Oración a Santa Marta pidiendo el don del servicio para servir a los demás viendo en ellos a Cristo / Por P. Carlos García Malo

*  «Santa Marta de Betania, mujer activa y eficaz. Reconociste en Jesús de Nazaret al Mesías y así se lo confesaste cuando fue a resucitar a Lázaro. Hoy nos ponemos bajo tu intercesión para que hagamos también de nuestras vidas un servicio a todos los hombres, nuestros hermanos, viendo en ellos al mismo Cristo al que tú servías»

29 de julio de 2018.- P. Carlos García Malo / CaminoCatólico.com.-  Hoy la Iglesia universal recuerda la figura de Santa Marta de Betania, hermana de María y Lázaro, patrona de los imposibles, del hogar, de las cocineras, amas de casa, sirvientas, casas de huéspedes, hoteleros, lavanderas y de las hermanas de la caridad.

Es a ella a quien el Señor le diría como narra el Evangelio de San Lucas (10, 41-42): “Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada”.

A Santa Marta se le representa vestida de azul o verde, con una cruz, un delantal y portando unas llaves. Ella está en actitud de servicio y con un dragón a sus pies.

Esta discípula de Jesús es generalmente invocada por los fieles para pedir su protección ante las cosas urgentes y difíciles, pues fue a través de sus súplicas que obtuvo la resurrección de su hermano Lázaro. La santa que siempre mostró un gran afán de servicio, es también implorada para que ayude a los fieles a desempeñar sus deberes cristianos con diligencia y responsabilidad. Los santos Basilio y Gregorio Magno la consideran modelo evangélico de las almas contemplativas.

Pidamos por intercesión de Santa Marta el don del servicio, para que sirviendo a todos los hombres, nuestros hermanos, veamos en ellos al mismo Cristo:

Santa Marta de Betania, mujer activa y eficaz.

En tu casa se alojaba el maestro Jesús atendido por ti y tus hermanos.

Con que familiaridad y amistad

surgían las conversaciones de las que tanto aprendiste.

Reconociste en Jesús de Nazaret al Mesías

y así se lo confesaste cuando fue a resucitar a Lázaro.

De ti cuenta la tradición ortodoxa

que acudiste con la Magdalena a embalsamar el cuerpo muerto de Cristo

y fuiste testigo de su resurrección.

Mujer servicial,

la Iglesia te encomienda el patrocinio de muchas órdenes religiosas

consagradas a las obras de caridad

así como el patronazgo de muchos profesionales del servicio.

Hoy nos ponemos bajo tu intercesión

para que hagamos también de nuestras vidas

un servicio a todos los hombres, nuestros hermanos,

viendo en ellos al mismo Cristo al que tú servías.

Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *