María, ¡qué consuelo para el alma contar con tu protección! / Por P. Carlos García Malo