María Teresa y Ruggero, padres de la Beata Chiara Luce Badano: «Lo mejor que le dimos: la fe»

mara_teresa_y_ruggero_badano_con_el_papa_benedicto_xvi.jpg
*  "Cuando Chiara era muy pequeña empecé a hablarle de Dios…diciéndole que tenía dos papás: a uno lo puede ver, y al otro no; pero a este último le puedes hablar con mucha confianza y decirle todo lo que tienes en el corazón. Después comencé a contarle las parábolas del Evangelio…y ella las escuchaba siempre muy atenta"

* "También empezábamos con las oraciones desde pequeña, como la oración Ángel de Dios…Antes de ir a la cama, le hacía el signo de la cruz, rezábamos a Jesús"

mara_teresa_y_ruggero_badano_con_el_papa_benedicto_xvi.jpg* "Cuando tenía 5 años, empezó a rezar una pequeña oración que yo no le había enseñado: Inicio un nuevo día, lo recibo de ti como un regalo, protege a mi papá y a mi mamá, y devuelve la paz al mundo para que todos seamos hermanos. Ella iba a la escuela rezando esta oración"

* "Mi marido y yo rezábamos juntos todos los días, y ella nos oía desde bien pequeña. Aunque estuviera jugando o distraída, pienso que para ella fue muy importante que su padre y su madre rezaran juntos"

* "En Navidad, nosotros nos centrábamos mucho en la figura de Jesús, que viene a la tierra por amor y para que los niños lo puedan conocer. Poníamos también el belén con mucho cuidado junto a Chiara, y vivíamos esos días de un modo muy profundo… La fe se transmite con el testimonio. No hace falta hablar mucho"

22 de diciembre de 2010.- Estuvieron once años sin poder tener hijos, y luego Dios les dio a una niña santa. María Teresa y Ruggero Badano son los padres de Chiara Luce Badano, una joven de 18 años que murió en 1990 y que ha sido beatificada en Roma recientemente. Nadie mejor que ellos para explicar cómo educar a una hija para que llegue al cielo. Quien espere grandes secretos y estrategias se decepcionará. Transmitir la fe a un niño es más sencillo de lo que parece.

(Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo / Alfa y Omega)¿Cómo transmitieron la fe a Chiara?

– Cuando Chiara era muy pequeña -explica María Teresa-, empecé a hablarle de Dios de una manera muy sencilla, diciéndole que tenía dos papás: a uno lo puede ver, y al otro no; pero a este último le puedes maria_teresa_y_ruggero_badano_junto_a_chiara.jpghablar con mucha confianza y decirle todo lo que tienes en el corazón. Después comencé a contarle las parábolas del Evangelio, como la de los trabajadores que son enviados a la viña, y unos dicen sí y otros no, y ella las escuchaba siempre muy atenta.

También empezábamos con las oraciones desde pequeña, como la oración Ángel de Dios, que es una pequeña plegaria que rezan los niños en Italia. Antes de ir a la cama, le hacía el signo de la cruz, rezábamos a Jesús y luego se dormía.

Un día, antes de ir al parvulario, cuando tenía 5 años, empezó a rezar una pequeña oración que yo no le había enseñado: Inicio un nuevo día, lo recibo de ti como un regalo, protege a mi papá y a mi mamá, y devuelve la paz al mundo para que todos seamos hermanos. Ella iba a la escuela rezando esta oración; era una cosa bellísima. Todo esto era algo muy importante para ella, porque empezaba a habituarse a caminar junto a este papá que ella no veía.

Más adelante, cuando tenía 9 años, Chiara se encontró con el movimiento de los Focolares. Ello fue fundamental en su vida. Hasta el día anterior a su partida al cielo permaneció fiel a las enseñanzas y belleza de fe que allí vivía.

– ¿Cómo vivían la fe en casa?

– Nosotros, sus mara_teresa_y_ruggero_badano_en_el_centro_de_la_imagen.jpgpadres, rezábamos mucho. Mi marido y yo rezábamos juntos todos los días, y ella nos oía desde bien pequeña. Aunque estuviera jugando o distraída, pienso que para ella fue muy importante que su padre y su madre rezaran juntos. Y luego, cuando empezó a ir con los focolares, empezó a rezar en casa con nosotros las primeras diez Avemarías del Rosario.

– ¿Cómo celebraban la Navidad?

– En Navidad, nosotros nos centrábamos mucho en la figura de Jesús, que viene a la tierra por amor y para que los niños lo puedan conocer. Poníamos también el belén con mucho cuidado junto a Chiara, y vivíamos esos días de un modo muy profundo. Recuerdo que Chiara se ocupaba de cubrir al Niño Jesús con paja para que no tuviera frío. También queríamos que los regalos de estas fechas fueran regalos pequeños, para que no superasen el significado de la Navidad, de la venida de Jesús que se hace niño.

¿Qué consejo daría a los padres que quieren pasar la fe a sus hijos?

– La fe se transmite con el testimonio. No hace falta hablar mucho. Cuando nació Chiara, después de 11 largos años de matrimonio, entendimos que era una gracia de Dios y que teníamos que darle lo mejor, y que lo mejor que podíamos darle era la fe. Entendimos que Chiara, antes que hija nuestra, era hija de Dios.


Para leer más sobre el tema pincha en:


La primera misión de los padres: llevar a los hijos a Dios


Settimio Manelli y su esposa Licia Gualandris, un matrimonio con 21 hijos, hacia los altares


 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *