Oración a San Francisco de Asís para apreciar lo que Dios nos regala y caminar con los demás con amor / Por P. Carlos García Malo

* «Tú que gritabas queriendo predicar al universo: «Omnipotente Altísimo, bondadoso Señor, tuya es la alabanza, la gloria el honor… Tú, que como nadie has mirado el mundo como Dios lo ve. Intercede por nosotros y ayúdanos a recuperar la ingenuidad y la mirada de niño con la que fuimos creados»

P. Carlos García Malo / Camino Católico.- “Conozco a Cristo pobre y crucificado, y eso me basta», decía San Francisco de Asís, cuya fiesta se celebra cada 4 de octubre y a quien el Papa, que lleva el nombre de Francisco por este Santo, lo definió como hombre de armonía y de paz. Casi ciego en 1224 compuso el bellísimo Cántico de las criaturas. Era una consecuencia inmediata del amor que sentía por Dios; las criaturas son reflejo de la perfección divina. Y ante este espectáculo de la creación entera elevó su cántico a Dios Padre. Así es como vivió la presencia de la paternidad de Dios en todas las criaturas, a las que trataba como hermanas.

 Pidamos a San Francisco de Asís que interceda ante el Señor para que sepamos apreciar cuanto Dios pone a nuestro alcance  y saborear también las delicias de caminar entre nosotros con amor de hermanos, hijos de un mismo Dios que nos ama sin distinción:

Francisco de Asís,

trovador de Dios e infatigable peregrino,

que llevaste el amor de Dios de una parte del mundo a la otra

pasando por tierras de España, Egipto o la mismísima Jerusalén.

Tú que hiciste de la creación una sola familia llamándonos a todos hermanos:

hermano Sol, hermana Luna, hermana muerte…,

fundando la orden de los hermanos menores.

Tú que gritabas queriendo predicar al universo:

«Omnipotente Altísimo, bondadoso Señor, tuya es la alabanza, la gloria el honor…”

Tú, que como nadie has mirado el mundo como Dios lo ve.

Intercede por nosotros

y ayúdanos a recuperar la ingenuidad y la mirada de niño con la que fuimos creados,

para saber apreciar cuanto Dios pone a nuestro alcance 

y saborear también las delicias de caminar entre nosotros con amor de hermanos,

hijos de un mismo Dios que nos ama sin distinción

y que quiere compartir con su creación su alegría, su ternura, su amor y su paz. Amén.

San Francisco de Asís. Ruega por nosotros.

P. Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *