Oración a San Raúl para pedir la gracia de unir nuestro corazón más a Dios / Por P. Carlos García Malo

*  «San Raúl, hijo espiritual de San Bernardo de Claraval, hombre de profunda piedad y rectitud de corazón. Enséñanos a nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI a gozar de la contemplación Trinitaria y a unir nuestro corazón más a Dios y así experimentar en el alma las delicias del Amado en el amante»

Carlos García Malo / Camino Católico.- Cada 30 de diciembre la Iglesia Católica celebra a San Raúl de Cambray. Raúl significa: «Consejero valiente». Fue un monje muy fervoroso enviado por San Bernardo en el año 1132 a fundar el famoso monasterio del Valle de las Celdas, al norte de Francia, en Cambray. Allí estuvo de superior por veinte años y con sus monjes se dedicó a la oración, a la lectura de los libros sagrados y a enseñar a los campesinos a cultivar técnicamente los campos.

Recomendaba que las oraciones que más debemos repetir cada día son: Miserere: o sea Señor ten piedad, perdón Señor que soy un pecador. Y Aleluya, Tedeum: o sea: Gracias a Dios. Bendito sea Dios.

Pidamos por intercesión de San Raúl la gracia de unir nuestro corazón más a Dios:

San Raúl,

hijo espiritual de San Bernardo de Claraval,

hombre de profunda piedad y rectitud de corazón.

A ti se te encomendó la fundación del monasterio de Vaucelles en el sur de Francia

donde por más de veinte años formaste a jóvenes

en la vida del cister y en su entrega solo a Dios.

Ayudaste a campesinos a saber cómo cultivar las tierras

y sacar de ellas el mayor beneficio.

Reconocido entre los tuyos como hombre santo y piadoso

recomendabas la oración y meditación

especialmente de las oraciones tradicionales de la Iglesia

como el Miserere, Te Deum o Aleluya

donde deleitar el alma en el amor a Dios.

Enséñanos a nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI

a gozar de la contemplación Trinitaria

y a unir nuestro corazón más a Dios

y así experimentar en el alma las delicias del Amado en el amante.

San Raúl de Cambray, ruega por nosotros.

Carlos García Malo

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *