María Donna Dewiyanti de familia rica, de vacaciones en un hotel de lujo, los pobres le daban asco y entró en las calcutas

* «Al principio estaba muy perturbada por ver a tanta gente sin hogar en las calles de Hong Kong, que estaban acurrucados, enfermos y sucios. La primera reacción emocional fue salir corriendo de aquella vista y estaba a punto de vomitar.  Entonces mientras daba la espalda a estas personas, algo me hizo volver a ellos, para hacer algo bueno por aquellas personas desafortunadas»

7 de septiembre de 2016.-  (Mathias Hariyadi / Asia News / Camino Católico)  Ella nació en una de las familias más ricas de Indonesia. Se convirtió mientras se encontraba en Hong Kong en un hotel de lujo: «Vi tanta gente pobre que me sentí enferma. Entonces me di cuenta que tenía que hacer algo por ellos». Entró en las Misioneras de la Caridad, ahora está en Timor Oriental trabajando por los últimos. La alegría de los católicos de Indonesia por la canonización de la Madre Teresa de Calcuta.

Dejar las comodidades de una familia rica para dedicarse al cuidado de los pobres en Hong Kong, en los Estados Unidos y en Timor Oriental Eso es lo que decidió hacer María Donna Dewiyanti Darmoko, indonesia de origen chino que se unió a las Misioneras de la Caridad tomando el nombre de Sor Lucía Inés.

Nacida en Kudus en una rica familia católica – cercana de la familia más rica de Indonesia, los propietarios de la industria de cigarrillos PT Djarum – Maria Donna se graduó en los Estados Unidos, haciendo también estudios en Australia. Su primer contacto con las Misioneras de la Caridad se lleva a cabo en Illinois, donde se une a la labor de los religiosos para cuidar de las personas sin hogar en el país.

La conversión final a la vida misionera ocurrió en Hong Kong, donde María Donna fue de vacaciones con su familia a un hotel de lujo. Ella misma relata lo que sucede dentro de ella en aquellos días: «Al principio estaba muy perturbada por ver a tanta gente sin hogar en las calles de Hong Kong, que estaban acurrucados, enfermos y sucios. La primera reacción emocional fue salir corriendo de aquella vista y estaba a punto de vomitar». «Entonces – continua – mientras daba la espalda a estas personas, algo me hizo volver a ellos, para hacer algo bueno por aquellas personas desafortunadas».

Donna María decide entrar en la congregación de las Misioneras de la Caridad con el nombre de Sor Lucía Inés. Sus padres se oponen fuertemente a su elección.

A partir de ese día Sor Lucía comienza a trabajar para los pobres y los más marginados de la sociedad, evitando el escenario y la atención de la prensa. Ahora se encuentra en Timor Oriental, uno de los países más pobres de Asia, pero es muy difícil comunicarse con ella, ya que se comunica con muy pocas personas de su dirección de correo electrónico y número de teléfono móvil. Lo mismo se aplica a las Misioneras de la Caridad en Indonesia, que trabajan en silencio y sin publicidad.

La canonización de la Madre Teresa, fundadora de las Misioneras de la Caridad, fue recibida con alegría por los católicos en Indonesia, muy cercamos a la nueva santa. Irene Setiadi, una médico y fundadora de la organización caritativa Kelompok Bakti Kasih Kemanusiaan (Kbkk), decidió nombrar a la madre Teresa patrona de sus actividades. El Kbkk, que incluye docenas de médicos, ofrece servicios gratuitos de salud a los pobres en 30 diócesis repartidas en toda Indonesia.