Oración a la Virgen de la O para prepararnos a recibir en nuestra alma a Cristo Salvador en Navidad / Por P. Carlos García Malo

* «Santísima Virgen de la O. Virgen Grávida, Virgen Gestante. El Poderoso ha hecho obras grandes en ti. Y por ese motivo quieres que las campanas del orbe entero volteen la llegada del Niño Dios. Madre, ayúdanos a preparar nuestras almas a fin de que tu Hijo y nuestro Salvador Jesucristo encuentre en ellas unas dignas moradas donde hospedarse estos días de Navidad»

P. Carlos García Malo / Camino Católico.- Según la tradición, desde muy antiguo en las vísperas del 17 de diciembre hasta las vísperas del 23, la Iglesia reza en la Liturgia de las Horas, antes del Magníficat, unas antífonas que comienzan con la palabra “Oh”.

“Oh Sabiduría… Oh Adonai… Oh renuevo del tronco de Jesé… Oh llave de David”,son algunas invocaciones con que empiezan estas invocaciones y que expresan la actitud de maravilla, expectativa y esperanza que tuvo la Virgen ante la llegada del Mesías y que la Iglesia renueva con alegría cerca de la Navidad.

De esta manera surgió la advocación mariana de Santa María de la “O” que se celebra cada 18 de de diciembre.

Por otro lado, se dice que ya en los primeros siglos del cristianismo los fieles querían celebrar la dulce espera de la Virgen María. Es así que en el 656, durante el décimo concilio de Toledo en España, se instituyó la fiesta mariana de la “espera o expectación del parto” y que fue fijada para el 18 de diciembre.

Es así que en esta fecha se festeja a la Madre de Dios como Santa María de la O, la Virgen de la expectación del parto y Virgen de la esperanza. Pidamos a la Madre de Dios su intercesión para prepararnos a recibir en nuestra alma a Cristo Salvador en Navidad:

Santísima Virgen de la O.

Virgen Grávida,

Virgen Gestante.

A una semana del nacimiento del Salvador,

tu corazón palpita expectante ante su llegada.

Tú, con la Iglesia celebras cada año

el acontecimiento que cambió el mundo.

Te sabes llena de Gracia e Inmaculada.

El Poderoso ha hecho obras grandes en ti.

Y por ese motivo quieres

que las campanas del orbe entero volteen la llegada del Niño Dios.

Madre, ayúdanos a preparar nuestras almas

a fin de que tu Hijo y nuestro Salvador Jesucristo

encuentre en ellas unas dignas moradas donde

hospedarse estos días de Navidad.

Amén.

Santísima Virgen de la O; ruega por nosotros.  

P. Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *