Marienma Posadas ha escrito ‘No tengas miedo’, libro donde cuenta su conversión y otras: «Debemos aprender a querer la voluntad de Dios, aunque no la entendamos»

*  «Debemos pedir al Señor, más fe, porque somos débiles y pecadores. Pero, a pesar de los pesares, merece la pena. Si estamos con Él, ¿A quién vamos a temer?  Después de sentir el amor de Dios, no quieres ni puedes separarte de él. Eso no quiere decir que sea todo fácil y un camino de rosas. Hay que luchar cada día y pasar por situaciones muy comprometidas y en las que se pone a prueba nuestra fe. Creo que todos hemos pasado situaciones en las que nos ha podido más el que dirán y en las que no hemos tenido la valentía de defender lo que creemos… A las personas creyentes, les diría que se enamoren del Señor y se acerquen más a Él. Y a las personas que estén alejadas, les pediría, que un día entrasen a una Iglesia, pusieran todo lo que les pesa en manos de Dios, le abrieran su corazón y estén seguros que el Señor responderá»

Camino Católico.- El orgullo de Marienma Posadas nacida en Pamplona, España, es el de ser esposa y madre de 2 hijos. Esta mujer de 43 años, trabajadora en el sector de la hostelería ha publicado un libro sobre diferentes historias de conversión entre la que se incluye la suya propia. El título del libro, ‘No tengas miedo’, hace referencia a una frase de San Juan Pablo II pero también es un reflejo de lo que ha sido la evolución de su propia vida cuando estaba alejada del Señor hasta llegar a ahora que es una persona comprometida con su fe y responsable de su propia vida. Marienma explica su testimonio en el vídeo de Mater Mundi TV.

En la actualidad Marienma estudia Teología Bíblica en la Universidad de Navarra y cuenta que una de sus mayores aficiones es la lectura espiritual e histórica. Ahora que ha descubierto al Señor, dedica parte importante de su tiempo a conocerle mejor a través de la formación porque según ella “no se puede amar lo que no se conoce”. Su historia de vida no ha sido fácil.

Estudió comunicación audiovisual y fue en esta época cuando dejo de ir a misa, dejó de alguna forma de lado su relación con Dios. “Me aparté totalmente y me centre en salir. A los dos años de estar en la universidad, conocí a un chico y empecé a salir con él a pesar de no ser una buena influencia para mí. Todo el mundo me lo decía pero yo sólo veía mi realidad!”, explica. Por esta relación al final dejó todo, dejó los estudios y la familia para irse con este chico.

“Estuve con él cuatros años, pasé por situaciones difíciles y duras hasta que me quedé embarazada. Yo aguantaba todo lo que podía pero yo a mi hijo no quería darle esa vida, así que al final volví con mis padres que me ayudaron con todo y terminé la relación con este chico ya que la relación se estaba poniendo muy complicada”, recalca.

Marienma Posadas con sus padres

Sus padres fueron junto con ella los que le ayudaron a sacar adelante la educación de su hijo porque ella sola con su hijo hubiera sido una situación bastante complicada. Fue en esta época en la que ella empezó a mirar más por sus intereses, a salir y en realidad pasaba poco tiempo con su hijo. “Como sabía que estaba bien cuidado y no le faltaba de nada, pasaba poco tiempo con él, no lo aproveché. Luego me di cuenta de toda esa situación y la pena de no poder recuperar ese tiempo”, cuenta.

Un tiempo que hoy Marienma está recuperando con uno de sus actuales proyectos como es la divulgación de un libro sobre historias de conversión en donde quiere que el lector se dé cuenta de lo precioso que es enamorarse de Dios. Unos testimonios donde la mano de la Madre está presente y con esa presencia los frutos que el libro darán también irán acompañados por ella ya que los fines que se recauden para el libro irán destinados al proyecto del Hogar Nazaret del Padre Ignacio María Doñoro que ayuda a los Hogar Nazaret a los niños como él llama, crucificados. Puede comprarse pinchando Aquí.

Marienma Posadas con su esposo

“El Señor es el que puede llenar ese vacío que todos tenemos o sentimos”

En una entrevista en Jóvenes Católicos Marienma refiriéndose al libro explica que ‘No tengas miedo’ es el primer título que me vino a la cabeza y me encantó. Tantas veces hemos escuchado en la Sagrada Escritura esta frase….Si nos reconocemos hijos de Dios y sentimos el amor que nos tiene, ¿Cómo vamos a tener miedo? ¿De qué? Actualmente, estamos pasando unos momentos muy duros en los que el miedo está en todas partes. Pensábamos que podíamos controlar todo y nos hemos dado cuenta de que somos muy poquita cosa y que solos, no podemos nada. Solamente, el Señor es el que puede llenar ese vacío que todos tenemos o sentimos en algún momento, ¿O acaso hay algo más que nos lo puede llenar? Hay situaciones duras en la vida, que a todos nos van a tocar, tarde o temprano, y en las que si queremos superarlas sólo con nuestras fuerzas, nos hundiremos”.

Marienma Posadas con su esposo y su hija

“Dios un Padre que no se cansa de esperar a sus hijos”

Marienma Posadas con su hija

Marienma además aconseja “a las personas creyentes que se enamoren del Señor y se acerquen más a Él. Y a las personas que estén alejadas, les pediría, que un día entrasen a una Iglesia, pusieran todo lo que les pesa en manos de Dios, le abrieran su corazón y estén seguros que el Señor responderá.

Si escuchas testimonios de conversos, no encontrarás ninguno que prefiera su anterior vida a la vida que han descubierto ahora. Después de sentir el amor de Dios, no quieres ni puedes separarte de él. Eso no quiere decir que sea todo fácil y un camino de rosas. Hay que luchar cada día y pasar por situaciones muy comprometidas y en las que se pone a prueba nuestra fe. Creo que todos hemos pasado situaciones en las que nos ha podido más el qué dirán y en las que no hemos tenido la valentía de defender lo que creemos. Debemos aprender a querer la voluntad de Dios, aunque no la entendamos, sabiendo que va a ser lo mejor para nosotros. Eso no es nada fácil. Por ello, debemos pedir al Señor, más fe, porque somos débiles y pecadores. Pero, a pesar de los pesares, merece la pena. Si estamos con Él, ¿A quién vamos a temer?

Los conversos tenemos una experiencia tan fuerte e íntima que nos llena de vitalidad, alegría, esperanza… y queremos contársela a todo el mundo, pero, poco a poco, se va calmando y colocando todo en su sitio. Esta experiencia nos hace reconocernos como niños ante Dios, somos sus hijos y Él es un Padre justo y misericordioso. Es un Padre que no se cansa de esperar a sus hijos, que los perdona y los abraza. Queremos confiar y abandonarnos en Él porque sabemos que nos ama con locura, como nuestro Padre que es”.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *