Oración a San Fernando por los gobernantes del mundo / Por P. Carlos García Malo

«San Fernando, rey de Castilla y León, que en tu breve vida bajo el temor y reverencia al Dios todopoderoso te esforzaste por ser ecuánime, justo, piadoso y certero. A ti te encomendamos hoy a todos los gobernantes para que en su encuentro con Cristo luchen de verdad por regir sus gobiernos con la Luz verdadera buscando siempre la justicia, la igualdad y la gloria de Dios en cada país»

P. Carlos García Malo / Camino Católico.-  El 30 de mayo se celebra la Fiesta del rey San Fernando III, quien antes de morir recibió el Viático en el suelo y diciendo: “Señor, desnudo salí del vientre de mi madre, la tierra, y desnudo me ofrezco a ella. Señor, recibe mi alma entre tus siervos”.

San Fernando nació en la actual España en 1198. En su reinado unió los reinos de León y Castilla, lo que favoreció de manera más efectiva a los cristianos en la lucha contra los musulmanes que ocupaban gran parte de la Península Ibérica. Liberó Córdoba, Murcia, Jaén, Cádiz y Sevilla, siendo afortunado en la guerra, moderado en la paz, piadoso con Dios y preocupado por sus súbditos. El rey se consideraba siervo de la Virgen María y creía que el reino al que todo tenía que someterse es el Reino de Dios.

Fundó las universidades de Salamanca, Palencia y Valladolid. Inició las construcciones de las catedrales de León, Toledo y Burgos. En esta última puso la primera piedra. Perteneció a la Tercera Orden de San Francisco, llevaba siempre consigo una imagen de la Virgen y llegó a hacer penitencia pública.

Se casó dos veces. La primera vez con Beatriz de Suabia que le dio diez hijos. Luego de enviudar contrajo matrimonio con Maria de Potieu, con quien tuvo cinco hijos. Su hijo mayor, Alfonso X, fue conocido como Alfonso el Sabio. Mientras que su hija Eleanor fue esposa de Eduardo I de Inglaterra.

Partió a la Casa del Padre el 30 de mayo de 1252 y fue canonizado en 1671 por el Papa Clemente X. Es patrono de varias instituciones españolas y protector de cautivos, desvalidos y gobernantes. Es patrón de España junto al apóstol Santiago.

Encomendamos hoy a San Fernando a todos los gobernantes, para que en su encuentro con Cristo luchen de verdad por regir sus gobiernos con la Luz verdadera buscando siempre la justicia, la igualdad y la gloria de Dios en cada país:

San Fernando,

rey de Castilla y León,

que en tu breve vida

bajo el temor y reverencia al Dios todopoderoso

te esforzaste por ser ecuánime, justo, piadoso y certero.

El Señor te regaló un reinado

donde tu dotes de buen monarca

unieron reinos diversos respetando la singularidad de sus gentes.

Constructor de catedrales

para gloria eterna del Hacedor de todo,

han quedado en los siglos recordando a las nuevas generaciones

que hay que rendir honor y alabanzas

con humildad al que nos creó de la nada.

Tu fe iluminó tu reinado y la vida de tus súbditos.

Eres recordado,

después de tantos siglos,

como hombre de Dios,

lleno de virtudes y de corazón noble y verdadero.

A ti te encomendamos hoy a todos los reyes de la tierra

y a todos los gobernantes

para que en su encuentro con Cristo

luchen de verdad por regir sus gobiernos con la Luz verdadera

buscando siempre la justicia, la igualdad y la gloria de Dios en cada país.

Amén.

San Fernando, rey, ruega por nosotros

Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *