Oración a san Arturo para vivir en la verdadera libertad de los hijos de Dios que conlleva dicha y paz / Por P. Carlos García Malo

*  «San Arturo, Trinitario por vocación a imitación de tu santo fundador Juan de Mata. La llamada de Dios fue en ti ardiente y poderosa. Te embarcaste a oriente a interceder por los cristianos cautivos en tierras sarracenas. El alma se te llenaba de gozo cuando tu intercesión liberaba a algún cristiano. Tu predicación movía a la conversión. No te lo perdonaron tus enemigos que tras apresarte decidieron martirizarte quemándote vivo. Reza por nosotros, pecadores, cautivos por nuestra soberbia y altanería, presos por nuestras ofensas a Dios, encerrados en nuestra propia frustración; y consíguenos vivir en la verdadera libertad de los hijos de Dios que conlleva dicha y paz»

P. Carlos García Malo / Camino Católico.-  La Iglesia Católica celebra hoy a san Arturo, un monje trinitario irlandés del siglo XIII. Mártir de la Fe, fue sacrificado por los musulmanes en 1282. Su fiesta cada 1 de septiembre, aniversario de su martirio.

A causa de las luchas entre cristianos y sarracenos, debido a los procedimientos de piratería de éstos, yacían en la esclavitud, en todas las ciudades musulmanas, centenares y hasta miles de cristianos, sufriendo toda suerte de penalidades. Arturo se sintió con el alma generosa para trabajar y aun para ofrecer su propia vida en aras de la liberación de los infelices cautivos. Y por esto ingresó en la fervorosa milicia redentora de los trinitarios. Su condición de fraile cristiano, su activismo proselitista, su celo ardiente y sus osadías, se hicieron odiosos a los discípulos del Corán. Fue apresado, en Babilonia, quemado vivo, por odio a la fe a la doctrina de nuestra Religión. A raíz de haber obtenido Fray Arturo la palma del martirio, se difundió su veneración rápidamente por amplias regiones. Y ha sido y es grande la devoción que en muchas partes se le tiene.

Pidamos a San Arturo su intercesión para vivir en la verdadera libertad de los hijos de Dios que conlleva dicha y paz:

San Arturo, valiente irlandes del siglo XIII.

Trinitario por vocación a imitación de tu santo fundador Juan de Mata.

Tu vida pudo ser placentera y fácil,

sin embargo la llamada de Dios fue en ti ardiente y poderosa.

Te embarcaste a oriente a interceder por los cristianos cautivos en tierras sarracenas.

No por llevar hábito se te respetó más.

Eras punto de humillaciones y sufriste alguna que otra paliza.

El alma se te llenaba de gozo cuando tu intercesión liberaba a algún cristiano.

De gran celo apostólico tu predicación movía a la conversión.

No te lo perdonaron tus enemigos

que tras apresarte decidieron martirizarte quemándote vivo.

Entregaste tu alma a quien tanto amabas y veías preso en los cautivos.

El Señor te dio la verdadera libertad junto a Él en la eternidad.

Reza por nosotros, pecadores,

cautivos por nuestra soberbia y altanería,

presos por nuestras ofensas a Dios,

encerrados en nuestra propia frustración;

y consíguenos vivir en la verdadera libertad de los hijos de Dios

que conlleva dicha y paz.

Amén.

Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *