Me quedé atónita.

En ese momento, los únicos sacerdotes que conocía tenían más de 60 años, así que no me daba cuenta todavía que los hombres se unieran al sacerdocio. Así que imaginé que debía haber algo mal con mi hermano.

Un par de años más tarde, cuando presencié su primera profesión de votos y especialmente la postración ante el altar, supe en el fondo de mi corazón que mi hermano estaba respondiendo a una invitación a entregar su vida. También supe por su alegría manifiesta que solo el amor hace que uno ofrezca tal don. Esto despertó en mi corazón un profundo deseo de hacer algo radical por Dios.

Este deseo siguió resonando en mi corazón mientras el Señor me atraía hacia él a través de los sacramentos, la adoración eucarística, la catequesis y las buenas amistades. Mis prioridades comenzaron a cambiar y mi enfoque cambió.

Decisiones que alguna vez valoré con la pregunta «¿Qué quiero?» Ahora comencé a evaluar en oración: «Señor, ¿qué quieres?»

Mi primer encuentro con la vida religiosa fue durante mi primer año de secundaria. Mi padre me habló sobre un retiro que estaba teniendo lugar en la casa madre de las Hermanas Dominicas de Santa Cecilia en Nashville, Tennessee. Al principio me intimidaba la idea de pasar tiempo en un convento. Pero decidí llamar a la directora de vocaciones para preguntar sobre el retiro. La agradable voz y la cálida personalidad de la hermana me dieron el valor para inscribirme.

La experiencia del retiro fue una gracia tremenda. Descubrí que las hermanas estaban llenas de alegría y vida. Me impresionó que cada hermana fuera ella misma, con su propia personalidad y sus dones, y que cada hermana poseyera una libertad inconfundible. Al final del retiro quería ser religiosa.

Sin embargo, este deseo se desvaneció, o pareció hacerlo, cuando regresé a la escuela y el sueño de ser esposa y madre permaneció. Cuando llegó el momento en mi último año de manifestar lo que iba a hacer el año siguiente, decidí ir a la universidad y dejar la cuestión del discernimiento en un segundo plano.

Asistí a una pequeña universidad católica de artes liberales donde pude aprender más sobre la fe y desarrollar mi relación con Cristo tanto en las clases como en la vida universitaria. Fue maravilloso estar rodeada de la fe, y de hecho, durante mi segundo año me sorprendí cuando comencé a sentirme inquieta.

No estaba segura de cuál podría ser la fuente de esta inquietud, pero sabía que necesitaba un cambio. Decidí cambiarme a una universidad diferente, pero ese verano el pensamiento de la vida religiosa siguió aflorando. Al acercarme más a Cristo en la universidad, había comenzado a aprender más profundamente cómo escuchar su voz, y no podía negar que me estaba invitando a considerar la vida religiosa nuevamente.

Al visitar de nuevo el convento de Santa Cecilia ese verano, recibí la gracia de comprender mejor mis deseos. Al querer casarme, realmente anhelaba dedicarme el uno al otro. Cristo me invitaba a dedicarme solo a él.

Esta comprensión me dio tanta alegría que se convirtió en una fuente de paz. Entré en Santa Cecilia como postulante ese verano. Ahora, después de 14 años como hermana dominica, no puedo imaginar mi vida de otra manera.

En su voluntad, al permitir que sus deseos sean nuestros, ¡está nuestra paz!

Sor Mara Grace Gore


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *