Oración a Nuestra Señora del Rosario pidiendo su intercesión por nuestras necesidades / Por P. Carlos García Malo

* «Santísima Virgen María, ayúdanos a amarte de tal manera, que cogiendo entre los dedos las cuentas, que desgranan cada Ave María, tengamos la certeza de estar agarrados a tu manto que es protección segura  y auxilio de cuantos te invocamos con profunda fe»

P. Carlos García Malo / Camino Católico.- El 7 de octubre se celebra a la Virgen del Rosario, advocación que hace referencia al rezo del Santo Rosario que la propia Madre de Dios pidió que se difundiera para obtener abundantes gracias. En el año 1208 la Virgen María se le apareció a Santo Domingo y le enseñó a rezar el Rosario para que lo propagara. El santo así lo hizo y su difusión fue tal que las tropas cristianas, antes de la Batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571), rezaron el Santo Rosario y salieron victoriosos.

El Papa San Pío V en agradecimiento a la Virgen, instituyó la fiesta de la Virgen de las Victorias para el primer domingo de octubre y añadió el título de “Auxilio de los Cristianos” a las letanías de la Madre de Dios. Más adelante, el Papa Gregorio XIII cambió el nombre de la Fiesta al de Nuestra Señora del Rosario y Clemente XI extendió la festividad a toda la Iglesia de occidente. Posteriormente San Pío X la fijó para el 7 de octubre y afirmó: “Denme un ejército que rece el Rosario y vencerá al mundo”.

Pidamos la intercesión de Nuestra Señora del Rosario para recibir la gracia de ser iluminados y guiados por Dios en las necesidades actuales de nuestra propia vida con esta oración:

Santísima Virgen María,

que en muchas de tus apariciones nos invitas al rezo del Santo Rosario,

como arma espiritual capaz de vencer guerras de todo tipo.

Ayúdanos a amarte de tal manera,

que cogiendo entre los dedos las cuentas,

que desgranan cada Ave María,

tengamos la certeza de estar agarrados a tu manto

que es protección segura  y auxilio de cuantos te invocamos con profunda fe.

Míranos, madre, con misericordia y ayúdanos a vencer con tu gracia,

que es la fuerza de tu Hijo,

la batalla que actualmente libramos.

(Pídase la gracia necesitada).

Amén.

Nuestra Señora del Rosario. Ruega por nosotros.

  P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen