Michael McGoldrick: Mataron a su hijo, perdona a los terroristas y se vuelca en ayudar a huérfanos

irafichero_9169_20060801.jpg

* Al saber que habían asesinado a su hijo estuvo a punto de suicidarse con su esposa, pero de repente una imagen de Cristo crucificado apareció en su mente

irafichero_9169_20060801.jpgMichael McGoldrick murió en abril de 2006, mientras visitaba un orfanato en Moldavia. Llenó titulares diez años antes, cuando en 1996 perdonó públicamente a los asesinos de su hijo Michael, asesinado por paramilitares unionistas en Irlanda del Norte. Traducimos su testimonio de perdón, necesario en un mundo de violencia y venganzas.

18 de julio de 2012.- (Michael McGoldrick / Forum Libertas) Mi mujer Bridie y yo estábamos en nuestras vacaciones anuales en Warrenpoint donde tenemos una caravana. Disfrutábamos del descanso cuando el lunes 8 de julio de 1996 oí que habían matado a un taxista de Lurgan. Bridie y yo nos miramos. Nuestro hijo Michael había cogido un trabajo a tiempo parcial como taxista en Lurgan, mientras estudiaba en la universidad. «Si fuera alguien relacionado con nosotros seguro que ya lo sabríamos», dijo Bridie. 

Más tarde esa mañana llegaron más noticias. «Unos treinta años, casado con un niño, la mujer esperando otro, recién graduado en la Universidad de Queen», decía la radio.

Era Michael. No podía ser nadie más. Nuestro hijo, nuestro único hijo. Estábamos tan impactados que empezamos a gritar y llorar. Salí corriendo de la caravana, y caí de rodillas. Golpeé el suelo con mis puños. Miré al Cielo y le grité a Dios. «Lo de colgar en la cruz no fue nada comparado con lo que estoy pasando», le dije. Sentí que nunca volveríamos a reir o a sonreir. Yo quería tanto a mi hijo, ¡y ahora nos lo habían quitado! La idea de no volver a verlo era más de lo que podía soportar.

Al día siguiente, Bridie y yo decidimos suicidarnos, porque Michael era todo lo que teníamos.

Bridie sufre de artritis, así que tiene mucha pastillas. Pero al ir a la cocina, de cristo_crucificado.jpgrepente una imagen de Cristo crucificado apareció en mi mente. Me golpeó una idea: el Hijo de Dios también había sido asesinado… murió por nosotros.

Supe que lo que planeábamos hacer estaba mal. Aún me asombra que Dios interviniese de una forma tan milagrosa para hacernos cambiar de idea.

En el velatorio, y antes de tapar el ataúd, me acerqué al cuerpo de Michael, y poniendo mis manos sobre las suyas le dije: «adiós, hijo, te veré en el Cielo».

Al decir esto, sentí como si un gran poder fluyese a través de mí. No tenía ni idea de lo que podía ser. No era algo terrenal, eso seguro. Es como si me llenase de una gran sensación de gozo y confianza en Dios. Me sentía capaz de enfrentarme al mismísimo Goliath, nunca me había sentido tan fuerte en toda mi vida.

Desde ese momento, mi vida entera cambió. Me di cuenta de cuánta maldad había en Irlanda del Norte y quise dedicar mi vida a algo bueno y positivo.

Vivencia de perdón

Después del funeral vi un equipo de televisión filmando. Había mucha actividad debido a la marcha por el barrio de Drumcree. Supe que tenía que acercarme a ellos. Esa mañana yo había escrito en un sobre unas palabras que habían venido a mí con calma y claridad: «entierra tu orgullo con tu hijo». Al final escribí: «perdónales». Sentí que a pesar del dolor que sufríamos, Dios me había dado un mensaje de paz, perdón y reconciliación.

Yo no quería que la gente que había asesinado a Michael devastase otra familia. Bridie y yo recibimos la gracia y el poder de perdonar públicamente a los asesinos de Michael. Supe que era el Espíritu Santo quien nos hablaba a través de las palabras de Jesús: «Perdónalos, porque no saben lo que hacen». Las palabras del Padrenuestro también resonaban en mis oídos:

«perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden».

Dije a los reporteros de la TV que perdonaba a quien hubies

cristo2.gif

e quitado la vida a Michael.

Cada mañana pido a Dios que continue dándome la gracia de perdonar a los que asesinaron a mi hijo. El poder y la gracia que experimenté al perdonar desde el corazón fue de una gran libertad, de liberación. Sé qie el resentimiento y la amargura me habrían matado.

Después de la muerte de mi hijo, Dios me dio una visión clara de lo horrible del pecado, y recuerdo decirle a Dios: «estas manos nunca volverán a hacer ningún mal». Me di cuenta que de la misma forma en que yo perdoné a los que mataron a mi hijo, así Dios había perdonado mi pecado.

Vida cambiada, vivir para otros

A veces es imposible para nosotros llevar solos el fardo del pesar. Tenemos que rendirnos, entregarlo, y he descubierto que la mejor persona para entregarlo es Dios. Él lo quita completamente de tus hombros y te encamina en una nueva dirección.

Desde la muerte de Michael, soy un hombre cambiado. Con Bridie hemos empezado un servicio de ayuda a huérfanos de Rumanía. Siento como si Cristo hubiese tomado mi vida y ahora quiero dar mi vida amando a Dios y sirviendo a la gente. En este proceso de trabajo y caridad se han construido amistades duraderas, a través de las barreras de distintas denominaciones religiosas. La gente se ha unido en su deseo de responder a las necesidades desesperadas de los demás.


Testimonio aparecido en inglés en el libro Adventures in Reconciliation, de Eugene Boyle y Paddy Monaghan, y recogido también en la revista inglesa GoodNews.

 


Muchos niños necesitados en Moldavia requieren ayuda de gente generosa

.
 .Muerto Michael padre, su esposa Bridie fue entrevistada por la prensa inglesa: 
«Dios y su gracia nos aman a cada uno de nosotros. Rezo cada día por Clifford McKeown [el asesino de su hijo, ] y sé que Jesús cogía la mano de Michael cuando lo mataron. Sé también que Dios cogió la mano de Clifford y le pidió no hacerlo, porque también él es un hijo de Dios. Perdimos a nuestro hijo único, pero mi esposo Michael decía que ahora tenemos miles de niños más y con la gracia de Dios y la ayuda de la gente les alimentaremos«. 
Bridie quiere seguir el trabajo de su esposo en Moldavia, el país más pobre de Europa: «apadrinamos más de 500 familias, dos orfanatos y alimentamos a 60 niños de la calle cada día; Michael iba allí cada dos meses a entregar personalmente el dinero a cada familia, dándoles un abrazo y mostrándoles el amor de Cristo».
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *