Oración a San Bartolomé por la nueva evangelización y la conversión del mundo / Por P. Carlos García Malo

*  «»He ahí un israelita verdadero, en quien no hay engaño». ¿Qué vería en ti el Cristo para decir esto? Bartolomé, uno de los doce, presentado al Señor por Felipe en obediencia: «id y haced discípulos míos». Tras Pentecostés sales a anunciar la Buena noticia  por el mundo. No dudaste en entregar tu vida por quien la dio en salvación por muchos. Natanael, San Bartolomé,  reza por una nueva evangelización, intercede para, que como tú, los apóstoles de este siglo no le teman al martirio; y que con la confesión del Cristo muchos hombres y mujeres se encuentren con el que es el Camino, la Verdad y la Vida»

P. Carlos García Malo / Camino Católico.-  Hoy es la fiesta de San Bartolomé, uno de los 12 apóstoles de Cristo que predicó el Evangelio después de la Ascensión del Señor. Según la tradición esta misión la llevó a cabo en la India y Armenia, donde recibió la corona del martirio.

Bartolomé es mencionado en tres de los Evangelios sinópticos (Mateo 10:3; Marcos 3:18; Lucas 6:14) siempre en compañía de Felipe, y en los Hechos de los Apóstoles (1:13) donde se hace presente en Pentecostés.

En el Evangelio de Juan, donde no aparece con el nombre de Bartolomé, muchos eruditos lo han identificado con Natanael (que significa «regalo de Dios»), que también aparece siempre con Felipe.

Este Santo nació en Caná de Galilea y fue llamado por Jesús a través de Felipe para ser su apóstol (Juan 1, 45-51). También fue uno de los discípulos a los que Jesús se apareció en el mar de Galilea después de su resurrección (Juan 21:2).

Según una tradición recogida por el llamado “padre de la historia de la Iglesia”, Eusebio de Cesarea, Bartolomé marchó a predicar el evangelio a la India, donde dejó una copia del Evangelio de Mateo en arameo. Por otro lado la tradición armenia lo considera, junto a San Judas Tadeo, como santo patrono de la Iglesia Apostólica Armenia por ser cofundador del cristianismo en ese país.

Se cree que su martirio ocurrió en Abanópolis (Armenia) en la costa occidental del Mar Caspio, después de haber predicado también en Mesopotamia, Persia y Egipto. Allí le arrancaron la piel cuando estaba aún con vida y fue decapitado por el Rey Astyages en Derbend.

Bartolomé es representado en el arte desollado y sosteniendo su piel con sus propias manos; sin embargo es más común verlo representado con barba, un libro y un cuchillo. Sus reliquias se cree que están conservadas en la iglesia de San Bartolomé en la Isla Tiberina, en Roma.

San Bartolomé tiene múltiples “patronazgos”: es patrono de los carniceros, fabricantes de libros, guantes, pieles, zapateros, sastres, mercaderes de queso, viñadores, albañiles y otros. También se le invoca contra desórdenes nerviosos.

Hoy pedimos a san Bartolomé su intercesión por la nueva evangelización y por la conversión del mundo entero:

Ciclo de la vida y del martirio de San Bartolomé apóstol. Pintura mural al fresco, trasladada a lienzo 225 x 275 x 176 cm, segundo cuarto siglo XIV. Procedente de la capilla de San Bartolomé, adosada a la cabecera de la iglesia parroquial de San Cristóbal de Villalba de Perejiles (Zaragoza). Colección del Dr. Jesús Pérez Rosales. Museu de Maricel de Sitges
Ciclo de la vida y del martirio de San Bartolomé apóstol. Pintura mural al fresco, trasladada a lienzo 225 x 275 x 176 cm, segundo cuarto siglo XIV. Procedente de la capilla de San Bartolomé, adosada a la cabecera de la iglesia parroquial de San Cristóbal de Villalba de Perejiles (Zaragoza). Colección del Dr. Jesús Pérez Rosales. Museu de Maricel de Sitges

«He ahí un israelita verdadero, en quien no hay engaño».

¿Qué vería en ti el Cristo para decir esto?

Bartolomé, uno de los doce, presentado al Señor por Felipe en obediencia:

«id y haced discípulos míos».

Pronto reconociste en Jesús de Nazaret al «Maestro, Hijo de Dios, Rey de Israel».

Tu sola presencia cautivaba a las gentes

y con Felipe, tu amigo desde la infancia,

ibais los dos anunciando el Evangelio.

Testigo directo del Maestro lo viste ascender al cielo

y los ángeles os conminaron a volver a Jerusalén en espera del Espíritu Santo.

Tras Pentecostés sales a anunciar la Buena noticia  por el mundo.

Es en Armenia donde el cáliz del Señor Jesús te esperaba

en un martirio cruel y despiadado.

No dudaste en entregar tu vida por quien la dio en salvación por muchos.

Natanael, San Bartolomé,

reza por una nueva evangelización,

intercede para, que como tú,

los apóstoles de este siglo no le teman al martirio;

y que con la confesión del Cristo muchos hombres y mujeres

se encuentren con el que es el Camino, la Verdad y la Vida.

Amén.

San Bartolomé, ruega por nosotros y por la conversión del mundo entero.

Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *