Oración del Papa Francisco ante la imagen de la Inmaculada en Roma: “Ayúdanos a mantenernos en la escucha atenta de la voz del Señor”

“La soledad de los ancianos y la fragilidad de los niños nos conmuevan, toda vida humana sea siempre amada y venerada por todos»

8 de diciembre de 2013.- (13 TV / Camino Católico) Esta tarde, sobre las 15.45 horas, el Papa Francisco ha salido del Vaticano en un vehículo utilitario oscuro con dirección a la Plaza de España. Durante el recorrido, el Santo Padre se ha parado brevemente delante de la iglesia de la Santísima Trinidad donde ha recibido el homenaje de la Asociación Comerciantes Via Condotti. Ya en la céntrica plaza romana, a la que ha llegado con diez minutos de adelanto sobre el horario previsto, el Pontífice se ha detenido ante un grupo de enfermos para abrazarlos y acariciarlos.

Tras saludar al cardenal vicario Agostino Vallini y al alcalde de Roma, Ignazio Marino, el Papa ha departido brevemente con dos religiosos, que han intercambiado el solideo blanco del santo padre por otro. A continuación, ha comenzado el tradicional acto de veneración a los pies del monumento a la Inmaculada Concepción de María. En el vídeo puede escucharse y visualizarse todo el acto litúrgico. Durante una celebración de la Palabra, el Pontífice ha pronunciado la siguiente oración: 

Virgen Santa e Inmaculada, a Ti, que eres el honor de nuestro pueblo y la guardiana atenta que cuida de nuestra ciudad, nos dirigimos con confianza y amor.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!

El pecado no está en Ti.

Suscita en todos nosotros un renovado deseo de santidad: en nuestra palabra brille el esplendor de la verdad, en nuestras obras resuene el canto de la caridad, en nuestro cuerpo y en nuestro corazón habiten la pureza y la castidad, en nuestra vida se haga presente toda la belleza del Evangelio.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!

La Palabra de Dios se hizo carne en Ti.

Ayúdanos a mantenernos en la escucha atenta de la voz del Señor: el grito de los pobres nunca nos deje indiferentes, el sufrimiento de los enfermos y los necesitados no nos encuentre distraídos, la soledad de los ancianos y la fragilidad de los niños nos conmuevan, toda vida humana sea siempre amada y venerada por todos nosotros.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!

En ti está el gozo pleno de la vida bienaventurada con Dios.

Haz que no perdamos el sentido de nuestro camino terrenal: la suave luz de la fe ilumine nuestros días, la fuerza consoladora de la esperanza dirija nuestros pasos, el calor contagioso del amor anime nuestro corazón, los ojos de todos nosotros permanezcan fijos, allí, en Dios, donde está la verdadera alegría.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!

Escucha nuestra oración, atiende nuestra súplica: se Tú en nosotros la belleza del amor misericordioso de Dios en Jesús,que esta belleza divina nos salve a nosotros, a nuestra ciudad, al mundo entero.

Amén.

Papa Francisco


Al termino de este acto de devoción filial a María, y tras volver a saludar a una multitud de enfermos acompañados por los voluntarios del Unitalsi, el papa Francisco se ha acercado en automóvil a la basílica de Santa María. Una vez allí, el Obispo de Roma se ha detenido ante la imagen de Nuestra Señora Salus Populi Romani para pedir por las intenciones de todos los habitantes de la Ciudad Eterna.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *